febrero 2007


Teniendo en cuenta que hace pocos días atras, el 4 de Adar,  se cumplieron los 15 años del fallecimiento de Menajem Beguin z´l. He decidido saltear la parte 8 que la voy a poner mas adelante y publicar la parte 9 que habla sobre sus últimos momentos en vida.

begin.jpg                      El Final del Camino

En noviembre de 1982 fallece su esposa Aliza, su amada y eterna confidente, sobre quien Beguin escribió en su libro “Noches Blancas”, refiriéndose al momento en que la conoció: “…te vi por primera vez, mi querida, pero siento como si te conociera de toda la vida…”. Este luctuoso hecho lo sorprendió mientras se encontraba de visita oficial en los EE.UU., considerando la marcha de la Operacioón Paz para la Galilea.

A partir de ese momento su estado de salud regular desde hacía algunos años se deterioró en forma acentuada, pareciendo pronunciados estados depresivos. Su hija Hassya declaró en más de una oportunidad que los mismos hayan sido consecuencia de haberse sentido culpable por no haber estado acompañando a Aliza en sus últimos momentos.

En agosto de 1983, en forma improvista, renuncia como Primer Ministro del Estado de Israel, retirándose de la vida pública sin explicar los hechos que motivaron tan drastica decisión.

El periodismo especializado interpretósu renuncia de muy diversas maneras: unos afirmaron que era consecuencia de la gran cantidad de bajas en la Guerra del Libano; otros hicieron referencia a su decepción frente a la mal interpretación popular de las motivaciones que lo decidieron a iniciar la Operación Paz para la Galilea: algunos consideraron que se sintió engañado por uno de sus ministros y también están aquellos que opinaron que el fallecimiento de su esposa y de quien fuera su Vice Primer Ministro Simja Erlich (presidente del partido liberal con quien fundo Gajal y luego el Likud) lo sumieron en un estado depresivo que le impedía estar al frente del gobierno.

Entre 1984 y 1992 retirado de la política activa, se recluyó en su pequeño departamente jerosolimitano su única propiedad, encerrándose en un mutismo total. No concedió entrevistas ni siquiera a sus biógrafos; tan sólo sus hijos y un reducido círculo de colaboradores lo veían en forma permanente lo acompañaban en sus multiples internaciones, que se sucedieron en sus últimos años de vida.

Si bien fue un prolífico autor de artículos y opúsculos, tan sólo dos libros publicó: “Las noches blancas” y “La Rebelión”; el primero narra sus vivencias desde Brisk hasta el cautiverio en las estepas siberianas, y el segundo desde el momento en que finaliza el anteriro hasta la independencia del Estado de Israel; en los mismos además de relatar hechos históricos, explica con lujo de detalles las posturas ideológicas del revisionismo sionista pre-estatal.

Muchos creyeron que escribiría sus memorias o su interpretación de los acontecimientos del Estado de Israel que le tocaron vivir, durante sus últimos años de vida; pero él sólo se llamó a silencio, quizas sus hijo publiquen sus escritos en un futuro no muy lejano.

El 9 de marzo de 1992 (4 de Adar de 5752) fallece y es sepultado sin ceremonias públicas, de acuardo a su voluntad, en Jerusalem, ciudad a la cual defendió y amó.

Anuncios

Fuente: www.elreloj.com

Los frentes son múltiples; la guerra, una sola. En Gaza,en Beirut, en Bagdad, en Afghanistan y en medida creciente en Teherán se lucha por o contra el alma y la imágen de un “nuevo Medio Oriente musulmán” que de no ser frenado irá por Europa. Perdón, ya va por Europa.

En esta guerra se enfrentan musulmanes fanáticos frente a musulmanes y otras minorías más moderadas;jihadistas contra defensores de ciertos derechos humanos;terroristas contra civiles inocentes. Por primera vez en este tipo de enfrentamientos, en el marco del mundo árabe, también los moderados sostienen las armas y llevan adelante sus guerras.

Las consecuencias de este complejo enfrentamiento fijarán el futuro de la civilización árabe-musulmana y el caracter de todo el Medio Oriente. Si en Gaza, por encima de acuerdos falsos, se impone el Hamas;si en Líbano Hizbollah doblega al legítimo gobierno libanés moderado;si en Bagdad los hombres-bomba tiran abajo al gobierno electo y echan a los norteamericanos y si en Teherán los fanaticos como Ahmadinejad incrementan su poder montados sobre aparatos nucleares;si todo esto sucede la zona se hundirá en un mar de atraso y violencia. Y en un mar rojo de guerras religiosas.

Siendo optimistas porque no pensar que el desenlace puede ser a la inversa. Los palestinos moderados se imponen en elecciones limpias sobre el Hamas;el Hizbollah fracasa en sus intentos golpistas;el presidente de Irán cae en internas del poder en favor de un Irán moderado; las bandas asesinas en Irak son contenidas. Presumo que estamos más cerca del primer escenario que del segundo pero la historia reciente indica que es posible frenar al Islam jihadista (Egipto y Argelia lo lograron) aún al riesgo de dolorosos conflictos civiles. Evitar un conflicto tiene su precio. Los musulmanes fanáticos no estan capacitados para dominar ningún país. No pudieron en Afghanistan cuando gobernaron los talibanes o el Hamas cuando hace un año y algo más llegó al poder en Gaza;no pudieron ni en Sudán ni en Somalía donde han llevado a esas sociedades a un desastre.Ellos sólo saben arrastrar a sus pueblos a guerras y baños de sangre. Desde ese punto de vista el fanatismo islámico adopta modelos políticos de las ideologías occidentales extremistas como lo fueron el facismo y el nazismo en la década del 30 del siglo XX..Al igual que en esos regímenes totalitarios el fanatismo islámico necesita el fuego permanente de la revolución armada, de la guerra santa que impondrá sobre el otro su sello. Solo así, con incitación y guerra puede movilizar a masas y silenciar a opositores. Por ello desean afanosamente desestabilizar a los gobiernos que buscan ordenar sus sociedades. El Islam fanático y la estabilidad no se llevan bien. Por ello es que no hay posibilidad de convivencia o coexistencia en paz entre fanáticos y moderados. Es el sueño de un gobierno de unidad nacional palestino en donde los terroristas se sientan al lado de otros que dicen no ser terroristas pero que manejan grupos terroristas;fanáticos al lado de expertos. Algo así no puede perdurar.

Israel, que tiene un rol gravitante en Medio Oriente, esta fuera de esta guerra interárabe y musulmana pero no esta exenta de pagar precios, como el atentado en Eilat.Es que la relación entre el mundo árabe-musulmán con Israel es uno de los puntos del enfrentamiento pero no es el punto central de la discusión tal como siempre lo presenta el diario Clarín con sus notables columnistas antiisraelíes.En el corazón de la discusión se encuentran las preguntas del futuro:¿Qué horizonte les espera a los millones de niños árabe-musulmanes? ¿Su hambre y analfabetismo también es culpa de Israel?¿A quién se lo quieren hacer creer ? ¿les espera Jihad o progreso?¿oscuridad o luz ?

Estos dilemas necesitan ser resueltos por el mundo árabe y la solución a los mismos no conoce atajos ni chicanas para culpar a otros de miserias propias.

co-director de Comunidades

Bandas que preocupan

El tino de quienes conducían esa marcha evitó el choque violento que buscaron los enmascarados que, como siempre, actuaron con custodia policial que los dejó desplegarse con gestos casi militares. ¿Se podrá evitar la violencia en un futuro encuentro entre esos sectores si aprovechan estos «quebrachos» para alardear de que dominan la calle? Alienta que un Luis D’Elía confirmase ayer que no irá a la Plaza el mismo día que Juan Carlos Blumberg evitando así otro riesgo de choque en las calles. Eso sí, lo reemplazó Hebe de Bonafini, quien ayer embistió contra el padre de Axel. Unos 60 jóvenes militantes de Quebracho se impusieron como guardia informal de la Embajada de Irán en Buenos Aires. Mientras impedían entre amenazas una marcha convocada por una agrupación independiente judía, grupos islámicos llegaron al lugar para expesar su apoyo a la República Islámica y a los terroristas de Hizbollah. En un hecho grave, una fuerza de choque del grupo Quebracho impidió ayer una manifestación convocada por referentes de la comunidad judía argentina frente a la Embajada de Irán en el barrio de Palermo. Portando palos y banderas de esa agrupación de extrema izquierda, frecuentemente involucrada en manifestaciones violentas, y con sus rostros cubiertos, unos 60 militantes cortaron ayer a la tarde la avenida Figueroa Alcorta al 3200 en momentos en que los convocados comenzaban a reunirse, alejándolos entre gritos y amenazas. El propio líder de Quebracho, Fernando Esteche, señaló a la prensa que se hizo presente en el lugar que la agrupación cuenta con una «columna de autodefensa», eufemismo para aludir a su fuerza de choque. «Vinimos a mostrar nuestra solidaridad con Irán y el pueblo iraní por la lucha antiimperialista», agregó. Luego el dirigente extremista admitió su respaldo a los grupos terroristas Hizbollah y Hamas, y afirmó que si los convocados «se encolumnan, vamos a impedir que pasen y que se manifiesten para vivar la guerra». Un curioso pacifismo. «Los compañeros de la organización y de la comunidad islámica les plantearon que no tenían nada que hacer acá. Ningún grupo de jóvenes sionistas puede provocar a la Embajada de Irán», justificó Esteche. Mientras esto ocurría, en plenahora pico, el tránsito se convertía en un caos y llegaban al lugar dirigentes islámicos a sumarse a la contramarcha de Quebracho y a dejar claro, de una vez por todas, cuáles son sus lealtades. El sheik Seyed Abdalá Madani y el sheik Moyen Alí se mostraron «solidarios con Irán» y dijeron : «Vamos a i m p e d i r que un grupo de jóvenes fanáticos , movidos por los de la Embajada de Israel en la Argentina, vinieran a insultar al pueblo amigo del islam». La manifestación, prevista para las 18.30 frente a la embajada iraní, había sido convocadapor una agrupación de Judíos Independientes, no conocida hasta el momento, bajo el lema «Porque las cosas se dicen en la cara a quien corresponde. Para que no volvamos a ser blancos de tiro». Ante la gravedad de los hechos, el presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), Jorge Kirszenbaum, pidió «urgentes garantías» para los manifestantes. Mientras, el titular de la Organización Sionista Argentina (OSA), Silvio Rossjansky, afirmó que «ahora la sociedad, la opinión pública y el mundo pueden ver y entender de qué lado está la violencia». Con todo, aclaró que su entidad no tuvo nada que ver con la organización del acto. Mientras, los convocantes difundieron un comunicado, a través de la Agencia Judía de Noticias, en el que señalaron que «Buenos Aires fue bombardeada dos veces… ¿Qué estamos todos esperando, una tercera?». Acusación «Irán es el país que planifica, apoya, incita y sostiene económicamente a Hizbollah. Su presidente no sólo negó rotundamente el Holocausto sino que además llama a la destrucción y desaparición de Israel», recordó. A pesar del reciente conflicto entre Israel y Hizbollah, la Argentina, donde conviven una numerosa colectividad árabe y una de las principales comunidades judías fuera del Estado hebreo, había estado hasta ayer lejos de cualquier tentación violenta. La decisión oficial de no enviar tropas para la proyectada fuerza de paz ampliada en el sur del Líbano había apuntado, entre otras cosas, según la visión del gobierno nacional, a mantener al país al margen de los rigores de ese conflicto. Más allá de esto, la comunidad judía local expresó a través de numerosos actos durante los 34 días de guerra en el Líbano su adhesión a la postura del gobierno israelí.
Ambito Financiero.

Ayer 23/2 se cumpliron 6 meses del acto judeofóbico de la agrupación Quebracho, impidiendo una manifestación de la agrupación Judiós Independientes frente a la embajada terrorista de Irán.

23660.jpg

A continuación dejo el discurso que no pudo ser leido.

Buenos Aires fue bombardeada dos veces…¿Y qué estamos todos esperando…una tercera?¿Cuántos tendran que morir esta vez?¿moriré yo?¿morirá usted?¿se apagaran los sueños de sus hijos?¿dónde esta su marido ahora?¿por qué calles caminan su nietos? Mas de un centenar de personas salieron un día de sus casas y jamás regresaron… Y ese horror esta a punto de volver a golpear nuestras vidas, la suya…la de sus seres queridos, la de sus amigos. Este proceso esta en marcha, porque nuestra Argentina mira pero no ve; escucha los llantos pero no siente el dolor.

Hoy damos un grito de bronca y dolor para despertar a esta argentina que no aprende…que no entiende que todos somos blanco del terrorismo islamista. Estamos aquí para no permitir que el horror vuelva a manifestarse en nuestro país.
Esta embajada es la sede del terrorismo en Buenos Aires, desde aquí se orquestó y se siguen haciendo trabajos para lograr mas atentados.

Irán es el país que planifica, apoya, insita y sostiene económicamente al Hezbollah. Su presidente no solo negó rotundamente el holocausto sino que además llama a la destrucción y desaparición de Israel, único país democrático en Medio Oriente.

Estos totalitarismos islamistas, cavernícolas y medievales no procuran por la vida, ni siquiera por la suya ni la de sus propios hijos.
Estos asesinos fundamentalistas, fanáticos religiosos y fascistas se escudan entre civiles, sobre todo mujeres y niños, y creen encontrar el paraíso luego de su muerte. Y luego celebrar en danzas macabras la muerte de la mayor cantidad de civiles y entonces yo me pregunto… ¿estos son los derechos humanos que defiende Hebe de Bonafini, Adolfo Perez Esquivel, Eduardo Galeano, Sandra Russo, Beatriz Sarlo, Horacio Verbitzky, León Rozichner y Pedro Brieger?, son algunos de los nombres que ensalzados en esta moda intelectualoide abonan a dichos juicios.
El viernes 18 de agosto amanecimos con la noticia en primera plana de los diarios que denunciaban el financiamiento argentino al Hezbollah.
Esto no nos toma por sorpresa, cuando los representantes islámicos argentinos defienden el terrorismo que produjo los dos atentados en nuestro país, cuando un dudoso Sheij denomina a estos asesinos como “héroes” no es raro que además de justificar sus matanzas los financien desde nuestro país e incluso tampoco nos sorprenderá cuando se descubra que este dudoso sheij y esta embajada colaboraron activamente para lograr los dos atentados terroristas, y que hoy siguen trabajando a las sombras para lograr un tercer atentado en la Argentina.
Hoy Israel defiende al mundo del terrorismo islamista del Hezbollah, hoy Israel sacrifica las vidas de sus hijos para salvar la de vida de los tuyos.

Pareciera que ser progresista hoy, en nuestra región, es tratar al Estado de Israel como a un genocida, una especie de organización ilícita judía destinada a la masacre del pueblo árabe.
El problema es que la soltura con que despliegan sus argumentos en las páginas de los periódicos o en volantes partidarios refieren al Hezbollah como si se tratara de algún tipo de liberación nacional o defiendan algún propósito noble mediante su accionar.
Digamos que no es muy exacta esa definición. Hezbollah fue creado a principios de los años ochenta como un grupo terrorista con fines fundamentalistas y globales. En nuestro bendito suelo latinoamericano se encuentran no solo el refugio de parte de sus militantes sino de sus fuentes de financiamiento con epicentro en la Triple Frontera. Su carta de presentación en estas tierras no fue ni mas ni menos que los dos terribles atentados terroristas que tuvieron lugar curiosamente en la década del 90´ en Argentina y en su capital Buenos Aires aquí a pocas cuadras. Quieren eliminar a todo aquello diferente a su credo. Y es un error creer que solo los judíos son blancos del terrorismo islamista.
Hagamos un poco de memoria, porque al parecer, acá, nadie quiere ver: Atocha, Bombay Israel, Argentina, Nueva York, etc, etc, etc. El 99% de los atentados perpetrados en el mundo fueron hechos por el terrorismo Islamista en nombre de Di-s.

Sin querer ver esta realidad hoy la intelectualidad progresista latinoamericana, tan sensible a la manipulación del lenguaje acepta que el Hezbollah sea llamado “la resistencia” y que esta resistencia se legitime ante el enemigo israelí. Vale recordar que fue Siria y no Israel, quien invadió y tomo el control político del Líbano durante 30 años. Seguramente estos “intelectualoides” habrán escrito muchos artículos denunciando a Siria de esta invasión realizando crímenes y prohibiciones a su sociedad. No se molesten en buscar… en realidad nunca han escrito ni una línea de esto…y no lo han hecho porque en realidad no les interesan los Libaneses, ni las victimas inocentes… lo único que les importa a estos “intelectualoides” es tener una excusa para lograr publicar sus argumentos antisemitas (judeófobos).
Para ellos Israel es genocida y Hezbollah un grupo de beneficencia, y para ellos nosotros somos reaccionarios, opositores a la paz y fascistas por oponerlos a la presencia de Hezbollah en la región y al financiamiento que reciben desde nuestro propio país a través de las comunidades islámicas argentinas.

Nunca aceptaremos que olviden las victimas inocentes que han derramado su sangre en nuestro país, y tampoco permitiremos que no reconozcan los miles de mísiles que soportan los israelíes sobre sus casas sin motivo alguno, perdiendo sus vidas en sus quehaceres cotidianos por la simple locura fundamentalista del Hezbollah.
No vamos a callar frente a quienes han vulnerado nuestras vidas y nos han segregado con vergonzosos pilotes frente a nuestras instituciones.

Desde aquí como ciudadanos argentinos es difícil que podamos influir sobre lo que sucede en Medio Oriente, pero si podemos denunciar al antisemitismo de periodistas, grupos de izquierda autistas, intelectualoides de baja categoría endiosados por los ignorantes que abundan en la región.

Entonces sepan que yo acá hoy digo basta!!!, basta a tanta mentira que anda dando vueltas, basta a la noche de ignorancia que propaga este país.

Como argentino judío hoy quiero que Argentina mi país despierte de tanta ignorancia abriendo los ojos en paz y no con el estruendo de otra bomba.

En la ciudad de Buenos Aires hay más de 120.000 personas que podrían ser consideradas “antisionistas, antisemitas o xenófobas”, de acuerdo con los resultados de una encuesta realizada por la Universidad Abierta Interamericana (UAI). Los datos fueron obtenidos a través de una muestra realizada a fines de 2006 entre residentes porteños mayores de 18 años y de ambos sexos, según los resultados del trabajo, dados a conocer ayer. Respecto del antisionismo o el rechazo y la valoración descalificante sobre el Estado de Israel, se hicieron dos preguntas. La primera de ellas indagó sobre el grado de responsabilidad de ese Estado por la violencia en Medio Oriente, y el 35,5 por ciento de los consultados le atribuyó “toda la responsabilidad” por el conflicto. La segunda pregunta era más específica respecto de las acciones militares y se consultó a los encuestados sobre la selección de blancos que hacen las fuerzas armadas israelíes: en este punto también el 35 por ciento consideró que “deliberadamente” se eligen blancos civiles. La encuesta también demostró que el 26 por ciento de los consultados cree que “los judíos son avaros” y un porcentaje similar los califica de “racistas” y los acusa de “despreciar a los no judíos”. Según Raúl Aragón, director del Programa de Estudios de Opinión Pública de la UAI, “el dato más significativo se puede establecer por el porcentaje de casos que acuerdan con los valores antisionistas y, al mismo tiempo, con valores antisemíticos”. “Es decir que aquellos que consideran que Israel es responsable de la violencia y ataca blancos civiles deliberadamente y, al mismo tiempo, sostienen que los judíos son avaros y racistas, son claramente descalificatorios respecto tanto de la Nación como de los judíos en general”, agregó. Aragón precisó que el cruce de esa información demuestra que “el 6 por ciento de los adultos puede ser considerado antisemita o antijudío, representando nada menos que 120.000 personas o más gráficamente: dos canchas de River llenas”. Además, la encuesta reveló que crece el sentimiento antisemita a medida que disminuye el poder adquisitivo, pues “entre los miembros de mayores recursos, sólo el 2,3 por ciento está en esa franja, mientras en la clase media es del 5,7 por ciento y en los sectores bajos del 7,8 por ciento”, dijo Aragón.

 

FUENTE D.A.I.A

Por Dr. Gideon Avni,

Jefe de excavaciones e inspecciones de la Autoridad para Antigüedades de Israel (IAA)

ram4a.jpg En la amplia cobertura, realizada en las dos últimas semanas,  sobre las excavaciones,  cerca de la Puerta de Mughrabi,  junto al Monte del Templo , surgió ,  más de una vez,  la pregunta ¿ por qué deben realizarse,  justo ahora,  en un lugar tan sensible?

Según algunos informes de prensa, parece que – la IAA-  simplemente decidió una buen día que había llegado el momento de ir a cavar justo ahora, justo ahí, junto al Monte del Templo.

Por supuesto, la realidad es diferente. Las nuevas búsquedas,  cerca del Templo,  no resultan de la iniciativa de la IAA o del deseo de satisfacer la curiosidad  académica de los investigadores. Tienen el propósito de  documentar y salvar antigüedades,  antes de construir. La  única intención es planificar  la edificación  que reemplazará la rampa existente,  hacia la Puerta de Mughrabi. Esa  rampa fue  declarada,  por la Municipalidad de Jerusalén,  como lugar peligroso,  luego del derrumbe sufrido hace tres años.

Desde esta perspectiva, esta excavación no es diferente a otras que realizan en el país. Cada año, alrededor de 300 expediciones, se llevan a cabo en Israel con un solo objetivo: documentar y rescatar reliquias,  antes de llevar a cabo una construcción. En su mayoría,  permiten recavar documentación sobre los hallazgos, publicarlos  en la literatura profesional y luego, continuar la construcción y el desarrollo del área. En raras ocasiones, se descubre algún objeto,  de gran relevancia histórica, que hace que se deban corregir los planos para preservar el sitio. Es lo que ocurrió,   recientemente,  en la prisión de Meggido,  antes de realizar, en los alrededores,  nuevas estructuras. En esas excavaciones fue descubierto un sitio de oraciones cristiano, lo cual ayudó al proceso de reconstrucción del antiguo cristianismo en Israel en el siglo III EC. Debido a la importancia de ese hallazgo, se decidió preservar el lugar y rehacer los planos de construcción de la cárcel.

Hace unos 10 años, al sur de Israel, sobre el camino de Belén, se realizaron excavaciones de rutina en las que la IAA descubrió restos de la Iglesia de Kathisma, construida durante el período bizantino; lugar en el que, según la tradición cristiana, María, madre de Jesús, reposó en su camino a Belén,  antes de dar a luz. Aquí también los planos de la calle principal, que iba desde Jerusalén a Belén, se modificaron  para preservar ese hallazgo arqueológico.

En la Ciudad Vieja de Jerusalén y sus alrededores,  se realizaron,  recientemente, docenas de excavaciones;  llevadas adelante  tanto por el sector público como privado, y,  a veces, realizadas en sitios de una gran sensibilidad religiosa y política. Así, por ejemplo, varios operativos  de salvataje fueron realizadas en la Iglesia del Santo Sepulcro y en las estructuras adyacentes,  en cooperación con los líderes de las comunidad cristiana,  a cargo del lugar santo.

 En el Muro Occidental, hubo una gran excavación de auxilio,  que permitió  descubrir los vestigios de la parte oriental de El Cardo (una de las calles principales del período romano y bizantino). Pero, por alguna razón, no atrajo tanta atención o provocó protestas políticas como las comenzadas, esta semana,  junto a la Puerta de Mughrabi.

Las excavaciones iniciadas, recientemente,  junto a la Puerta de Mughrabi no son diferentes a otras realizadas en Jerusalén,  durante los últimos años . El objetivo es diseñar un plano de construcción para el lugar. Las áreas de excavación fueron determinadas según  los planos y son las únicas a modificarse.

Más importante aún;  contrariamente a las reiteradas acusaciones,  por el daño de las paredes del Templo o de las edificaciones religiosas que se hallan en su interior, la totalidad se realizan fuera de los muros del Templo, y no afectarán ni perjudicarán su estabilidad ni al  Templo.

Desafortunadamente, y no por primera vez, es muy conveniente para diversos grupos, relacionar esas  actividades arqueológicas con disputas nacionales y políticas, explotando  la arqueología para su propio beneficio.

II. La verdadera historia

Prof. Yuval Baruch

Arqueólogo de la región de Jerusalén,

Autoridad de  Antigüedades de Israel

El clamor levantado en torno a los trabajos de reconstrucción de la rampa de Mughrabi, nos inundó con nombres de lugares y expresiones que fueron,  por años,  telón de fondo de acontecimientos  y circunstancia sobre  los derechos del pueblo judío en el Muro Occidental, así como sobre la legitimidad de las excavaciones arqueológicas en el Monte del Templo.

A mediados del siglo XIX, el pueblo judío trató de mejorar su estatus en ese  lugar sagrado. Alrededor de 1850, el sabio judío Abdullah de Bombay intentó, sin éxito, comprar el Muro Occidental. Las tentativas de Moshé Montefiore fueron,  también,  vanas y lo único que se logró fueron acuerdos temporales,  cancelados periódicamente,  ante el pedido de los encargados del WAQF (Sistema Patrimonial Musulmán) al Gobierno Otomano, que temían que,  el pueblo judío,  adquiriera los derechos de posesión del lugar. En 1887, el Barón Rothschild diseñó un plan para comprar el barrio de Mughrabi pero, a último momento,  el proyecto fue cancelado,  por razones desconocidas. Incluso los intentos del la Compañía Palestina para el Desarrollo de la Tierra, de adquirir  los alrededores del Muro Occidental para el pueblo judío, justo antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, nunca prosperaron.

Después de la Declaración Balfour, las instituciones sionistas comenzaron a poner énfasis en el Muro Occidental,  como símbolo nacional del pueblo judío, además de su ya destacada significación religiosa. Esta acción llevó al Mufti de Jerusalén a reclamar que,  el pueblo judío,  pretendía tomar control del Muro Occidental, declarándolo,  sin sustento histórico o religioso, un lugar musulmán sagrado. Esta pared de piedra, a la que el pueblo musulmán no prestaba ninguna importancia, fue llamada desde entonces El Buraq, debido a que allí fue atado el  caballo mágico del Profeta Mahoma.

Alrededor de 1920, el Mufti de Jerusalén, ordenó la apertura de la puerta de Mughrabi,  en la parte sur de la plaza, atacando a creyentes judíos y destruyendo objetos rituales. Tiempo después, estallaron los disturbios de 1929. Como consecuencia, los británicos establecieron un comité de investigación. El reporte de ese Comité incluye declaraciones específicas sobre cómo el uso que el Mufti hizo  del mito de El Buraq, incitaba al pueblo árabe contra el pueblo judío.

La primera conexión entre El Buraq y esta región puede ser atribuida a Mujar al-Din,  juez del siglo XV cuyo ensayo “La historia de Jerusalén y  de Hebrón” es un elemento indispensable para entender Jerusalén. Entre las edificaciones que describe,  en el área del Monte del Templo,  hay una mezquita,  llamada Mezquita de los Occidentales (Mezquita Al Magriba). “En los patios del Monte del Templo, hacia el oeste de la Mezquita Al Aqsa, una estructura cubierta de cúpulas, conocida por el nombre de Mezquita de los Occidentales. Este es un lugar que despierta reverencia y muchos van allí a rezar (…)”[1]. De acuerdo a esta descripción es claro que,  al menos en el siglo XV, la Mezquita El Buraq, estaba ubicada dentro de los patios del Monte del Templo y, ciertamente, no en los alrededores de Mughrabi que,  también,  es mencionado por Mujar al-Din.

Hay muy pocos datos de la historia del barrio de Mughrabi. Lo mismo sucede con los monumentales ensayos  “Jerusalén Mameluca” o “Jerusalén Otomana”, que  contienen referencias, parciales o insignificantes, sobre ese vecindario. En general se cree que los residentes de Mughrabi eran de clase social muy baja. Tampoco hay datos  sobre edificaciones públicas o religiosas en el lugar.

En el año 2004, cuando la rampa de Mughrabi se desplomó, fue descubierto un pequeño cuarto,  con una alcoba y una cúpula en la parte superior; una suerte de nicho de plegarias de los musulmanes, orientado al sur. Algunos sugieren que,  ese espacio,  constituye parte de lo que era una sala de oración de una madrasa (escuela de estudios religiosos de los musulmanes), ubicada cerca de la puerta de Mughrabi.

Luego de la Guerra de los Seis Días, el área de la plaza del Muro Occidental, fue expandida hacia el sur. Durante esos trabajos, se descubrieron  el pórtico norte y la gran piedra del dintel, del área más antigua de las puertas, conocida por su nombre científico, la Puerta de Berkeley, y puede ser vista en la sección de mujeres del Muro Occidental. Fue descubierta,  en 1848,  por el misionero James Thomas Berkeley que, en ese momento, se desempeñaba como Cónsul Americano en Jerusalén. Berkeley descubrió la puerta desde su lado interior, dentro del Monte del Templo. Ese hallazgo permitió,  a los investigadores,  identificarla como una de las Puertas del Monte del Templo, del período del Segundo Templo,  y  mencionada en fuentes judías y cristianas de la época, incluyendo la Puerta de Coponius. La Puerta fue bloqueada, con piedras,  al final del Siglo X (EC) y,  la habitación de la puerta del lado interno, fue consagrada a El Buraq. Hoy en día, esa cámara se encuentra cerrada y su entrada está prohibida,  salvo autorización  del WAQF.

A través de los años, la fachada externa de la Puerta de Berkeley fue cubierta y,  el terreno exterior del Monte del Templo,  fue levantado varios metros por encima del dintel. En algún momento, probablemente en el siglo XII EC o  quizás  más tarde, una nueva puerta,  llamada Bab Al Magriba,  fue instalada en el Muro Occidental,  por encima del nivel de la Puerta de Berkeley. Esta es la Puerta de Mughrabi, nombrada después así por los residentes del vecindario, que habían llegado a Jerusalén desde Marruecos en los días de Saladino. Hoy en día,  está abierta y es la única entrada para  los no-musulmanes  al Monte del Templo.

En los comienzos del siglo XIX, investigadores europeos y americanos comenzaron a investigar el Monte del Templo y sus alrededores. Así  descubrieron, además de la Puerta de Berkeley, los restos de los Arcos de Robinson y Wilson, llamados así por los científicos que los sacaron a la luz. Otros conocidos investigadores, como la británica Kathlee Kenyon,  condujeron excavaciones en las áreas adyacentes al Monte del Templo.

Luego de la Guerra de los Seis Días comenzó otro momento en las investigaciones históricas y arqueológicas. Fue cuando se iniciaron las  excavaciones, a  gran escala,  en el área occidental del Muro, conducidas por el Profesor Benjamín Mazar; realizadas  en esa zona  y hacia el sur de la plaza del Muro Occidental, y otra  situada  dentro de la plaza misma. Más tarde, el arqueólogo Meir Ben Dov supervisó las excavaciones realizadas en el túnel del Muro Occidental y por debajo de  las casas del barrio musulmán. Esas investigaciones continuaron,  con mucho énfasis, siendo conducidas por Dan Bahat. Desde el principio, generaron una tremenda oposición en los círculos e instituciones internacionales islámicas, que no aceptaban los trabajos de investigadores israelíes en Jerusalén, rechazando,  incluso,  los importantes hallazgos. Unas veces la oposición fue moderada; otras, cuando las voces incitantes tomaban las riendas, la situación culminaba en ataques y violencia. Aquellos que se expresaban  contra las excavaciones justificaban su posición alegando una fuerte preocupación por las obras bajo los muros, así como por la destrucción intencional de las Mezquitas en la superficie.

Los trabajos  conducidos por Mazar,  al sur del Muro Occidental y por Ben Dov y Bahat en los túneles del Muro Occidental, revelaron descubrimientos arqueológicos de extrema importancia, que contribuyeron al  conocimiento sobre el pasado de Jerusalén. Los arqueólogos removieron varias capas, incluso las situadas a lo largo de los muros del mismo Monte del Templo. Revelaron que,   las capas,  datan de la época herodiana en su máximo esplendor, al lado de las cuales se encuentran las Puertas de Hulda y  rastros de calles del  Segundo Templo, las que fueron  cubiertas por la caída de grandes piedras,  derribadas por los soldados romanos,  de los muros del sitio sagrado.

Los romanos construyeron nuevas edificaciones sobre las ruinas judías, muchas de las cuales, como los baños romanos, fueron descubiertas en la zona.  En el período bizantino, el lugar fue muy prestigioso y,  cerca de las calles pavimentadas (zona denominada El Cardo), se construyeron  una docena de residencias e instituciones públicas bizantinas. Cabe destacar que,  entre los importantes descubrimientos, producto de esas excavaciones, hay cuatro enormes edificaciones,  construidas por los primeros gobernantes musulmanes de Jerusalén de la dinastía omeyadé.  En los años 1990, la IAA reinició las excavaciones en el área del parque arqueológico hacia el sur del Muro Occidental,  abierto al público como un bello y moderno parque arqueológico,  que exhibe fielmente los rastros del pasado de Jerusalén y la historia de la ciudad. Los túneles del Muro Occidental fueron,  también, colocados a disposición del público.

 Las excavaciones arqueológicas en esta importante área no terminaron. En el último año y medio, la IAA llevó adelante búsquedas,  a gran escala,  en la plaza sur del Muro Occidental,  que sacaron  a la luz espectaculares e instructivos vestigios de 2000 años de antigüedad. Estas excavaciones, así como otras conducidas por la IAA en Israel en general, y en Jerusalén en particular, están acompañadas por un comprometido trabajo de preservación,  que tiene por objetivo mostrar las huellas del pasado de la ciudad, con las particularidades y naturaleza de cada período.

Entre las acciones de conservación, se destacan los trabajos de restauración y preservación del muro Machkema del Periodo Mameluco, y la parte norte de la plaza del Muro Occidental.

Incluso ahora, con los inicios de las excavaciones en la rampa de Mughrabi, los arqueólogos y los profesionales, trabajando codo a codo, anticiparon los descubrimientos por venir; mientras que,  conservadores y arquitectos,  están llenos de ideas sobre cómo preservar y mostrar lo que ya fue revelado, para el beneficio de la ciudad de Jerusalén, sus habitantes y aquellos que la aman, no importa el lugar donde vivan.


[1] traducción al hebreo realizada por Yosef Drori, en Ariel, revista sobre Israel, edición 59, 5748.

campdavid.jpg   ACUERDO DE PAZ

A principios de noviembre de 1977 el presidente de Egipto Anwar Sadat sorprendió a Israel y al mundo entero informando que el estaba dispuesto a viajar a Jerusalem y pronunciar un discurso en la Knesset. El primer ministro Menajem Beguin acepto el desafio y lo invitó oficialmente. Dos días despues del informe del presidente egipcio, Beguin habló al pueblo egipcio diciendo: “vuestro presidente dijo hace dos días que esta dispuesto a venir a Jerualém, a la Knesset, para evitar que un solo soldado más egipcio resulte herido. Es esta ima decñaración impositiva y lo felicito por ello. Será un placer recibir a vuestro presidente con la hospitalidad tradicional que ustedes y nosotros hemos heredado de nuestro padre común el Patriarca Abraham. Yo por mi parte estaré dispuesto a viajar a El Cairo con el mismo objetivo. No mas guerras, paz, paz verdadera y para siempre”.

La década empezó con la guerra con Egipto, finalizó con la paz. El presidente de Egipto desde la muerte de Naser en septiembre de 1970 sorprendió al mundo entero con su voluntad de dar un discurso en la Knésset, su visita en Israel estaba vista por los israelíes como un sueño casi imposible, que se concretaba.

La constante perseciución por la paz lo llevan a Beguin a recibir el Premio Nobel de la Paz en 1978, siendo la primera vez que Israel recibe un Premio Nobel en esta categoria.

A raíz de esta visita comenzaron las negociaciones prolongadas, que llegaron a su fin en marzo de 1979 al firmarse el acuerdo de paz.

El 6 de marzo de 1979, sobre los campos de la Casa Blanca en Washington se encontraban los tres socios del pacto: El Primer Ministro de Israel: Menajem Beguin; El presidente de Egipto: Anwar Sadat y el Presidente de los Estados Unidos Jimmy Carter. Las negociaciones entre Egipto e Israel muchas veces se encontraron en un callejón sin salida, pero fue el presidente Carter quien aportó para conseguir est historico acuerdo.

En el acto estuvieron presentes mas de 1300 invitados especiales. Y la firma del tratado fue televisada a todo el mundo occidental y a Egipto.

Este acuerdo permitió a Egipto la anexación de toda la península del Sinaí y la modernización de sus fuerzas armadas. Israel por su parte consiguió ayuda económica y militar, petróleo y garantias de seguridad por parte de las fuerzas armadas de Estados Unidos.

Este acuerdo fue el primer reconocimiento árabe desde la creación del Estado de Israel.

Página siguiente »