La agencia oficial del régimen tiránico de los islamistas de Irán, IRNA, ha publicado que el presidente de dicho país,
((en una conversación que ha mantenido con Abdulaziz Othman Altwaijri, director general de la Organización Islámica para la Educación, la Ciencia y la Cultura –ISESCO-)), Mahmud Ahmadineyad, consideró que EL ISLAM ES LA ÚNICA VÍA DE SALVACIÓN Y DE LA DICHA DE LA HUMANIDAD”

Hay que destacar, entre los 7 objetivos, de la ISESCO, que forma parte de la Organización de la Conferencia Islámica (OIC), creada en 1969 el sexto:
“Promover la cultura islámica y defender la independencia intelectual islámica contra la invasión cultural. La preservación de las características propias de la Civilización Islámica”

Los totalitarismos se basan en la creencia de que su propia ideología es la única apta para el bien de la humanidad, y los dirigentes que implantes su ideología al resto de los seres humanos, serán los líderes mundiales del futuro.

Fuera de ellos y de su ideología sólo hay perdición y maldad.

Las guerras tiránicas que todos los totalitarismos han desencadenado contra el prójimo se basan en hacer “el bien” a la humanidad y a las mismas víctimas.

Para el totalitarismo el fin justifica los medios.

En el pasado, la Inquisición buscaba la salvación del pueblo judío, torturándolo.

El nazismo ha buscado el “bien” de la humanidad al querer imponer su visión racial donde el “ario” dominase al resto de los humanos, como los latinos, eslavos, considerando al negro como un simio y al judío como un “Untermensch” -subhombre- al que había que exterminar, todo para el “bien” de la raza aria.

El fascismo fusilaba a sus opositores para el “bien” del país.

Los dictadores militares se han erigido como caudillos de sus respectivos países como única vía válida para el bien del país.

El comunismo ha eliminado a un centenar de millones de personas para el “bien” de la clase trabajadora y del “nuevo hombre socialista”.

El islamismo cree que el Islam es el único camino de la salvación y para ello es necesario eliminar a los judíos y a los cristianos y a los infieles, en caso de que estos no acepten convertirse al Islam.

Todas las ideologías que hacen proselitismo y no respetan la alteridad –al otro- son totalitarias.

El judaísmo no es proselitista, el judaísmo cree que la salvación para la humanidad no pasa por ser judío. El judaísmo es una vía, apta para los judíos; los no-judíos son salvados por el cumplimiento de las leyes que D´s dio a la humanidad –las leyes de Noah-, no por el cumplimiento de ninguna religión en concreto.

El cristianismo ha sido durante casi dos milenios una ideología proselitista, expansiva, y totalitaria, pero desde el Papa Juan XXIII ha hecho un giro copernicano y ha abandonado totalmente el totalitarismo. No sólo pidió perdón al pueblo judío por los sufrimientos que le causó, sino que considera al pueblo hebreo como su Hermano Mayor.

El fascismo, el nazismo y el comunismo yacen en el basurero de la historia, a pesar de que los nostálgicos del Gulag y herederos de Stalin pululan en la extrema izquierda, y en parte de la izquierda.

El islamismo considera y cree firmemente que “EL ISLAM ES LA ÚNICA VÍA DE SALVACIÓN Y DE LA DICHA DE LA HUMANIDAD”

Tal creencia justifica, a los ojos de sus líderes –mulláhs, ayatolláhs, jeques, emires-, los asesinatos y crímenes contra los que no quieren ser musulmanes, contra los que rechazan dicho credo, fe o religión; también “justifica” la pena de muerte que imponen a los que nacidos musulmanes abandonan el Islam.

Los islamistas asesinan, matan, cometen masacres, por el “bien” de la humanidad y por el “bien” de los mismos asesinados.

Los islamistas “tienen” el imperativo categórico y coránico de matar por “amor”.

El resto de los humanos preferiría no ser tan queridos y amados, “islámicamente hablando”.

Fuente: Periodista Digital: “Totalitarismo y Terrorismo Islámico” de Dr. Shelanu.

Anuncios