El técnico explica el buen momento que atraviesa el Centro Juventud Sionista que en diez años, luego de comenzar su participación en la liga provincial de Paraná en 1996, ascendió al torneo más importante del básquet argentino. 

La historia encuentra su prólogo en 1996. Ese año asumió como entrenador de Sionista Sebastián Svetliza. Por aquella época, el club no era muy popular dentro del básquet. Pero, armaron un proyecto que les permitió, en la actualidad, competir en la máxima división de este deporte en el país. El sueño lentamente se transformó en realidad. Y el prolongado sendero se inició con la participación de la institución entrerriana en el certamen local hace una década. El equipo atravesó por distintas categorías y a mitad del 2006 subió desde el TNA.

Los eruditos de este juego, seguramente, imaginaban que el plantel del interior estaría en estos momentos, finalizada la primera fase, peleando el descenso. Sin embargo, las sorpresas siempre aparecen. Y Sionista fue el líder de la zona norte. Accedió al Súper 8, evento en el cual intervienen los ocho mejores conjuntos de la temporada que se está desarrollando.

A continuación, uno de los principales responsables de estos resultados se refiere al exitoso presente de la entidad.

 ¿Cómo fue el camino para llegar en 10 años desde la liga provincial hasta la Liga Nacional? ¿Cuándo se armó el proyecto pensaban llegar a algo tan alto? 

Un camino de mucho años, de un proyecto abalado por los dirigentes que tenía como objetivo permitir que los chicos que estaban jugando en ese momento en el club -no había mucha cantidad porque es un club de una comunidad chica- a través del básquet se queden y no vayan a jugar a otros clubes. Empezó con ese objetivo de poder congregar a esos chicos y a medida que fue pasando el tiempo el objetivo se fue haciendo más grande. Dentro del marco institucional y educativo que tiene Sionista el deporte empezó a hacer un eje muy importante para ese mismo proyecto educativo. Y hoy nos encuentra ya compitiendo en el máximo nivel tanto en el aspecto profesional como deportivo y a su vez un aporte importante para que la comunidad siga funcionando en el aspecto económico.

 ¿Cómo es la situación del club desde el punto de vista económico y la infraestructura? ¿La gente lo sigue? 

Es un club chico. En la parte central tiene un camping en donde se hacen diferentes actividades, especialmente en verano. Se ha modificado en la parte edilicia en los últimos años. En cuanto a la gente, no es una comunidad muy grande, la mayoría de la gente lo sigue. Hay gente que está contenta otra que no, como en todos lados. La afición de la ciudad, en los últimos años, se ha hecho partícipe fundamentalmente del equipo. En el aspecto económico, la comunidad, específicamente, en los últimos años no ha pasado por buenos momentos y fue la Liga Nacional que a través del sponsoreo pudo colaborar para que la comunidad siga viva con todas sus actividades sociales, religiosas y culturales que ha tenido siempre y que es el objetivo principal.

 ¿Cómo es la recepción del club teniendo en cuenta la carga emocional que tiene llamarse Centro Juventud Sionista y llegar a jugar contra otros clubes de la Liga Nacional? 

Es una sensación especial para nosotros fundamentalmente que nacimos ahí, que hicimos todos los pasos que puede hacer un niño adolescente dentro de una comunidad judía y que después profesionalmente se ha dedicado al deporte. Es una sensación muy especial llevar adelante el nombre de Sionista, el nombre de la comunidad judía. Nos llena de orgullo y sentimos un respeto muy profundo de la gente a la cual enfrentamos y eso también nos pone muy contento. Y hay de todo. Durante estos diez años de competencia fuera de la comunidad hemos recibido de todo, buenas y malas. Pero, en general, han sido buenas y muy orgulloso de llevar adelante esta institución  y en definitiva el respeto de los pares que entienden que el trabajo que hemos hecho es muy bueno.

 ¿Participastes de varias Macabeadas? 

Si, tuve la oportunidad, sobre todo siendo adolescente, de participar. Ahora se me está negando poder participar de las Macabeadas de veteranos en Villa Gesell. Va todo mi grupo de amigos, ellos pueden participar y yo por el tema laboral no puedo así que extraño, un poco, esas cosas.

 ¿Y a nivel mundial también participastes de alguna Macabeada? 

No, no pude viajar. Incluso en la última tuve la oportunidad de participar en la pre-selección para ir a Israel pero después no viajó la categoría a la cual yo estaba asignado.  Una cuenta pendiente porque, menos selección Argentina, he incursionado hasta ahora, por suerte, en todos los estamentos del básquet profesional y el básquet en general. Es una cuenta pendiente poder participar en una Macabeada. Como entrenador, me encantaría.

 El equipo está puntero pero cuando comenzó el torneo ¿cuál era el objetivo, pensaban que ahora iban a estar punteros o en mitad de tabla? 

El objetivo sigue siendo el mismo que es consolidarse en la categoría. Siempre nos hemos caracterizado nosotros por hacer los trabajos progresivos y así va a ser hasta el final de la temporada. Hoy nos encuentran primeros, estamos disfrutando de eso como de la clasificación al Súper 8 pero seguimos con la misma idea de finalizar la temporada en la mejor posición posible como un equipo sacrificado y con mucha humildad.

Anuncios