El presidente estadounidense George W. Bush conversó por teléfono con el  Primer Ministro de Gran Bretaña Tony Blair, ocasión en que le dijo que lo “respalda plenamente” en la crisis con Irán, que capturó a 15 marinos británicos la semana pasada, informó este miércoles un vocero de la Casa Blanca.
            Luego del apoyo de Bush al Primer ministro de Gran Bretaña, Blair declaró: Ya va siendo hora de “aumentar la presión internacional y diplomática” sobre Irán para mostrar “el aislamiento total” de Teherán, insistió Tony Blair ante el parlamento.

            Por otro lado la canciller alemana Angela Merkel, cuyo país preside la Unión Europea, exigió la liberación de los marinos y consideró “inaceptable que 15 soldados británicos sean arrestados y encarcelados en Irán”.

            El miércoles fue una jornada de gran agitación diplomática desde que, por la mañana, la canciller británica anunciase en la Cámara de los Comunes la suspensión de los contactos bilaterales hasta que se resuelva la crisis, y el primer ministro, Tony Blair, pidiese “el aislamiento” de la República Islámica

           Concretamente, esta congelación de las relaciones traerá consigo la suspensión de las visitas oficiales y de la concesión de visados a los responsables iraníes, según un portavoz de la cancillería.

           Tras el anuncio de Londres, la televisión de Therán mostró a los detenidos sanos y salvos en su lugar de prisión.

           Turney, una madre de familia de 26 años, es la única mujer entre los quince militares capturados por la fuerza naval iraní en el Golfo Pérsico el pasado viernes y pilotaba uno de los dos buques del Reino Unido interceptados.

          Con la cabeza parcialmente cubierta con un velo, Faye Turney, admitió en las imágenes que la embarcación de los marinos “había penetrado” en aguas iraníes, una cuestión clave que enfrenta a los gobiernos de Gran Bretaña y de Irán. “Fuimos detenidos el viernes 23 de marzo, sin duda alguna habíamos penetrado en sus aguas territoriales”, dijo en inglés Faye Turney.

La joven, que cubre su cabeza con un pañuelo negro, aparece en las imágenes comiendo junto al resto de sus compañeros, que presentan un buen aspecto.

 

          “La gente es amigable y hospitalaria, muy compasiva y cálida”, escribe la militar e indica que ha escrito una carta “al pueblo iraní para pedirles disculpas por haber entrado en sus aguas”.

         La televisión oficial exhibió además una carta manuscrita de Turney a su familia en el Reino Unido en la que les explica que se encuentra “bien” y que los iraníes le dan “tres comidas al día y una constante provisión de líquidos”.

La agencia iraní Irna precisó que la carta había sido entregada al embajador de Gran Bretaña, Geoffrey Adams, y, según las televisiones británicas, la joven repite en la misiva que los marinos se habían adentrado “aparentemente” en aguas iraníes. Simultáneamente un responsable iraní revelaba a la agencia Irna las conclusiones de las pesquisas realizadas por su Gobierno.

         Poco antes de la exhibición del vídeo de Turney en televisión, el portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Mohammad Ali Hosseini, aseguró que la militar británica será liberada en “uno o dos días”, confirmando las declaraciones realizadas en Riad por el canciller iraní, Manoucher Mottaki, en el sentido de que Turney podría ser liberada “hoy o mañana”.

La República Islámica reveló que una investigación probaba la presencia de los marinos en sus aguas en el momento de su detención y aseguró que algunos de ellos lo habían incluso reconocido.

 “La primera etapa de las investigaciones técnicas sobre el lugar del arresto de los marinos británicos concluyó y los resultados demuestran que estos militares fueron detenidos en aguas iraníes”, declaró este responsable bajo el anonimato.

 

Con mapas y datos obtenidos vía satélite en mano, el ministerio de Defensa británico insistió en que sus marinos habían sido aprehendidos en aguas territoriales iraquíes, a más de 3 km de distancia de las de Irán.

 De acuerdo con las conclusiones de la investigación oficial, cada uno de los militares estaba equipado con un aparato GPS de posicionamiento por satélite en el momento de ser capturados que demuestra su localización exacta.

Pese a las afirmaciones de Londres de que los barcos se encontraban en aguas iraquíes, el Gobierno iraní aseguró hoy que la investigación técnica del caso ha concluido y demuestra que los militares británicos se encontraban “plenamente” en aguas iraníes cuando fueron capturados, según fuentes oficiales.

Las mismas fuentes señalaron que los militares del Reino Unido detenidos estaban equipados con equipos de posicionamiento por satélite que indicaban claramente que habían abandonado las aguas iraquíes y traspasado cerca de 500 metros la frontera iraní en el Golfo Pérsico.

 

También el embajador iraní en la capital británica insistió hoy en una declaración oficial en que los militares habían penetrado 0,5 kilómetros en aguas de su país.

Asimismo, explicó que Irán había facilitado al Gobierno de Londres las coordenadas del lugar de la detención de los marines con esa posición, medio kilómetro dentro de las aguas iraníes.

Gran Bretaña se apresuró a protestar por la difusión de las imágenes, que calificó de “completamente inaceptables”, y su ministra de Relaciones Exteriores, Margaret Beckett, dijo estar preocupada por los indicios que apuntan a una posible “coacción” de las autoridades iraníes contra la única mujer detenida.

Londres pide apoyo al Consejo de Seguridad de la ONU por el caso de los marinos detenidos en Irán

La misión británica en la ONU hizo circular en el Consejo un proyecto de declaración que será discutido mañana y que esperan sea aprobado, en respaldo a la exigencia de Londres de la liberación inmediata de sus marinos..

El portavoz del Ministerio de Exteriores iraní afirmó que los diplomáticos británicos podrán visitar a los soldados detenidos una vez que hayan terminado las interrogatorios y que el caso “será resuelto respetando las normas internacionales”.

Todavía no hay confirmación oficial sobre dónde se encuentran los marinos e infantes de marina capturados, aunque algunas fuentes señalan que podrían haber sido trasladados a los cuarteles de los Guardianes de la Revolución en el área de Ghasre Firouzeh.

Este cuerpo, fundado por el ayatolá Jomeini tras la revolución islámica de 1979, depende directamente del líder supremo iraní, Ali Jamenei, y opera independientemente del Gobierno del presidente Ahmadineyad, lo que complica las posibilidades de una pronta liberación.

Irán ya capturó a otro grupo de militares británicos en junio de 2004, que fueron liberados tres días más tarde tras verse obligados a pedir disculpas públicamente y ser exhibidos en la televisión iraní con los ojos vendados.

 Las tensiones dispararon los precios del barril de crudo.               

 

Fuente: Info-Tzion/Diario Perfil/InfoBae

Anuncios