El periódico Haaretz informa hoy que al cumplirse dos años del desalojo de los residentes judíos de Gush Katif, parte de ellos aún no tienen empleo, no tienen viviendas fijas y algunos pasan graves dificultades económicas.

Al menos unos 1450 residentes de Gush Katif no tienen empleos y se considera que viven con los montos entregados por el gobierno como indemnización para construir una vivienda, por el desalojo forzoso llevado a cabo entonces bajo el plan de desconexión por parte del Primer Ministro Ariel Sharon.

El plan del gobierno calculaba que los desalojados deberían vivir solo 2 años en las viviendas temporarias o ´caravilot´, pero ahora se anunció que parte de las viviendas fijas tardarán cinco años en estar construidas.

Solo en dos de los 26 lugares destinados a los 10000 desalojados ha comenzado la construcción.

El informe dice que unas 500 familias estan en grave situación económica y que solo 33 de 400 agricultores han recibido nuevas tierras y han perdido sus clientes y distribuidores en el exterior.

Fuente: El Reloj

Anuncios