AJN/EFE

El Movimiento de la Resistencia Islámica (Hamás), al que pertenece el primer ministro del nuevo Gobierno palestino de unidad nacional con Al Fatah, Ismail Haniye, comenzó a perder su popularidad, según algunos sondeos y resultados de elecciones universitarias.

La información, proporcionada hoy por la radio pública israelí, se debe al resultado de recientes sondeos de opinión entre la población palestina, y al hecho de que los candidatos de Hamás fueron derrotados por los de Al Fatah en las elecciones de cuatro universidades de Cisjordania, aunque por poco margen.

Entre estos establecimientos, Al Fatah ganó ayer la mayoría en los consejos estudiantiles de las universidades de Ramala y la de Bir Zeit, y el mes pasado en las de otras dos universidades.

El corresponsal de asuntos palestinos aclaró que los sondeos también favorecían a los nacionalistas de Al Fatah, que durante décadas fueron una fuerza hegemónica entre los palestinos, antes de las elecciones de enero de 2006, y que Hamas ganó holgadamente.

El ex ministro palestino Sufian Abu Zaida declaró a la emisora que si bien carece de datos precisos, y ‘no puedo ser objetivo’ pues milita en Al Fatah, el histórico movimiento de Yaser Arafat, la caída de la popularidad de Hamas es natural pues desde que los islamistas llegaron al poder, hace poco más de un año, empeoró la condición de los palestinos, económica y políticamente.

Abu Saida se refería al boicot que impusieron la comunidad internacional e Israel al primer gobierno de Haniye tras la victoria electoral, antes de pactar la actual coalición con Al Fatah, los principales adversarios políticos e ideológicos de Hamás.

Un catedrático israelí especializado en ese movimiento islamista, Yoram Tsoref, dijo a la emisora que es ‘exagerado’ afirmar que se ha debilitado Hamás’, pero su gestión al frente del Gobierno ‘está bajo la lupa’ de los palestinos pues Haniye no logró concretar ninguna de las promesas que hizo al llegar al poder en marzo del año pasado.

Una fuente militar israelí citada por la radio sin identificarla señaló que es cierto que Hamás perdió popularidad pero, en su opinión, si hoy fuese convocado el electorado palestino a nuevas elecciones legislativas, volvería a imponerse en las urnas.

Desde que los islamistas están al frente del Gobierno, señaló Abu Saida, residente en la ciudad de Gaza, además de los problemas causados por el boicot internacional, ‘la gente, que antes andaba libremente por las calles, ahora se siente insegura, la situación es totalmente distinta’, alusión a la presencia de milicias que actúan sin ser neutralizadas por las fuerzas oficiales de la seguridad.

Anuncios