Sin dudas, el resultado más importante en cualquier partido es una victoria. Pero, surgen ocasiones en las cuales un empate se compara con un triunfo. Esto, ocurre habitualmente en el fútbol. ¿Cuántos tendrían que agradecer que en este deporte exista la igualdad?. Y en este caso, es el turno de Israel ya que consiguió un valioso 0-0 frente a Inglaterra. El marcador es destacable por la jerarquía del rival y por el desarrollo del cotejo desfavorable para los locales. Lo único para rescatar del equipo hebreo es este aspecto porque su rendimiento dejó varias dudas.

 

El encuentro había generado una enorme expectativa en tierras judías por la llegada de las figuras británicas. No es frecuente que los ciudadanos asiáticos observen en su propio país a tantas estrellas juntas. Por eso, se esperaba una masiva concurrencia al estadio. Además, desde Europa viajaron 5.000 simpatizantes para apoyar a la visita. También, con este acontecimiento obtuvieron beneficios los hoteles y otras empresas o comercios dedicados al turismo.

 

En el conjunto de la nación judía no participó el argentino Roberto Colautti quien debía cumplir una fecha de suspensión. Los periodistas diagnosticaban que Israel dependería en gran porcentaje de la actuación de Yossi Benayoun. Es el principal jugador que posee la selección, milita en el West Ham inglés. Sin embargo, el aporte de este futbolista no fue tan significativo. Esta es una de las razones por las cuales el anfitrión tuvo escasa elaboración de juego.

 

Luego de 45 minutos parejos, la etapa complementaria fue un martirio para los hebreos porque los visitantes crearon nítidas situaciones de gol para quedarse con la victoria. El arqueo Dudu Awat fue el emblema para aguantar la igualdad y en una oportunidad el poste lo salvó. El combinado judío no provocó ninguna aproximación peligrosa contra la portería británica. Si los europeos no consiguieron una victoria fue por su propia ineficacia.

 

El miércoles Israel enfrentará en su casa a Estonia, un oponente más modesto. Con el empate, suma ocho unidades y se coloca tercero en el grupo E a tres del segundo. Los dos primeros se clasifican a la Eurocopa 2008 que se disputará en Austria y Suiza. El equipo asiático mantiene intactas sus chances para participar de este certamen. Pero, todavía resta un largo recorrido en la búsqueda del objetivo en el cual se medirá nuevamente con Inglaterra de visitante y jugará otros partidos complicados frente a Rusia y Croacia. El futuro dirá si este punto logrado, ante una de las potencias mundiales, vale oro o simplemente quedará en el olvido.

Anuncios