Israel cumplió con su deber. Venció con claridad a Estonia 4-0 en Ramat Gan. En pocos días, el equipo hebreo jugó dos partidos correspondientes a la clasificación la Eurocopa 2008 de los cuales rescató cuatro unidades. El empate obtenido como local ante Inglaterra genero una división en el ámbito futbolístico entre aquellos que festejaron el resultado y otros que los consideraban negativo. Pero, en el balance general, el plantel dirigido por Dror Kashtan culminó con una performance positiva. Hay una frase en este deporte en la cual se menciona que ante la imposibilidad de ganar lo ideal es evitar una derrota. Esto fue lo que implementó el conjunto de la nación judía frente a los británicos. Su rival era más poderoso, contaba con grandes estrellas como Rooney, Gerard, Lampard y el desarrollo del cotejo fue favorable para los visitantes. Entonces, ¿porqué no alegrarse al conseguir un 0-0 contra una de las potencias mundiales?. El rendimiento de la selección, donde milita el argentino Roberto Colautti, es criticable ya que se esperaban actuaciones individuales de mayor calidad. Pero, este es un dato más que agiganta el éxito en el marcador.

 

Se imaginaba una victoria previsible ante Estonia. Sin embargo, el público israelí reclamaba también una destacada presentación del equipo. Por eso, si lograban un triunfo sin un nivel convincente los dardos apuntarían fuertemente hacia el director técnico. Este hombre, ahora, respira profundo hasta el próximo partido de este torneo el 2 de junio frente a Macedonia.

 

El conjunto judío mostró su superioridad desde el primer minuto ante su frágil oponente. Los encuentros en los cuales enfrenta a rivales endebles son los que Israel está obligado a ganar de local como de visitante para ilusionarse con el acceso a la Eurocopa. Por tal motivo, fue protagonista desde el comienzo. Uno de los goles fue anotado por el ex jugador de Boca Colautti, quien cumplió con una fecha de suspensión ante Inglaterra. En los 45 minutos iniciales, el plantel de Dror Kashtan ya vencía a los europeos 2-0. Lo más importante de la etapa complementaria fue el ingreso del chico de 17 años, Ben Sahar. Es el futbolista más joven en debutar en la selección mayor. Es la gran promesa israelí, milita en el Chelsea inglés, una de las instituciones más prestigiosas del mundo. Ingresó a los 64 minutos y en 180 segundos marcó dos tantos: uno a los 77, anticipándose a la salida del arquero, y el otro a los 80 de media distancia, la colocó en el ángulo izquierdo.

 

En el grupo E la situación de 4 equipos es muy pareja. Croacia es el líder con 13 puntos, lo escoltan Israel, Inglaterra y Rusia (un cotejo menos) con 11. El representante hebreo mantiene sus chances vigentes para conquistar su clasificación. Reza para que no le suceda lo mismo que en las eliminatorias rumbo a Alemania 2006 cuando quedó afuera por diferencia de gol. Desea, que esta vez, el sueño se convierte en realidad.

Anuncios