jabotinsky.jpg Al estallar la Primera Guerra Mundial en 1914, Jabotinsky se encontró en desacuerdo con respecto a la estrategia a seguir, frente a la opinión prevaleciente en el movimiento sionista. No convencido de que los turcos o los árabes se acomodarían a los objetivos del sionismo, abogaba por tácticas más osadas. Dado que estaba convencido de una victoria Aliada definitiva, Jabotinsky, junto con Josef Trumpeldor, llamó a la creación de una fuerza judía combatiente que se uniera a los Aliados para liberar Palestina del dominio otomano. Así podrían ganar un lugar en las negociaciones de paz, con derecho a exigir el establecimiento de un estado judío independiente en Palestina.

Aunque en un comienzo tanto las potencias Aliadas como la corriente principal del sionismo manifestaron reluctancia, el Cuerpo de Muleteros de Sión se formó en 1915. Los Muleteros combatieron en Galípoli, pero posteriormente fueron licenciados. A pesar de las objeciones del liderazgo sionista oficial, que apoyaba la neutralidad para no poner en peligro a los judíos de Palestina, Jabotinsky convenció al gobierno británico para que permitiera la formación de tres batallones judíos. Hombre de acción tanto como de palabra, Jabotinsky se convirtió en oficial del 38o. Regimiento de Fusileros del Rey, que combatió con el general Allenby en 1917 y fue condecorado por encabezar la primera compañía que cruzó el río Jordán hacia Palestina. Después de la guerra, Jabotinsky quiso mantener una unidad judía como defensa contra la creciente hostilidad árabe al sionismo, pero la unidad fue licenciada por los británicos.

Habiéndose establecido con su esposa y sus dos hijos en Palestina, Jabotinsky pasó a ser el editor del diario hebreo Hadoar. Durante los disturbios árabes en Jerusalem en 1920, organizó la defensa judía. Subsecuentemente, Jabotinsky fue arrestado y sentenciado por una corte militar británica a 15 años de prisión por posesión ilegal de armas. Fue liberado algunos meses más tarde.

En el mismo año, volvió a activar dentro de la organización sionista. Sin embargo, desde la Primera Guerra Mundial, durante la cual había dirigido las actividades en favor de Inglaterra, se desilusionó cuando Gran Bretaña adjudicó casi el 80% del territorio destinado originalmente a un hogar nacional judío a la creación de Transjordania (1922). Decepcionado de Gran Bretaña y enojado por la aceptación de los sionistas a las medidas británicas, Jabotinsky renunció en 1923 a la Organización Sionista.

Emprendió el establecimiento de una federación sionista separada basada en una “revisión” de las relaciones entre el movimiento sionista y Gran Bretaña. Esta federación desafiaría activamente la política británica y exigiría abiertamente la autodeterminación – un estado judío. Las metas del movimiento Revisionista que fundó incluían la restauración de una Brigada Judía para proteger a la comunidad judía y una inmigración masiva hacia Palestina, de hasta 40.000 judíos por año.
En 1925, se anunció el establecimiento de la Unión Mundial de Sionistas Revisionistas, con oficina central del movimiento en París. Jabotinsky pasó los años siguientes dictando conferencias y colaborando en decenas de publicaciones para promover mundialmente su causa. Vivió en Jerusalem entre 1927 y 1929. En 1930, mientras se encontraba en el exterior, la administración británica prohibió su regreso a Palestina cancelando su visa de retorno. Imposibilitado de volver a casa, desde entonces hasta su muerte, una década más tarde, Jabotinsky luchó por la causa sionista alrededor del mundo. En 1931 exigió que el 17o Congreso Sionista hiciera un anuncio claro de los objetivos sionistas – un estado judío – pero los delegados se negaron a hacerlo.

Fuente: http://www.jaimegorenstein.com

Anuncios