lub17.jpg  Durante la Segunda Guerra Mundial, el esfuerzo por la aliá se centró en el rescate de judíos de la Europa ocupada por los nazis. Algunos olim entraron al país con visas emitidas bajo la cuota del “Libro Blanco“; la mayoría llegó como inmigrantes ilegales, Esta inmigración, llamada Alia Bet, arribó por tierra y por mar, desde Europa y el Medio Oriente, contraviniendo las órdenes del gobierno del Mandato. La falta de contacto con los países europeos, los peligros de la travesía marítima bajos condiciones de guerra, y la dificultad para la obtención de embarcaciones para el transporte de los inmigrantes ilegales impuso severos apremios a la Alia Bet. Varios barcos atestados de inmigrantes, que lograron alcanzar las costas de Palestina fueron devueltos a Europa por las autoridades británicas, que mantenían el sistema de las cuotas. Muchos perdieron sus vidas en el mar o en el infierno nazi en Europa. Por tierra, 1,350 judíos sirios fueron acompañados a Palestina en una intrincada y audaz operación.

Durante los años 1944 – 1948, los judíos en Europa Oriental buscaban abandonar ese continente por cualquier medio. Emisarios del yishuv, partisanos judíos y movimientos juveniles sionistas se mancomunaron en el establecimiento de la organización Berijá (huida), que ayudó a cerca de 200.000 judíos a abandonar Europa. La mayoría de ellos se estableció en Palestina.

Desde el término de la Segunda Guerra Mundial hasta el establecimiento de Israel (1945 -1948), la inmigración ilegal fue el principal método de inmigración, dado que los británicos, al imponer una cuota de tan sólo 18.000 por año, virtualmente cerraron la opción de la inmigración legal. Sesenta y seis transportes por mar se organizaron en esos años, pero sólo unos pocos lograron atravesar el bloqueo británico y dejar a sus pasajeros en la costa. En 1947, 4.500 inmigrantes a bordo del Éxodo fueron devueltos a Europa por el gobierno del Mandato. Los británicos detenían en alta mar los barcos que traían inmigrantes y trasladaban a los inmigrantes capturados a campamentos en Chipre; la mayoría de esas personas llegó a Israel recién después del establecimiento del Estado. Aproximadamente 80.000 inmigrantes ilegales llegaron a Palestina entre 1945 y 1948.

El número total de inmigrantes durante todo el período del mandato, legales e ilegales, fue de aproximadamente 480.000, cerca del 90% de ellos provenientes de Europa. La población del yishuv creció a 650.000 hasta la proclamación del Estado.

 

Fuente: Joveret Seminario Continental 2003. Betar Amlat.

Anuncios