A partir del 15 de mayo de 1948 la sangre judía  ha dejado de ser barata.
  

Si los hijos y las madres y las abuelas de los terroristas se ven afectadas, pues tendrían que haberlo pensado antes.
Ya paso la época en que matar a un judío era gratis. Hoy en día hay que pagar la cuenta y puede que la factura este manchada de sangre.
Ahora los judíos son malos, malísimos, se han convertido en un pueblo normal.

El judío buenito, que agachaba la cabeza para satisfacción de los intelectuales de izquierda, derecha y centro,
YA NO EXISTE .  

Queremos vivir seguros y en paz, a ver si lo entienden, y haremos lo necesario para que así sea…  

Anuncios