jerusalem.jpg

Con el restablecimiento del Estado de Israel en 1948, Jerusalém pasó a ser una vez más la capital de un Estado Judío soberano, A lo largo de los milenios de su existencia, Jerusalém nunca ha sido capital de ninguna otra nación soberana.

Jerusalém se ha mantenido como el centro de la vida nacional y espiritual del pueblo judío desde que el rey David la convirtiera en capital de su reino en el año 1003 (A.E.C.). La ciudad ciudad siguió siendo capital de la dinastía de David durante 400 anos, hasta que el reino queda conquistado por los babilonios. Después del regreso del exilio de Babilonia en el ano 538 (A.E.C.), Jerusalém volvió a ser la capital del pueblo judío en su tierra por los próximos cinco siglos y medio.

El laso cristiano con Jerusalem es esencialmente relgioso, salvo durante el corto período del reino cruzado, no ha asumido connotaciones políticas o seculares. Durante los seis siglos de régimen romano y bizantino, fue Cesárea, y no Jerusalém la capital.

Durante el dominio musulmán, árabe o no, sobre la ciudad de Jerusalém nunca fue convertida en la capital política de una entidad musulmana, y ni siquiera fue una provincia dentro del imperio musulmán. Bajo el dominio musulmán árabe (638-1099) de los califas omeyas, abásidas y fatimitas, Jerusalém fue gobernada desde Damasco, Bagdad y El Cairo, respectivamente. En el siglo octavo, la ciudad de Ramle fue convertida en la capital del distrito que abarcaba a Jerusalém.

Durante el período del régimen mameluco (1250-1516), el país fue gobernado desde damasco; en la época otomana (1517-1917), desde Constantinopla.

Bajo el dominio británico (1922-1948), Jerusalém fue la sede del Alto Comando y de la mayoría de las oficinas administrativas del Mandato, así como de las instituciones centrales de la creciente comunidad judía.

Desde 1948 hasta 1967 Jerusalém fue una ciudad dividida, resultado de una guerra que le fue impuesta. Durante 19 años, muros de hormigón y alambres de púa separaron a una ciudad de la otra. Su parte oriental, incluyendo la Ciudad Vieja, fue anexada por Jordania, y gobernada desde su capital: Ammán. El sector occidental de Jerusalém se convirtió en la capital de Israel.

Después de otra guerra, en junio de 1967, Jerusalem fue reunificada. Las barreras que dividían la ciudad fueron derribadas, los portones de la Ciudad Vieja fueron abiertos a personas de todas las religiones y el sector oriental fue reincorporado a la capital del país.

En junio de 1980 la Kneset aprobó la “Ley Básica-Jerusalém”, que restauró los derechos y obligaciones de Israel concernientes a la capital. La ley determinó que los lugares santos de todas las religiones serían protegidas para evitar profanaciones, se garantizaría el libre acceso a ellos, y el gobierno se ocuparía del desarrollo y prosperidad de la ciudad, así como del bienestar de sus habitantes.

JERUSALEM HACIA EL FUTURO

Referente a Jerusalém queremos reforzar una Jerusalém unida, histórica y eterna Capital del Pueblo Judío.

Esta quedará unida bajo . la soberanía del Estado de Israel, dando libertas de acceso a los lugares santos de las distintas religiones.

Se cerrarán las distintas oficinas e instituciones palestinas en Jerusalém como por ejemplo el Horient House.

No podemos tolerar que Jerusalém esté dividida físicamente, y la presencia de estas oficinas son una infracción a nuestra soberanía.

La soberanía de Jerusalém no es negociable a ningún precio y no hay ninguna posibilidad de separación.

JERUSALÉM ES INDIVISIBLE Y ES LA ETERNA CAPITAL DEL PUEBLO JUDIO

 

Fuente: Joveret Betar Argentina

About these ads