raziel.jpg Nacido en Vilna el 19 de diciembre de 1910.

A los tres años de edad su familia inmigró a Eretz Israel. Su padre era un prestigioso maestro e Henreo que trabajó en las escuelas primarias de Tel-Aviv. Poco tiempo después les impidieron obtener la ciudadania turca y ellos fueron deportados por las autoridades. Durante 8 años pasearon de país en país hasta que luego, bajo el gobierno inglés, ellos fueron re-admitidos en Eretz Israel.

Con su ejemplo personal y espíritu de abnegación y sacrificio fue precursor de la célebre consigna que hoy distingue a los jefes superiores del ejército de Israel: “Todos detras de mí”. En el ejército de Israel el comandante marcha delante de sus soldados, y que abre paso a la formaciñon y luego lo siguen sus subordinados.

David Raziel el que fuera posteriormente el comandante del Irgun Tzvai Leumí, se incorporó a la Haganá en 1929. Los desmanes árabes de ese año en Hebrón, donde fueron asesinados brutalmente muchos judíos, principalmente estudiantes de la cadena Talmúdica de esa ciudad, dejaron profundas huellas en su ánimo como en el de muchos otros jovenes de su generación.

En esos días estudiaba Filosofía y Ciencia Judaica en la Universidad Hebrea de Jerusalém y estaba dominado por un sentir religioso.

David Raziel, puede ser definido esencialmente como un hombre de profunda sencibilidad y vocación espiritual. Cuando constató la opresión de que era víctima su pueblo y las iniquidades cometidas contra este, comprendió que esa situación solo podia ser enfrentada por la fuerza. 

Al crease el Irgún, ingresó de inmediato en sus filas y se convirtió pronto en uno de sus principales voceros al tiempo que puso en relieve su temple valiente y espíritu de sacrificio.

La hermana de David, Esther Naun-Raziel, también luchó en las filas del Irgun desde el primer momento de su creación. Ella encabezó la sección femenina y dirigió la radio emisora clandestina. En varias oportunidades estuvo encarcelada en la prisión de Bet Lejem en la época del dominio ingles.

Bajo la jefatura de Raziel como Comandante Supremo del Irgún Tzvai Leumí, y con el consentimiento de Jabotinsky, fue quebrada en 1936 la política de “autocontención”, aplicada a la sazón por los organismos  representativos judíos en Eretz Israel. De acuerdo a ese temperamento oficial, los judíos no debían dejarse provocar por las cruentas agresiones que a diario cometían las bandas asesinas árabes y no responder a la violencia.

El 14 de noviembre simboliza el quebramiento de la postura de “autocontención”, levantamiento cuyo espíritu sirve como guía mentora para la realidad de Israel y de todas las generaciones del futuro. Se puso en claro que no se podría derramar sangre judía impunemente.

David Raziel el heroico comandante del Irgún, liberó a la población judía de Sión de esa afrenta pasividad.

El terror árabe, junto con la autocontención judía creó una situación tal que hizo que los judiós se replegaran en diferentes aspectos de la vida cotidiana, ya que la muerte los acechaba en todos los rincones del país.

Mientras tanto, los árabes podían desplazarse libremente, incluso en zonas predominantes judías. Esto también quebrantaba la vida económica judía. Raziel sostuvo que la autodefensa jamás aseguraría la victoria. Si el fin de la lucha es quebrar la voluntad del enemigo, es imposible lograr ese objetivo sin derrotar previamente sus fuerzas.

Anuncios