Israel Eldad 11/7/1980 en Yediot Ajronot

… De la concepción de Jabotinsky sobre el problema árabe, se dio a conocimiento – y también a entendimiento – el concepto de “Muro de Hierro”. En concreto, este fue el camino que se demostró como el más correcto, mientras todos los demás sucumbieron. Su explicación es que no hay que esperar el acuerdo árabe al sionismo y si el sionismo es para nosotros lo más importante, no hay alternativa sino llevarla a cabo detrás de un muro de hierro que impida que ellos le hagan el mal. Al principio, incluso, creyó que el gobierno del mandato británico que se comprometiera con la Declaración Balfour, serviría como muro de hierro, o en su defecto estaría de acuerdo que nosotros levantemos un muro de hierro. Luego, le fue claro, a su pesar, que el muro de hierro deberemos construirlos nosotros mismos, validos por nuestros propios recursos, incluso en contra de los británicos. Esta doctrina, como la doctrina que desarrollo debido a la urgencia de la evacuación de los judíos de Europa a Eretz Israel, son puntos fundamentales de su pensamiento.

… Jabotinsky habla de la solución para el problema árabe luego de concretado el objetivo, es decir, cuando se levante un estado judío a ambas márgenes del Jordán, y en ella, en este estado judío, se concentren la mayoría de los judíos de Europa, cerca de seis millones, contra dos millones de miembros de la minoría árabe, un millón de hoy (1940) y otro millón que se agregará de los hijos de estos hasta la creación del estado judío.

Sobre esta base política, geográfica y demográfica, propone Jabotinsky en su último libro, como un testamento político, los principios del status de los árabes como minoría en este estado.

Primero que nada, igualdad de derechos plena para todos, con la condición que esto no moleste a ningún judío proveniente de otros países volver a su patria Eretz Israel.

Luego, comenta explícitamente el concepto de Autonomía cultural, a la que tienen derecho los dos grupos nacionales, el judío y el árabe. Cuerpos públicos autónomos igualitarios. Cada uno de esos grupos nacionales tendrá derecho a un parlamento propio y conducción propia, derecho a recaudar impuestos, etc. Por sobre estos, por supuesto, estará el gobierno del país, en el que estará un representante oficial de cada grupo nacional.

Empero, a decir verdad: luego que Jabotinsky se diera cuenta de la situación de los árabes, que ser una minoría en un estado judío no es una tragedia puesto que ellos tienen siete (36) países árabes, va a ser mejor cualquier otro lado, incluso mejor que los países árabes, Jabotisnky supone que a pesar de todo, que ellos no quieran esto, que ellos no acepten el status de minoría incluso en estas condiciones ideales:

“El autor del texto no considera una tragedia o desgracia alguna su predisposición a migrar del país… Si la Comisión Real Inglesa no se preocupó porque 350.000 árabes abandonen Eretz Israel (según el programa de partición de 1937), no tenemos nosotros que aterrorizarnos de la posibilidad que 900.000 árabes abandonen Israel. No hay ninguna obligación de abandonar de esta manera, pero si los árabes prefieren abandonar es posible discutir esta propuesta sin una gota de dolor en el corazón”

Mas de una vez utilizan los escritores y “predicadores” que vienen, entre otras cosas, a luchar a favor de un Estado Palestino versos de la conocida canción de Jabotinsky que ellos citan de esta manera:

“Allí vivirán en abundancia y felicidad el hijo del árabe, el hijo del cristiano y mi hijo…”

Así lo citan y no esta lejano de la versión del autor. Esta escrito en la Torá “Asesinar”; está escrito o no? De verdad está escrito, sólo que antes que eso hay una pequeña palabra: “NO”…

Con la cita de estos dos versos de la canción se olvidan de la pequeña palabra destacada en el texto “ALLÍ”; y para que no se diga que “ALLÍ” hace referencia a Gush Dan o a Herztlia y sus suburbios o a las dos márgenes del Río Yarkón, escribe Jabotinsky específicamente – y este es el principal objetivo de la canción – “En las dos márgenes del Río Jordán, pues dos márgenes tiene el Jordán, una es nuestra la otra también”. Esta es la naturaleza de la canción y no tiene cabida no la felicidad y no la abundancia, no para ellos y no para nosotros, y esta es la esencia del programa político para ocho millones de personas. “ALLÍ” – le será ofrecida a los árabes esa autonomía. Si quieren la recibirán en abundancia y felicidad. Si no quieren la única alternativa según Jabotinsky es su migración voluntaria …

Anuncios