La selección israelí de fútbol cayó como local ante Croacia 4-3 en un partido correspondiente al grupo E por la clasificación a la Eurocopa 2008. 

Hacía siete años que el equipo hebreo no sufría una derrota en su país en cotejos oficiales. 13 eran los encuentros invictos teniendo en cuenta esta competencia y las eliminatorias rumbo al mundial de Alemania. Pero, nada es eterno y todo tiene un fin. Croacia demostró porque es considerado el más fuerte de la zona. Aprovechó los errores graves de los asiáticos para regresar a su casa con los tres puntos. 

Todos sabían que el equipo europeo es más poderoso que Israel pero los aficionados y la prensa del estado judío esperaban con gran expectativa este enfrentamiento debido a los decorosos resultados obtenidos por el seleccionado en los últimos tiempos. Tanto respeto se ha ganado el fútbol hebreo por estos antecedentes que los croatas se conformaban con lograr un empate. No ignoraban el crecimiento deportivo de los locales.

Para los dos era un emparejamiento complicado. Y brindaron un partido con muchas emociones. A los ocho minutos, el argentino Roberto Colautti abrió el marcador. Seria ilógico imaginar que este gol perjudicó a los dirigidos por Dror Kashtan pero realmente fue así. Porque motivó la reacción de los visitantes que intensamente buscaron la igualdad. Se convirtieron en los dueños absolutos del juego. Por esta razón, no solo nivelaron a los 35 a través de un penal ejecutado por Darijo Srna sino que momentos después se adelantaron en el resultado por medio de Eduardo da Silva, la figura de la noche. 

El panorama, al término de la primera parte, era sinuoso para los anfitriones. Se mostraron más agresivos en el epílogo de la segunda mitad. Pero, a los 9 minutos, nuevamente el brasileño Da Silva diluyó aun más las esperanzas de un posible empate. El descuento de Yossi Benayoun ilusionó a los simpatizantes hebreos pero inmediatamente, otra vez Da Silva anotó el 4-2. 

En ese momento, se desvanecieron todas las expectativas creadas antes del encuentro por los israelíes. Sabían que el asunto estaba liquidado. El tanto, en el final, de Colautti solo sirvió para decorar el marcador. 

La victoria de los croatas es inobjetable. Fueron netamente superiores. Israel convirtió tres goles; generalmente, cuando ocurre eso, los partidos se ganan pero la selección local cometió groseros errores defensivos que provocaron la derrota. 

El próximo enfrentamiento de los dirigidos por Dror Kashtan será el 24 de marzo del 2007 frente a Inglaterra en Ramat Gan. 

Posiciones: Croacia 10, Rusia 8, Inglaterra, Macedonia e Israel 7, Estonia y Andorra 0

Anuncios