Fuente: Aurora Digital

La Policía detuvo a una veintena de palestinos alrededor de la ciudad vieja de Jerusalén, en una nueva jornada de enfrentamientos. Horas atrás, agentes policiales habían acordonado toda la zona colindante con la mezquita de Al Aksa con un despliegue de unos 3.000 efectivos. Varios de los detenidos, dijeron fuentes policiales, se enfrentaron a los agentes en las distintas puertas de la ciudadela al tratar de forzar su entrada a los rezos. Pero la mayoría, agregaron, son seguidores del polémico jeque Raed Salah, líder de la facción norte del Movimiento Islámico de Israel, y quien no pudo entrar a la explanada debido a una orden de alejamiento de las autoridades judiciales. Salah, conocido por sus controvertidos discursos y sermones, convocó una protesta en una zona de Jerusalén Este conocida como Wadi Joz, a unos cientos de metros de las murallas de Jerusalén. Allí, tras rezar con cientos de fieles, lanzó un encendido sermón contra Israel en el que alentó a una nueva Intifada. “Jerusalén es la capital del Islam”, Liberad Jerusalén y una nueva intifada islámica, fueron algunos de los eslóganes del líder religioso. Decenas de fieles comenzaron después de los rezos a lanzar piedras a la Policía, que reprimió las protestas con caballos, disparos de fogueo y cañones de agua.

Anuncios