Con el fin de la política de autocontención, toda la lucha se centró en una decisiva confrontación con el poder mandatario Británico en Eretz Israel, acción que fuera detenida cuando estalló la Segunda Guerra Mundial debido a la necesidad de concentrar todos los recursos para la lucha contra los Nazis.

La lucha contra el mandato Británico fue retomada tras la derrota de la Alemania Nazi.

El viernes 19 de mayo de 1939, Raziel en camino de Tel-Aviv a Haifa, para reunirse con Pinjas Ruttenberg, uno de los guías de los asentamientos de ese momento. Como las rutas estaban bloqueadas por los ingleses, Raziel decidió ir por aire tomandose una avión en el Aeropuerto de Tel-Aviv, y en la mitad de camino se desvió de ruta y realizó una parada intermedia en el aeropuerto de Lydda. Los pasajeros fueron llevados a las antesalas donde les fue pedida su documentación, minutos mas tarde los policías ingleses arrestaron a Raziel.

Raziel miró a Hitler como el enemigo principal de los judíos, y por esto, cuando estalló la guerra, Raziel escribió una carta para los Generales en Jefe del Ejercito Inglés en Palestina, proponiendo hacer una tregua y ofreciendo ayuda para los ingleses, para luchar contra la bestia Nazi.

En octubre de 1939 Raziel fue liberado y comenzó a colaborar con el ejercito inglés.

En 1940 ya se encontraba en el puesto de Netziv de Betar en Eretz Israel y fue él quien emitió una orden de duelo el día de la muerte de Rosh Betar Zeev Jabotinsky.

En mayo de 1941 David Raziel como Comandante del Etzel, fue enviado a una misión en Irak. Vale la pena aclarar que en Irak se encontraba prófugo el árabe Ex Mufti de Jerusalém que agitaba a los árabes en favor de los Nazis. Este siniestro personaje tubo una destacada intervención en el exterminio de los judíos europeos. Durante la guerra fue huésped de Hitler en Berlín. Uno de los objetivos de Raziel en su misión era la captura de ese criminal de guerra. El Alto Mando Británico apreciaba el espíritu de lucha y la intrepidez de Raziel en arriesgadas acciones de resistencia, sobre todo en operativos de sabotaje, durante el periodo de combate que terminó con la “autocontención”

David Raziel encabeó el grupo de combatientes del Irgún que se desplazo a Irak, a bordo de un avión inglés, a fin de realizar acciones de sabotaje en ese país. Los audaces luchadores judíos volaron grandes destilerías de petroleo. De esa manera, la aviación alemana cuyas máquinas operaban desde aeródromos sirios, cercanos al territorio iraquí se vio privado de combustible necesario para sus acciones bélicas.

La lucha provocó la derrota del régimen Nazi de Bagdad, muchos prisioneros y el Ex Mufti de Jerusalém pudieron escapar hacia distintos países árabes, antes de caer el gobierno Nazi iraquí.

Durante la lucha en Irak, una bomba arrojada desde un avión alemán, terminó con la vida de David Raziel. Sus compañeros sepultaron sus restos en un cementerio militar en Irak, en una ceremonia que tuvo la presencia de altos oficiales Británicos.

Transcurrieron muchos años después del término de la contienda, y las autoridades de Irak se negaban a autorizar la repatriación de los restos de Raziel. Recien en 1955, el gobierno inglés intervino en el traslado de esos despojos mortales que fueron sepultados en un cementerio judío de Chipre. En 1960 cuando ese país obtuvo su independencia, Menajem Beguin como último Comandante del Irgún gestionó ante el arzobispo Makarios el traslado de la urna funeraria a Israel. El mandatario chipriota accedió de inmediato al petitorio y los restos mortales fueron enterrados en el cementerio militar de Monte Hertzl, en una importante ceremonia con honores militares.

Anuncios