Los casos de ataques y manifestaciones antisemitas crecieron cerca de 35% durante 2006, en relación a lo sucedido en 2005. El total de estos atentados trepó a 586 el año pasado, contra los 371 del anterior. Así lo revela el “Informe sobre el antisemitismo en la Argentina 2006”, elaborado por el Centro de Estudios Sociales (CES) de la DAIA, la representación política de la comunidad judía argentina. El trabajo fue presentado ayer en la Feria del Libro por el titular de la entidad Aldo Donzis y por la autora del informe, Marisa Braylan. La razón de este preocupante crecimiento del antisemitismo manifiesto sería -según los dirigentes de la DAIA- las repercusiones locales del conflicto que enfrentó el año pasado a Israel con el grupo musulmán Hizbollah en el sur del Líbano y el norte del Estado judío. “Esto se debe principalmente al ataque de la organización terrorista Hizbollah en julio de 2006 al Estado de Israel”, confirmó Donzis. “El informe es una herramienta que aportamos en cumplimiento de nuestra misión y a la vez es la voz que alerta sobre la ausencia del Estado en la ejecución de políticas activas y permanentes de investigación sobre los fenómenos de discriminación que se producen en la Argentina”, explica en el prólogo Claudio Avruj, director ejecutivo de DAIA. Entre los actos que recoge el libro se cuentan, obviamente, las marchas organizadas por el grupo Quebracho contra Israel durante el conflicto, la “conferencia” antijudía que se realizó en una dependencia de la UBA y las numerosas pintadas antisemitas en cementerios, templos y escuelas comunitarias. Hubo tiempo también para homenajear a Adrián Jmelnitzky, quien tuvo la iniciativa de comenzar esta recopilación anual en 1998, y que falleció el año pasado cuando estaba trabajando en la versión 2006 del mismo. Llamativamente, y a pesar de la campaña electoral, no hubo presencias políticas en el acto. El libro divide los actos antijudíos en varios rubros: pintadas, antisemitismo en el fútbol, en Internet, etc., y contiene el detalle de los 586 casos denunciados por las víctimas. También se ocupa, a pesar del título, de actos de discriminación contra otras minorías, por sexo, etcétera.

Fuente: Daia/Ambito Financiero

Anuncios