Hoy se festeja el aniversario numero 40 de la reunión de la ciudad capital del pueblo judío Jerusalem, tras la guerra de los seis dias en 1967.

Mientras la mayoría de las notas y de los festejos se centran en Jerusalem, hay otra ciudad que no debemos olvidar y es Hebrón que fue retomada en la misma semana.

Ambas ciudades son parte de nuestra herencia, ambas ciudades tienen una gran santidad para los judíos y tal como escuche hace algunos dias, durante toda la historia, cuando cayó una, cayó la otra; y cuando regresó a manos judías una de ellas regresó la otra.

El 40 aniversario se ve ensombrecido ante anuncios de que en 12 años la ciudad podría ser dominada por el Hamás por el creciente aumento de la población árabe según estima el Alcalde de la ciudad Uri Lupolianski.

Mientras tanto, durante los festejos, la organización Shalom Ajshav decidió ´festejar´ de forma ´alternativa´ al organizar un evento en la Puerta de Damasco de la ciudad vieja donde participarán grupos de rock y pop tanto israelíes y palestinos, claro bajo la frase: Una ciudad para dos pueblos.

Es bueno recordar aquí lo que dice el libro Orot Eretz Israel basado en las enseñanzas del Rabino Kook:

´Una vez, cuando el Rab Kook era el Rabino Principal de Israel, en el año que siguió a las trágicas masacres de 1929, el Mufti amenazó con seguir las hostilidades contra la comunidad judía en Palestina a menos que los judíos cedieran el Kotel a manos islámicas. El gobierno británico quiso llegar a un compromiso entre el reclamo árabe y la posición jud´´ia. Los líderes de la comunidad judía se dirigieron al Rabino Kook rogándole que tuviera misericordia de los judíos y evitara más violencia aceptando el compromiso. A pesar de as insistentes apelaciones de los líderes del Vaad Haleumí, Rab Kook se mantuvo firme. No se lograría ninguna ventaja política y no se podría lograr negando la conexión de la nación judía con la Tierra de Israel´.

Espero que estas palabras y esta sabiduría puedan iluminar a nuestros líderes y a nuestro pueblo en estos dias dificiles

Fuente: El reloj

Anuncios