pinauntofte_08_13.jpg       OPERACIÓN KING DAVID

    

El ala sur del “Hotel King David” de Jerusalem, fue ocupado para albergar las instituciones centrales del régimen britanico. El cuartel general del ejército y el gobierno civil. Se construyeron nidos de ametralladoras en numerosos puntos. Soldados, policias y detectives, mostraban una estrecha y constante vigilancia en el edificio que albergaba a los supremos gobernantes ingleses en Eretz Israel.

    El Etzel sometió su plan al mando de Tnuat Hameri, el cual no acepó, pero tampoco lo descartó, solo dijeron que no era el momento. El 29 de junio de 1946, los ingleses ocuparon las oficinas de la agencia judáa. Esta fue la razón que incentivo al mando de Tnuat Hameri a aceotar el plan, ya que en la agencia judía habia documentos importantísimos y secretos que revelaban nombres de los miembros de la Haganá. Tuvieron que revisar el plan y fijar los detalles.

    Entrarían explosivos en botellas de leche que llevarían un cartel Minas No Tocar”. Luego para alejar a los transeuntes del edificio, lanzarían un pequeño petardo inofencivo y ruidoso y darían el aviso telefónico en tres oficinas elegidas previamente.

     Esta operación fue llamada MalonChik ya que fue la clave que utilizaron, su traducción es Malón: Hotel, Chik: Diminuto.

     La operación se realizó el 22 de julio de 1946, un hombre entro en el hotel disfrazado con una túnica de empleado del hotel, coloco los explosivos en el sótano mientras un grupo cubría, al salir del hotel, Guideón el último en salir gritó “lárguense, el hotel esta apunto de volar por los aires”. Esto fue a las 12.00 hs.

    A las 12.10 hs Guideón llegó donde esperaba la telefonista, esta llamó al “Hotel King David” y les dijo que habian sido colocados explosivos en el sótano del Hotel y que no tardarian en estallar, “Evacuen todo el edificio” gritó al operario que recibió el llamado. Después telefoneó a la oficina de Jerusalem Post para avisar de lo ocurrido y que se habia avisado que abandonen el edificio. La tercera y ultima advertencia se hizo al Consulado Frances, aconsejando abrir las ventanas para prevenir los efectos de la explosión. Los funcionarios confirmaron despues que habian recibido el aviso. Abrieron las ventanas de par en par y el edificio del consulado no sufrio daños.

    Transcurre un minuto tras otro, y cada minuto parece una eternidad. Las doce y treinta, las doce y treinta y dos, se acerca el “minuto cero” ¿Accionarian los “tarros de leche”? Son las 12.37 hs, casi media hora después de haber regulado el mecanismo disparador del “reloj” dentro de los tarros.

    De repente se estremeció Jerusalem entera. No, no se había cometido ningún error. Los “tarros” habían hecho explosión de acuerdo al plan fijado, las fuerzas de estallido superaron todas las presunciones. Los “tarros” tomaron todos los pisos, desde el subsuelo hasta el techo, en total como siete. Resultaron muertos o heridos mas de 200 hombres, entre ellos no solo britanicos sino también extrangeros y judíos.

    Eshnab, órgano oficioso de la Haganá publicó la declaración de un testigo que estaba en el hotel en el momento de la explosión, este dijo:

    “Cuando oí el ruido producido por la explosí de advertencia, pensé que era mejor salir del hotel. Otros trataron de hacerlo, pero los soldados cerraron las salidas, dispararon en dirección a los que pretendia salir. Mas tarde me entere de que un oficial, al recibir el aviso de evacuación del hotel, había exclamado: “no estamos aquí para recibir ordenes de los judíos. Somos nosotros quienes damos las órdenes”.

Anuncios