Teniendo en cuenta que hace pocos días atras, el 4 de Adar,  se cumplieron los 15 años del fallecimiento de Menajem Beguin z´l. He decidido saltear la parte 8 que la voy a poner mas adelante y publicar la parte 9 que habla sobre sus últimos momentos en vida.

begin.jpg                      El Final del Camino

En noviembre de 1982 fallece su esposa Aliza, su amada y eterna confidente, sobre quien Beguin escribió en su libro “Noches Blancas”, refiriéndose al momento en que la conoció: “…te vi por primera vez, mi querida, pero siento como si te conociera de toda la vida…”. Este luctuoso hecho lo sorprendió mientras se encontraba de visita oficial en los EE.UU., considerando la marcha de la Operacioón Paz para la Galilea.

A partir de ese momento su estado de salud regular desde hacía algunos años se deterioró en forma acentuada, pareciendo pronunciados estados depresivos. Su hija Hassya declaró en más de una oportunidad que los mismos hayan sido consecuencia de haberse sentido culpable por no haber estado acompañando a Aliza en sus últimos momentos.

En agosto de 1983, en forma improvista, renuncia como Primer Ministro del Estado de Israel, retirándose de la vida pública sin explicar los hechos que motivaron tan drastica decisión.

El periodismo especializado interpretósu renuncia de muy diversas maneras: unos afirmaron que era consecuencia de la gran cantidad de bajas en la Guerra del Libano; otros hicieron referencia a su decepción frente a la mal interpretación popular de las motivaciones que lo decidieron a iniciar la Operación Paz para la Galilea: algunos consideraron que se sintió engañado por uno de sus ministros y también están aquellos que opinaron que el fallecimiento de su esposa y de quien fuera su Vice Primer Ministro Simja Erlich (presidente del partido liberal con quien fundo Gajal y luego el Likud) lo sumieron en un estado depresivo que le impedía estar al frente del gobierno.

Entre 1984 y 1992 retirado de la política activa, se recluyó en su pequeño departamente jerosolimitano su única propiedad, encerrándose en un mutismo total. No concedió entrevistas ni siquiera a sus biógrafos; tan sólo sus hijos y un reducido círculo de colaboradores lo veían en forma permanente lo acompañaban en sus multiples internaciones, que se sucedieron en sus últimos años de vida.

Si bien fue un prolífico autor de artículos y opúsculos, tan sólo dos libros publicó: “Las noches blancas” y “La Rebelión”; el primero narra sus vivencias desde Brisk hasta el cautiverio en las estepas siberianas, y el segundo desde el momento en que finaliza el anteriro hasta la independencia del Estado de Israel; en los mismos además de relatar hechos históricos, explica con lujo de detalles las posturas ideológicas del revisionismo sionista pre-estatal.

Muchos creyeron que escribiría sus memorias o su interpretación de los acontecimientos del Estado de Israel que le tocaron vivir, durante sus últimos años de vida; pero él sólo se llamó a silencio, quizas sus hijo publiquen sus escritos en un futuro no muy lejano.

El 9 de marzo de 1992 (4 de Adar de 5752) fallece y es sepultado sin ceremonias públicas, de acuardo a su voluntad, en Jerusalem, ciudad a la cual defendió y amó.

Anuncios