El Centro Arabe Adalah de Israel presentó hace poco tiempo una propuesta de constitución para, según elos, la creación de “una verdadera democracia para Israel”.

Nunca se preocuparon por la democracia en el mundo árabe. El proyecto dice que Israel debe ser un estado “democrático,bilingue y multicultural, cosa que en verdad ya es.Es democrático porque esta garantizada la separación de poderes y sus ciudadanos votan sin exclusión; es bilingue porque luego del hebreo se habla el inglés y el árabe y el ruso y es multicultural.

Alcanza con subir a un omnibus israelí para verlo. Pero los redactores del proyecto quieren invertir las ecuaciones:Primero un estado democratico y luego un estado judeo-árabe. No hace falta ser muy perspicaz `para darse cuenta que detrás de estos eufemismos se esconde otro deseo menos noble:el deseo enmascarado de eliminar de Israel progresivamente y con la ley en la mano la condición central por la que se creó el estado: un estado judío, el único , en la única tierra heredada para todos los judíos del mundo que quieran quebrar su exilio o diáspora para vivir en él.

Ya hay en el mundo 21 estados árabes. No hace falta un estado judeo-árabe más.

Adalah sostiene que Israel no tiene que preguntarse ¿quién es judío?, argumento central para la aliá sino ¿quién es ciudadano?. De hecho lo que subyace detrás de esta fórmula simplista es que puedan volver a vivir en Israel aquellos árabes palestinos que se fugaron por la guerra de 1948 conformando hasta hoy el problema de los refugiados.

Los árabes palestinos (que viven en Gaza, Judea y Samaria) y los árabes israelíes que conforman el 20% del total de la población de Israel comparten en definitiva un mismo objetivo: la extinción del estado judío para crear en su lugar un estado palestino donde los judíos sean sólo una minoría(si es que a algún líder no se les ocurre expulsarlos o eliminarlos como ya sucediera en otros países árabes- musulmanes.

Cuando árabes israelíes, que estan exceptuados del servicio militar por temas de conciencia, dicen desde hace tiempo que hay que agregar a la bandera de israel una media luna al lado del Maguen David o cuando dicen que hay que modificar el himno israelí porque tiene contenidos judíos y no árabes esta en definitiva pidiendo el fin del cese del estado judío creado por el sionismo. Son cada vez más dentro de los árabes israelíes los que apoyarían una nueva Intifada y las refacciones que Israel comenzó a hacer en la explanda del Monte del Templo les sirvió de excusa para provocarla. Dado que Israel ya es un estado democratico que en cuyo parlamento hay 10 bancas ocupadas por diputados árabes comunistas y antisionistas y hasta hay un ministro árabe, no estaría mal que así sea mientras predomine el caracter judío del estado de Israel. Distinto es si lo cuestionan como sucede muy a menudo. Parecieran que las únicas propuestas árabes vigentes serían la de un estado binacional o la eliminación gradual o en etapas del estado hebreo, tal como lo desea Al Fatah o a fuerza de bombas y misiles contra la población como lo plantea el Hamas Islámico.

Mal que le pese a los palestinos, a los árabes palestinos israelíes y a ciertos intelectuales judeo-progresistas de Israel y la diáspora, Israel no puede ser el estado de sus ciudadanos pero si el que genere bienestar a sus ciudadanos sin distinción de minorías. Israel si debe ser el estado judío, con el judaísmo como predominante. Después de todo si este problema existe es porque en 1947 los palestinos y árabes rechazaron la partición de la tierra de Israel en dos estados tal como lo establecía la votación de la ONU.Ya no es culpa del estado judío que no tengan lo que rechazaron en 1937, 1947 y año 2.000. Pagan los costos de las guerras que sus hermanos propiciaron.! Iom Haatzmaut Sameaj !

Anuncios