Fuente: http://www.perfil.com 

 La cita está prevista para el 19 de febrero en Jerusalén y fue propuesta por Estados Unidos. Pero hoy mismo surgieron más problemas por una iniciativa israelí.

Jerusalén – El primer ministro israelí, Ehud Olmert, anunció que el 19 de febrero se realizará una cumbre en Jerusalén con la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, y el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas. El mandatario hizo público el encuentro durante una reunión con dirigentes judíos en los Estados Unidos.

La cumbre –que había sido propuesta por Rice en su reciente visita a Medio Oriente y que marca un intento por asumir un rol de mediador entre ambos países– deberá abordar entonces temas como la creación del Estado palestino, las colonias judías y la presencia de los refugiados palestinos en territorio hebreo.

En ese sentido, y ante los violentos enfrentamientos desatados entre facciones contrapuestas –como la oficialista Al Fatah y el grupo guerrillero Hamas– la dirigencia palestina, encabezada por el presidente Abbas, y el líder del movimiento chiíta en el exilio, Khaled Meshaal se reunirán en Yedda, Arabia Saudita, con el fin de llegar a un acuerdo y así superar la ola de violencia en los territorios palestinos.

En torno a la mezquita. Por su parte, Israel inició hoy una serie de obras de remodelación de unos de los accesos a la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén. La medida fue denunciada por los dirigentes islámicos como un proyecto que “apunta a avanzar en la judaización de Jerusalén”.

Los líderes, encolerizados ante tal avance, sostuvieron entonces que “lo que Israel está haciendo contra los lugares santos islámico, sobre todo en la mezquita de Al-Aqsa, es una flagrante violación que es inaceptable bajo cualquier pretexto”.

Así lo reafirmó el rey Abdallah II, desde Ammán. El monarca jordano, un aliado indiscutido de los Estados Unidos, advirtió, sin embargo, que las obras “conducirán a crear un clima que no ayuda a restablecer la paz entre israelíes y palestinos”. Por ese motivo, recordó que “Jordania hará todo lo posible, junto a todos los organismos árabes e internacionales, para adoptar las medidas necesarias para salvar los lugares santos islámicos”.

La Mezquita al Aqsa está considerada el tercer lugar santo del Islam y fue levantada donde hace 2 mil años se encontraba el Templo de Salomón, lugar sagrado para los judíos. Ese templo, de gran esplendor, fue quemado por tropas romanas en el año 70 de la era cristiana.
En pie de guerra. La alarma de los dirigentes islámicos se debe a la intención de remover la colina que desde la explanada, en sentido opuesto al Muro de los Lamentos, conduce a la Puerta de los Mugrabi, el acceso sud-occidental a la Explanada de las Mezquitas. La idea es sustituirla con un puente de acero, pues, según los cuidadores israelíes de los bienes antiguos, se dañó con una tormenta de nieve hace tres años.

De hecho, unos 2 mil policías custodiaron el lugar donde las topadoras comenzaron a remover tierra en la Ciudad Vieja. Es que 200 palestinos de Belén, en Cisjordania, protestaron frente a la barra de seguridad que los separa de Jerusalén y los diputados árabes israelíes advirtieron que la iniciativa puede desatar “una tercera Intifada”.

Anuncios