El tenis israelí de damas atraviesa uno de los mejores momentos de su historia. En la Fed Cup (la Copa Davis pero de mujeres) accedió, luego de vencer en la serie a Austria 4-1 en terreno ajeno, al Grupo Mundial en el cual se codeará con las potencias de este deporte. Nunca una legión hebrea se había clasificado al máximo escalón del certamen. Shaar Peer es la figura más importante de la nación judía en la disciplina. La otra integrante del conjunto que triunfó en Europa es Tzipi Obziler, quién transita por el año más decoroso de su carrera.

El repechaje con las austriacas comenzó el sábado con una ventaja por 2-0 luego de la victoria de Peer ante Paszek 6-4,6-4 y del éxito de Obziler frente a Meusburguer 6-3,6-1. Los partidos se realizaron en cancha de tierra, una superficie favorable para las locales. Sin embargo, las anfitrionas, en ningún momento, pusieron en peligro el excelente nivel de las visitantes. El domingo se definió el pleito, en primer turno, con un nuevo festejo de Peer. Con la serie consumada, el entrenador del equipo le otorgó la posibilidad a la joven Julia Glushko, otra de las promesas. Cayó con Melanie Klafnner 6-4, 6-3. Finalmente, el dobles también fue para las hebreas.

La resurrección del tenis en la nación judía es consecuencia, en parte, del surgimiento de una jugadora talentosa como Shaar Peer. Con tan solo 20 años, se posiciona entre las 20 mejores del mundo. Ana Pistolesi, quien se retiró en el 2007, logró el mismo resultado pero cuando ya había adquirido una extensa trayectoria en la disciplina. Además, se mantuvo poco tiempo en la elite. En cambio, a Peer le resta un largo sendero por recorrer. El 2006 fue un año bisagra para ella ya que ascendió varios lugares en el ranking a causa de los títulos obtenidos. En el 2007, todavía no cosechó trofeos. Los éxitos provocaron un aumento de su popularidad en Israel. También, la consideran como una de las esperanzas del deporte vernáculo.

Una gran cantidad de aficionados recibió a la delegación en el aeropuerto de Tel Aviv. Al término de la serie en Europa, las tenistas escucharon las congratulaciones telefónicas del Primer Ministro Ehud Olmert. Estas actitudes, reflejan la importancia nacional de la hazaña. En el 2008, llegará lo más complicado: la participación en el Grupo Mundial. Se dice que lo más difícil no es trepar a lo más alto sino sostenerse en esa ubicación.

Anuncios