Fue la mayor matanza en la historia de la humanidad. Ocurrió entre 1933 y 1945 en Europa. Los responsables de semejante atrocidad creían que duraría 1000 años, afortunadamente perduró menos tiempo. Sin embargo, ese período fue suficiente para matar a 29 millones de seres humanos. La religión judía fue la que vivió este lapso con un sufrimiento más intenso; 6 millones de personas que profesaban este credo fueron brutalmente maltratadas, discriminadas, torturadas y asesinadas. Porqué un sujeto demuestra tanto encono contra individuos con otras tradiciones a tal punto que les quita la vida?, Qué hicieron las víctimas para defenderse, tenían oportunidad de resistirse?.

La masacre comienza en 1933 cuando Adolf Hitler se transforma en el nuevo líder del Partido Obrero alemán Nacional Socialista. Él fue el principal artífice del peor fratricidio sucedido en el siglo XX. A través de su poder, modificó el pensamiento de la sociedad de su país para crear un clima de hostilidad hacía los hebreos. El odio contra esta comunidad se propagó, en un principio, por la nación germana para luego expandirse por el continente europeo. Un solo hombre por medio de su diatriba y de la publicidad nazi persuadió a un caleidoscopio  de personas. El pueblo de medio oriente era considerado una “raza inferior”. Consecutivamente, actos denigrantes fueron provocados contra esta población. Las condiciones de vida se fueron deteriorando por las medidas antisemitas impulsadas por el gobierno del Tercer Reich. En 1933 son despedidos todos los judíos de la administración pública. En 1935, se les prohibe la entrada a diversos lugares. Además, el parlamento aprueba las leyes racistas de Nuremberg.

Pasaban los días y la situación empeoraba, no era fácil sobrevivir en aquella época. La angustia era interminable, se resistía como se podía. Y los recursos para subsistir eran escasos. El sufrimiento era constante, estaba sumergido en el corazón de cada hebreo. Uno no sabía en que momento iba a morir, cuanto tiempo más iba a permanecer en pie. Se establecieron los guettos que eran pequeñas ciudades enrejadas habitadas por los judíos que estaban privados de abandonarlos. En estos sitios, carecían los alimentos como los medicamentos. Muchos chicos fallecían por desnutrición mientras que los ancianos padecían lo mismo pero por problemas de salud. Un número holgado se ocultaban, como la familia de Ana Frank, para evitar ser arrastrados a los campos de concentración en donde eran asesinados en las cámaras de gas. Durante una docena de años la aprensión se estancó en el alma de cada judío.

A pesar de todas las miserias que debió soportar, la comunidad hebrea se mantuvo unida e intento defenderse de la opresión nazi. Es más que destacable la bizarría de este pueblo. Fue la etapa de mayor congoja para los judíos quienes estaban totalmente debilitados en todos los aspectos. Sin embargo, lucharon, sin contar con el armamento que poseían los alemanes, por el orgullo y la subsistencia propia. Sabían que tenían mas posibilidades de perder que de triunfar pero pelearon con mucha hombría. Prefirieron morir combatiendo en vez de rendirse a los pies de Hitler. Fue esta gallardía la que produjo que la guerra lentamente cese. Con semejante actitud, le demostraron a sus hostigadores que no les iba a ser sencillo cumplir con el plan de “la solución final”, impulsada en 1942, cuyo fin consistía en exterminar a la población que considerada una “raza inferior”. Meses después de esta decisión, empezaron las sublevaciones en los ghettos. Primero en Varsovia, donde la rebelión se perpetuó durante varias semanas, después en Treblinka y Byalistok.

La muestra de coraje fue la génesis para que el conflicto bélico, perezosamente, llegue a su epílogo. El Reich se suicidó el 30 de abril de 1945, el 7 de mayo el ejército germano se rindió. Sesenta años transcurrieron de la Segunda Guerra Mundial. Parece que una parte de la humanidad aprendió poco sobre lo que acaeció en este acontecimiento. Son frecuentes los hechos discriminatorios que aparecen en la actualidad, principalmente, en el ámbito deportivo. Jugadores que son insultados por el color de su tez, simpatizantes que entonan cánticos racistas, aficionados que entran a los estadios con banderas que contienen símbolos nazis. Los episodios de estas características se proliferan. Pero este tipo de conductas carecen de popularidad ya que es mayoritaria la gente que expresa su oposición ante estos actos. Puede suceder algo similar al holocausto?. En el 2003, George Bush contó con un escaso apoyo para invadir Irak. Sin embargo, nadie logró detenerlo. Esto, es un claro ejemplo de que cuando una persona conserva tanto poder nunca se sabe lo que va a acontecer.

Anuncios