Fuente: http://www.radiojai.com.ar 

Recientes sondeos indican que un 72% de sus compatriotas cree que el Jefe de Gobierno debe dimitir

El principal motivo de las críticas hacia el Premier es su actuación durante la fracasada guerra del año pasado contra la milicia chiíta libanesa de Hezbollah.
 

Varias encuestas indican que Ehud Olmert sería derrotado si se celebraran ahora las elecciones y se ha convertido ya en el Primer Ministro que goza de menos popularidad en la historia de Israel.

En una encuesta publicada por el rotativo independiente “Jediot Aharonot”, sólo un 2% de los israelíes cree que Olmert aún tiene credibilidad. El Canal 10 de televisión, en otro sondeo, reveló que casi tres cuartas partes de la población, o sea, un 72%, opina que Olmert debería abandonar la jefatura del Gobierno. Ese mismo estudio indicó que en caso de elecciones un 30% del electorado preferiría como Primer Ministro al líder derechista del Likud, Benjamín Netanyahu; un 18%, al candidato laborista, el ex jefe del Shin Bet (servicio de seguridad interno israelí) y ex jefe de la Marina de guerra Ami Ayalon, mientras que Olmert recibiría sólo un 3% de los votos. El líder laborista y ministro de Defensa, Amir Peretz -tanto o más criticado que el Premier-, obtendría únicamente el 1% de los votos.

El principal motivo de las críticas hacia Olmert es su actuación durante la guerra del año pasado contra la milicia chiita libanesa pro-iraní de Hezbollah. Los israelíes parecen no perdonar a Olmert y Peretz el hecho que durante casi cinco semanas, entre el 12 de julio y el 14 de agosto, un millón de personas en el norte del país estuviesen obligadas a permanecer en los refugios a causa de los miles de cohetes lanzados por Hezbollah.

Olmert, tras reemplazar a Ariel Sharon como líder del grupo centrista Kadima, ganó las elecciones en marzo del 2006. Ahora su futuro parece depender de la comisión Winograd, que investiga su actuación en la guerra.

El jueves se supo que el Primer Ministro declaró ante la comisión que el Gobierno decidió en marzo del 2006, o sea, cuatro meses antes de la guerra, que lanzaría una operación militar en Líbano si Hezbollah volvía a secuestrar un soldado israelí en la frontera. El 12 de julio, la milicia chiita mató a tres militares y capturó, supuestamente con vida, a dos más, lo que causó la guerra.

Los analistas políticos golpean al Premier sin piedad. El politólogo Ari Shavit afirmó que hay varios escándalos financieros que le implican. “El Israel de Olmert es ciego y no tiene ni brújula ni conciencia”, declaró. A su vez, el comentarista del diario “Haaretz”, Akiva Eldar, aseguró que es posible que el Primer Ministro intente frenar las críticas lanzando una iniciativa en las negociaciones con los palestinos. Ayer se volvió a reunir en Jerusalén con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abas, tras otra cumbre, hace un mes, en la que no obtuvo ningún resultado, encuentro muy criticado por la oposición israelí.

SIN OTRA OPORTUNIDAD

Sin embargo, un 57% de los israelíes -que no esperan el veredicto de la comisión Winograd- no están dispuestos a dar otra oportunidad a Olmert y desean que haya elecciones anticipadas cuanto antes. Al ser consultado al respecto, el viceprimer ministro y ex Jefe de Gobierno Simón Peres se mostró más bien cauto. “Todo es posible”, aseguró.

Varios especialistas comparan la crisis de confianza que existe en Israel con la ocurrida tras la guerra del Yom Kippur de 1973, que obligó a Golda Meir a dimitir. La Primera Ministra fue acusada de no haber preparado al Ejército para la ofensiva relámpago lanzada en ese entonces por Egipto y Siria.

Fuente: La Nación.cl

Anuncios