Hebrón es un lugar envuelto en leyendas y emociones para los judíos. Incluso hay una tradición que sostiene que en la caverna de Machpelá están enterrados Adan y Eva.

La antigua Hebrón está ubicada en el lugar conocido hoy en día como Tel Rumeida, en donde se descubrieron restos de las murallas que algunas vez circundaron a Hebrón histórica. Según la tradición, allí están enterrados los patriarcas Abraham, su esposa Sara, su hijo Itzjak, su nieto Iaacov, y sus respectivas mujeres mujeres Rivka y Lea. También se dice que de los doce espías que enviara Moisés a la tierra de Israel, solo dos (Ieoshua y Kalev) tuvieron fe en la capacidad del pueblo de Israel de ganar su combate por la conquista de la tierra, y que ellos dos serian los únicos de los 12 espías que cuarenta años más tarde, participaron en la conquista y en el asentamiento de Hebrón.

En esos tiempos bíblicos, David estableció su reino de Judea y declaró a Habrón como su capital, y gobernó en Hebrón por siete años y medio, hasta que traslado su capital a Jerusalém. Tel Habrón es considerado por la tradición como el lugar dedesde donde se encuentran las tumbas de Ruth, la antecesora de David, y del padre de David.

Desde la época del Segundo Templo ha habido una presencia hebrea casi ininterrumpida, en aquél entonces Herodes construyó las murallas que rodeaban a la caverna de la Machpelá. Pero con la conquista bizantina una catedral cristiana fue construída dentro del edificio, y los judíos pasaron a rezar en una sinagoga ubicada en otra área.

Luego de la victoria mameluca sobre los Cruzados, desde mediados del siglo XIII, se le prohibió a los judíos entrar al edificio sobre la caverna de la Machpelá, y se les limitó a rezar solamente hasta el séptimo escalón de una escalera que ya no existe. En el lado opuesto a este escalón los judíos acostumbraban a poner mensajes en un agujero en el muro. A los judíos les estaría prohibido entrar a rezar en la caverna de la Machpelá hasta el 8 de junio de 1967 en que las heroicas fuerzas del Ejército de Defensa de Israel liberarían, al menos temporariamente la ciudad.

En el 1540 fue inaugurado el barrio judío de Hebrón, que les daría seguridad (a los judíos) por algunos cientos de años. En el siglo XVII se agregó población de origen ashkenazí, al existente componente sefaradí. En el siglo XIX los judíos se extendieron mas allas del barrio judío. Por ejemplo en 1893 se construyó Beit Hadassa, que recibía huéspedes y daba tratamiento médico gratuito a los necesitados, tanto árabes como judíos.

En los años veinte, se produjo el auge del violento antisionismo de los seguidores del Mufti, que fuera impuesto a los árabes de la tierra de Israel por los administradores coloniales arabistas de la administración mandataria británica. En 1929 hubo estallidos de violencia en todo el país. En agosto llegaron a Hebrón representativos de la “Haganá” de Jerusalém que ofrecieron protección a los judíos de la ciudad. Estos rechazaron la oferta bajo la convicción de que sus amigos árabes no le producirían ningún daño. Una semana mas tarde incitados por llamados al Jihad (la guerra santa musulmana), los árabes atacaron hogares judíos y asesinaron a un estudiante y asesinaron a un estudiante de la Yeshivat Hebrón. Líderes comunitarios se dirigieron a la estación de policía británica donde todo lo que hicieron fue decirles que se quedaran en sus casas y cerraran con llave las puertas.

En la mañana siguiente el pogrom comenzó y miles de árabes torturaron, violaron, asesinaron y quemaron vivos a judíos. En aquel sábado, en que el aire se llenó de gritos “matar judíos, el gobierno está con nosotros”. 59 judíos fueron asesinados y otros siete murieron más tarde por sus heridas, las víctimas fueron enterradas en el antiguo cementerio judío de Hebrón.

Luego del pogrom la policía británica mantuvo a los sobrevivientes por 3 días en la estación de policía y luego los echó de Hebrón. En 1931 los judíos comenzaron a regresar a Hebrón pero en 1936 con el comienzo de la rebelión árabe, los ingleses les informaron que debían dejar la ciudad. Los árabes comenzaron sistemáticamente a destruir todos los resabios de la presencia judía, y luego de la invasión jordana en 1948, s demolió el barrio judío. Todos los hogares judíos, el Antiguo Testamento, la sinagoga Abraham Avinu (construida en el siglo XVI) fueron destrozados o transformados en casas, depósitos, negocios, mercados, etc., de los árabes.

Luego vino 1967. El retorno y la recontrucción judía. Y también vino 1996. Y uno se pregunta:

¿Qué derecho tengo a vivir en Tel Aviv o Haifa si no tengo derecho a vivir en Hebrón?

Fuente: Jovrot Betar Argentina

Anuncios