JUSTICIA / INJUSTICIA

13 años es la edad en que nosotros, los judíos varones, hacemos el Bar Mitzvah y pasamos a la edad adulta.

Todo niño judío que haya nacido por los días del atentado a la AMIA debería estar haciendo su Bar Mitzvah por estos días.

Ha transcurrido su lactancia, ha sido un bebé, un niño. Hoy es un adolescente.

Esta crónica piagetiana de la evolución nos da una idea de cuánto es el tiempo que transcurrió desde que una organización de irracionales medievales nos voló la AMIA.

Esos irracionales siguen libres, esos medievales se burlan de la Comunidad Judía, de la Sociedad Argentina y de su INjusticia, se burlan de la libertad de todo Occidente.

De eso se trata este acto.

No pudimos, en 13 años, hacer un solo acto que sea solamente homenaje y recordación.

En cada acto, tuvimos que reclamar lo que debería ser lógico e implícito en cualquier sociedad civilizada: JUSTICIA.

¿Tan difícil es de comprender? ¿Tanto les cuesta a las autoridades del Poder Judicial de la Nación entender que si ellos cumplen su función, si el crimen se castiga, bajan las probabilidades que se repita? ¿No les importa saber que si no se castiga están tendiendo una alfombra roja para la repetición de las aberraciones de estos dementes de los siglos XX y XXI?

Justicia, señores jueces, significa que los responsables, autores intelectuales, conexión local e internacional, se enteren de este acto de Recordación y Homenaje desde dentro de un penal.

Sin embargo, año tras año, deben enterarse cómodamente en sus casas, con sonrisas socarronas, esas que esbozan los que saben o suponen que jamás serán castigados.

La misma sonrisa que habrá tenido Eichmann desde que entró a nuestro bendito país hasta aquella tarde otoñal de 1960 en que se terminó la impunidad de su antisemitismo.

ANTISIONISMO /ANTISEMITISMO /ANTIOCCIDENTALISMO

Antisemitismo. Este fue el único móvil del atentado a la AMIA. El eterno antisemitismo. Llamemos a las cosas por su nombre.

No alteremos las ideas con juegos idiomáticos sobre la descendencia de Sem de los extremistas musulmanes: Antisemita, judeófobo o antijudío son sinónimos. Digamos las cosas como son.

Algunos intentarán otro juego lingüístico e ideológico.

Podrán llenarse la boca hablando de antisionismo. Podrán decir que están en contra del Estado de Israel y no del Pueblo Judío.

Tenemos dos noticias para darles:

La primera es que estar en contra del derecho a la existencia del Estado de Israel ES estar en contra del Pueblo Judío.

El sionismo es la tardía reivindicación del derecho milenario del Pueblo Judío a tener su propio Estado en su Tierra Bíblica e Histórica. Por derecho propio. Y por actos antisemitas como el que hoy nos reúne, desde la Inquisición hasta el atentado a la Embajada de Israel, desde el Holocausto hasta el atentado a la Amia.

Es el derecho de los judíos a ser mayoría en algún lado después de siglos de sufrida minoría.

Pero este derecho no entraña una obligación de radicarse en Medio Oriente. Es simplemente un derecho.

Es así como algunos judíos somos judíos y argentinos. Elegimos esta bendita tierra desde tiempos de nuestros bisabuelos como refugio a la ola de hambre y antisemitismo que sufríamos en Rusia, en Europa Oriental o en los países poblados por judíos sefardíes a fines del siglo XIX y a principios del siglo XX.

Aquí viene, entonces, la segunda noticia para aquellos que dicen que no son antisemitas sino antisionistas:

Si hubo un hecho que dejó mas claro que nunca el condimento antisemita del Conflicto en Medio Oriente, ese fue el atentado a la AMIA.

Hasta el atentado a la Embajada de Israel de 1992, algún desprevenido podía creerse el cuento del antisionismo. Mal que mal, se trataba de la Representación Diplomática de nuestro cuestionado país de Medio Oriente.

Pero la AMIA …una ONG sin fines de lucro, creada para asistir a los desvalidos, ayudar al enfermo, socorrer al necesitado, enterrar a nuestros muertos….la AMIA, Organización Social Judía por excelencia, quedó hecha escombros en unos pocos minutos.

No se eligió como destino ninguna otra mutual ni Obra Social ni cementerio privado argentino.

No se eligió como blanco ningún objetivo israelí.

Se eligió el corazón de la judería argentina:

Andrea Guterman no era una maestra israelí. Era una judía Argentina, igual que yo, igual que muchos de los que estamos hoy en este acto. Andrea Guterman esperaba en la Bolsa de Trabajo de la AMIA para conseguir un empleo como Maestra Jardinera que era.

José Ginsberg no era un sepulturero israelí. Era un judío Argentino, director del Sector Sepelios de la AMIA…paradojas del terrorismo internacional, sepultado quedó bajo sus escombros.

Gregorio Melman no era un coronel del Ejército de Israel. Era un Argentino Judío de 53 años que trabajaba en el Sector Vigilancia de la AMIA, para que no nos ocurriese lo que finalmente nos ocurrió.

Decíamos que no se eligió un objetivo israelí. Dejaron clarísimo que la posición del fundamentalismo islámico no es contra el Estado de Israel, sino contra la Comunidad Judía Mundial, terminando así el cuento del antisionismo: El extremismo islámico, digámoslo con todas las letras, es un conjunto de organizaciones antisemitas.

Y no solamente esto señores:

Su lucha no es solo contra la judería mundial, sino contra Occidente todo. Contra cualquier civilizado occidental que no cumpla con la Sharíah, que no se someta a las leyes del Corán, que no obligue a su mujer a usar Burka tapándose hasta los ojos,que no maltrate a la mujer y sus derechos tal como las maltrata el Fanatismo Islámico en Irán.

Al atentado a la AMIA lo sucedieron las Torres Gemelas en el 2001, Madrid en el 2004, Londres un año después.

El extremismo islámico le ha declarado la guerra a Occidente.

O acaso Carlos Bobadilla, de Nacionalidad Chilena, Católico y Maestranza de la AMIA podía ser acusado de Sionista? Ni siquiera era judío. Ni siquiera era argentino. Era un ciudadano occidental cuyo pecado capital fue trabajar en una Institución Judía en Buenos Aires.

David Barriga, Ciudadano Boliviano y católico, puede ser acusado de Sionista por haber estado trabajando en las refacciones de la AMIA?

Tal vez el caso de Favio Bermudez, Argentino y Católico que trabajaba en la Imprenta que estaba frente al edificio de la Mutual Judía, pueda testimoniar irrevocablemente que no solamente el Estado de Israel ni el Pueblo Judío de la Diáspora, sino el mundo Occidental Civilizado todo se encuentra frente a la amenaza del Islam Fundamentalista Medieval.

Las locuras Hitlerianas que comienzan por los Judíos, solo comienzan. No terminan con los Judíos. Es hora que aprendamos algunas lecciones históricas de una vez por todas.

Un Pichón de Hitler acecha en el mundo. Y es Presidente de Irán.

IRAN/HEZBOLLAH/CHAVEZ/QUEBRACHO/D”ELIA

El coche bomba que redujo a escombros el edificio de la Kehila de Buenos Aires era manejado por un fanático del Hezbollah llamado Ibrahim Hussein Berro. Esto no solo lo afirmamos nosotros: consta en el expediente, lo ha comprobado la Justicia Argentina. Su “proeza” es honrada con una placa en el sur del Líbano.

Hezbollah es una organización terrorista fundamentalista libanesa, que dice deber su nacimiento a la posguerra de Israel con el Líbano del año 1982.

Con medios irracionales y una locura pocas veces vista, decían pelear por una causa discutible: la presencia de tropas israelíes en el Sur del Líbano.

La retirada del Ejército israelí de estas tierras en el año 2000, dejó a esta Organización terroristas sin excusas, al descubierto:

Su fin último es la desaparición del Estado de Israel, del pueblo judío todo, y la Guerra Santa contra Occidente y la modernidad que aborrecen.

Esta organización se financia con petrodólares iraníes.

El Irán presidido por Hashemi Rasfanjani en 1994, hoy con pedido de captura internacional por la Justicia Argentina, pagó lo que había que pagar para volarnos la AMIA.

El Irán presidido en este 2007 por el mencionado Pichón de Hitler, Mahmoud Ahmadinejad, se encuentra avanzado en su programa nuclear, y amenaza con la destrucción del Estado de Israel cada vez que puede.

Me pregunto. Y pregunto. ¿Vamos a esperar que este siniestro personaje, financiador de organizaciones de suicidas homicidas genocidas, cumpla con lo que promete? ¿ O como Occidente civilizado que decimos ser, vamos a tomar medidas para evitar un nuevo medioevo en nuestro planeta, liderado por la Shariah Islámica ?

Medidas, señores jueces argentinos, es actuar sin eufemismos: Prisión para la conexión local, captura internacional, juicio y condena a la sombra para los 8 iraníes autores intelectuales y financieros del atentado que hoy nos convoca.

Esta línea Irán / Hezbollah, tiene sus puntos de apoyo en América Latina.

En Venezuela se erige un siniestro personaje llamado Chavez.

El mismo que en la reciente Copa América mandaba subir el volumen de los parlantes de los estadios para que no se escuche el clamor de miles de venezolanos que pedían libertad, libertad, a los gritos.

El mismo que visita cada vez que puede a Ahmadinejad en Irán, que reivindica su programa para obtener armas nucleares, que vitorea su intención de borrar a Israel del mapa una vez que consiga dichas armas.

El mismo aspirante a dictador que sacó a un canal del aire, en contra de los principios elementales de la libertad de prensa, por la sencilla razón de no decir permanentemente “si Don Hugo, usted tiene razón”.

Esta pata chavista tiene en nuestra Argentina, una conexión que no es menor.

Hace solo unos meses los argentinos, pertenezcamos o no al Pueblo del Libro, tuvimos que presenciar con mezcla de asco y sorpresa como en la Feria del Libro, sede histórica de la difusión cultural de nuestro país, otro personaje siniestro, ex piquetero y funcionario público de apellido D`elia, osaba decir que el atentado a la AMIA fue un auto atentado perpetrado por la misma derecha Israelí que asesinó a Rabin.

Llamado a declarar a tribunales para que aporte lo que sabía (en realidad, llamado a declarar para que nunca más vuelva a referirse a la causa AMIA), este peligroso líder de las izquierdas extremas no supo señalar el modo en que fue perpetrado aquel trágico magnicidio en Israel. No supo decir si Rabin fue asesinado de un tiro o con un coche bomba.

Al antisemita D`elia cabe enseñarle que el asesino de Rabin se llama Ygal Amir, y que está condenado a cadena perpetua en cárceles israelíes.

Ojalá en nuestra querida Argentina pudiéramos conocer el nombre y el apellido de cada uno de los asesinos de la AMIA, y cuántos años de prisión recibieron como condena.

D`elia es líder de una izquierda extrema, decíamos, en la que se destaca el grupo Quebracho.

Entre las hazañas de estos personajes antisemitas se destaca la cometida hace un año:

Un grupo de jóvenes judíos porteños quiso manifestarse frente a la embajada de Irán, en contra de los planes nucleares de este país.

Miembros de la Organización Quebracho , con sus rostros cubiertos con kefiot árabes y palos en mano, impidieron esta pacífica manifestación.

Irán puede volar la AMIA y la embajada de Israel en Buenos Aires.

Judíos porteños no pueden manifestarse pacíficamente frente a la Embajada de Irán en la misma ciudad.

Paradoja de los Derechos Humanos en nuestra Argentina de hoy. Paradoja que nos lleva a preguntarnos si los Judíos argentinos tenemos derecho a la Justicia y a manifestarnos libremente.

FAMILIARES SOMOS TODOS

Para terminar, unas palabras sobre el antisemitismo en la Argentina.

Mucho se habla y se discute en los medios sobre la famosa muralla que tuvo que erigir el Estado de Israel en Cisjordania a fin de reducir los atentados terroristas que sufrían sus ciudadanos a diario.

Se lo ha llamado muro de la vergüenza.

En DAIA Filial Tucumán creemos que los muros de la vergüenza son otros.

Muros de la vergüenza son los que los Judíos Argentinos hemos tenido que levantar frente a cada una de las Instituciones judías del país, después de ver la impunidad con la que fueron perpetrados los atentados a la Embajada de Israel y a la AMIA.

La justicia Argentina hasta ahora no nos ha protegido, por lo que debimos levantar estos muros para disminuir la probabilidad que se repita una barbaridad como la que hoy nos junta en esta plaza.

Celebramos no haber visto a la Asociación Española , ni a la Alianza Francesa, ni a la Sociedad Italiana tener que protegerse detrás de un muro de la locura del Fundamentalismo Islámico.

Celebramos que descendientes de españoles, franceses, italianos, sirios o libaneses puedan vivir en esta Argentina plural sin complejos y sin temores.

Lamentamos que una vez mas en la historia seamos los judíos quienes tengamos que tomar las medidas de seguridad mas extremas de las que comunidad argentina alguna tenga memoria.

Personas comunes, judíos y no judíos, argentinos y no argentinos como el ciudadano boliviano o el de nacionalidad chilena antes mencionados, perecieron bajo los escombros de la AMIA.

Personas como todos nosotros los que nos hemos reunido hoy aquí.

Desde ese día, los muertos tal vez descansen en paz. Sus familiares no lo han hecho.

En la AMIA o en sus alrededores pudimos haber estado cualquiera de nosotros aquella mañana del 18 de Julio de 1994.

Por eso, víctimas del atentado a la AMIA somos todos.

Por eso, familiares de las víctimas en reclamo de justicia también somos todos.

Dos excepciones se han destacado éste último año dentro del Poder Judicial de la Nación.

Es renovadora la esperanza que infundió el Fiscal Nisman, pidiendo la captura internacional de 8 ex jerarcas Iraníes. Esperanzador es el hecho que el Juez Canicoba Corral haya refrendado con su firma los pedidos de captura de:

1- Hashemi Rasfanjani, ex presidente de Irán;

2- Ali Fallahiján, ex ministro de seguridad;

3- Ali Akbar Velayati, ex canciller;

4- Moshen Rezai, ex comandante;

5- Imad Fayez Moughnieh, ex jefe del servicio de seguridad exterior de Hezbollah;

6- Ahmad Reza Ashgari, secretario de la embajada de Irán;

7- Ahmad Vahidi, ex comandante de la unidad de elite Al-Quds;

8- Moshen Rabbani, ex consejero cultural de la embajada Iraní en la Argentina.

Por estas horas, en el acto central en Buenos Aires, la oradora principal Pilar Rahola debe estar diciendo que la responsabilidad por el atentado a la AMIA corresponde al totalitarismo teocrático Iraní. Régimen de ambición imperial, ideología totalitaria y liturgia religiosa cuyo objetivo somos todos nosotros. Viajar en un tren en Madrid, en un Subte en Londres o buscar trabajo en la Bolsa de Trabajo de la AMIA asi lo atestiguan.

Por estas horas Pilar debe estar haciendo, como siempre, el mejor homenaje discursivo que puede hacerse a las víctimas y a los familiares. Denunciar el fanatismo del fundamentalismo islámico, denunciar la falta de castigo llamada impunidad, defender los Derechos Humanos a la Vida, a la Seguridad, a la Libertad y a la Justicia.

DAIA Filial Tucumán, como Representante Político de la comunidad Judía Tucumana, solamente un homenaje puede hacer a las víctimas del antisemitismo y a sus afectos:

Ser directos y hablar sin eufemismos. Ya no pedir, sino exigir a la justicia Argentina, que el 14vo aniversario del Atentado a la Amia, dentro de 365 días, encuentre a sus responsables argentinos y extranjeros tras las rejas.

Para demostrar y demostrarnos que en la Argentina rige el Estado de Derecho.

Para que los familiares de las víctimas, que somos todos, podamos recordar en paz.

Ing,FabianNeiman Secretario

DAIA Filial Tucumán

Anuncios