El grupo parlamentario del Likud, principal partido de la oposición, adoptó hoy por unanimidad una resolución que define a los Altos del Golán, ocupados por Israel desde 1967, como “parte inseparable” del Estado.

Los doce diputados de la formación liderada por el ex primer ministro Biniamín Netaniahu consideraron que el control del Golán es vital tanto para la seguridad de Israel como “para evitar otra guerra” con la vecina Siria, que exige su devolución.

Israel y Siria se han enfrentado militarmente en tres ocasiones: en la Guerra de la Independencia de 1948/49, tras la creación del Estado; en la de los Seis Días de 1967; y en la de Iom Kippur de 1973.

“Si Israel cede el Golán a Siria recibirá a cambio un papel y no podrá defender la paz”, advirtió Netaniahu.

Los legisladores del Likud consideran que el Golán es inseparable de Israel por razones de seguridad.

La meseta del Golán, situada a medio centenar de kilómetros de Damasco y a cuatro kilómetros del Mar de la Galilea (Kineret), domina a unos mil metros de altura los valles del Galil en el norte de Israel, por un lado, y la planicie siria de Hauran, por otro, por lo que posee gran valor estratégico para los dos países.

Sus abundantes recursos hídricos -allí nace el río Jordán- han sido hasta el momento los principales escollos de un eventual acuerdo de paz entre ambos países.

Fuente: Aurora Digital

Anuncios