El antisemitismo parece no tener fin. Cuando muchos imaginaban que el holocausto sería útil para corregir los errores que se cometieron en esa época, la discriminación hacia los judíos aumenta intensamente en la actualidad. En la mayoría de los países europeos, según investigaciones de la Organización Sionista Mundial y el gobierno israelí, se incrementaron drásticamente los incidentes contra individuos del pueblo hebreo. En Austria creció un 66% con respecto al 2005, en Alemania un 60%. Y este clima hostil se está trasladando a América con el presidente de Venezuela, Hugo Chavez, como líder de estos movimientos. Sin dudas, la situación es preocupante teniendo en cuenta los antecedentes que originaron el genocidio dela Segunda Guerra Mundial.

Pero, estos actos agresivos no solo se presentan en la vida cotidiana sino que también en el ámbito deportivo. El último domingo, el West Ham y el Tottenham se enfrentaron por una nueva fecha de la liga inglesa de fútbol. En la página web You Tube se publicó un video, que ya fue retirado, en el cual se observa y se escucha a los simpatizantes del West Ham, donde juegan el israelí Yossi Benyuon y el argentino Carlos Tevez, entonar canciones con términos antisemitas. Además, la policía confirmó que acogió denuncias de racismo.

 

“Tomamos esto muy seriamente y esperamos que quien sea identificado en la filmación reciba un duro castigo por parte del club”, dijo un portavoz de la federación que rige este deporte en Inglaterra. Por su parte, los dirigentes de los aficionados agresores anunciaron que están investigando el asunto:”somos líderes en la campaña “Elimine el racismo del fútbol” e intentaremos identificar a los autores para tomar las acciones apropiadas”.

 

Es evidente que el aumento del antisemitismo se produce en diferentes ámbitos de la vida. Es necesario ejecutar castigos ejemplares urgentemente frente a esta clase de actitudes y concienciar a la gente de las graves consecuencias que pueden provocar estos hechos. El siglo XX tuvo dos grandes genocidios: el de los turcos contra los armenios y el holocausto. El deseo es que en el XXI no se origine ningún fratricidio de estas características. Para que se cumpla habrá que realizar un intenso trabajo con el objetivo de reducir los actos discriminatorios en el mundo. De lo contrario, ocurrirán acontecimientos que se lamentarán en el futuro pero poco se hará para detenerlos.

Anuncios