agosto 2007


En los últimos meses la agrupación terrorista Hamas, con mayoría en Gaza adquirió grandes cantidades de armamento contrabandeados desde Egipto , mientras que continuó el lanzamiento de misiles Qassam contra ciudades Israelíes. Ahora planea continuar y cometer grandes atentandos contra Israel.

El vice director del Servicio Secreto Israelí, informó en la reunión de gabinete de hoy que “hay una orden expresa de la jefatura de Hamás fuera de la Franja de Gaza de perpetrar un atentado de grandes proporciones en Israel. Seguimos muy de cerca el desarrollo de los acontecimientos”.

“El vice director del Servicio de Inteligencia informó a los ministros que se produjo un aumento en el número de atentados. La semana pasada fueron 56, mientras la anterior se registraron 43 y 20 ataques con misiles Kassam hacia el sur del país.

Además, el fenómeno del contrabando de armas continúa y aumenta. Desde que Hamás se apoderó del gobierno en la Franja de Gaza en el mes de junio pasado, fueron trasladadas 40 toneladas de armamento, lo cual representa la mitad de lo que se había contrabandeado desde la Desconexión de Gaza, hace ya dos años. Desde principios de agosto hubo 5 episodios de contrabando desde Egipto, en los cuales se ingresaron 13 toneladas de explosivos, al tiempo que se registró un marcado descenso en la actividad de las autoridades egipcias para interceptar dicho contrabando.”

Leer Noticia Completa

En un comunicado de la Agencia Oficial de Prensa iraní IRNA se dieron a conocer partes del un discurso que dio ayer el presidente iraní Mahmoud Ajmadinejad durante su visita en la embajada iraní en Kabul, Afganistan en la que este asegura que un gobierno del Islam es la unica salvación para el mundo.

´No hay otra verdad en la tierra que el monoteismo y seguir los caminos del Islam y no hay otra forma de salvación para la humanidad sino el gobierno del Islám sobre la humanidad´.

Ajmadinejad dijo que las naciones se estan distanciando de ´la cultura del materialismo y el egoísmo y busca una nueva forma de prosperidad´.

También aseguró que es momento de ´gran responsabilidad para introducir el Islam genuino´. A su vez dijo que los musulmanes ´tienen la obligación de resistir al enemigo cerrando sus filas´.

Fuente: El Reloj

Omairi aparece mencionado muchas veces en la causa del atentado contra la AMIA, ocurrido el 18 de julio de 1994, como representante en la Triple Frontera de Hezbollah, la agrupación libanesa apoyada por Siria e Irán que para la justicia argentina fue responsable de ese atentado y de la voladura de la embajada de Israel el 17 de marzo de 1992. Hezbollah lo ha negado.

Fuentes de la Policía Federal brasileña explicaron a LA NACION que los Omairi se hallaban prófugos y con un pedido de condena de once años de prisión. Aún estaría prófugo otro de los hijos, Ali Mohammed. Las detenciones se habrían producido el 15 del corriente mes y habrían sido impulsadas por los Estados Unidos.

Horacio Calderón, especialista argentino en Medio Oriente y contraterrorismo, había confiado a este diario la existencia de operativos que procuraban la captura de los Omairi y miembros de su grupo.

“Es el punto inicial -dijo Calderón- de una serie de operaciones que desarrollarán Brasil y Paraguay bajo una fuerte presión de los Estados Unidos. Algunos interrogadores intentarían que Omairi mencionara algo vinculado con la AMIA y la embajada de Israel. No sólo se lo considera miembro de Hezbollah, sino también un coordinador de las actividades con otros militantes en la región, y una figura clave que conseguía y otorgaba documentación paraguaya y brasileña falsa a cuadros llegados de Medio Oriente.”

Calderón agregó que Farouk Omairi “está involucrado en narcotráfico. Además de Omairi, Brasil también detuvo a dos efectivos de sus fuerzas de seguridad y un importante miembro del área naval”.

En la mira de Washington

Si bien en la justicia federal se sabe que la Unidad Fiscal AMIA, que dirige el fiscal federal Alberto Nisman, prepara un anuncio sobre la investigación del atentado, fuentes de la causa AMIA respondieron que la SIDE les comunicó ayer la captura de Omairi.

En diciembre último, mediante un fuerte operativo de prensa, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos acusó a nueve personas y dos entidades comerciales de la Triple Frontera de proporcionar apoyo logístico y financiero a Hezbollah.

Omairi, dueño de la agencia de cambios y turismo Piloto Turismo Ltda., era uno de los acusados por los norteamericanos, que lo involucraban, además, en lavado de dinero. Otros eran integrantes del clan Barakaat, también incluidos en la causa AMIA.

Pero el informe norteamericano fue cuestionado por los gobiernos argentino, paraguayo y brasileño, y un comunicado de la cancillería argentina expresó en diciembre que no aportaba “nuevos elementos que pudieran afirmar la existencia de actividades terroristas en la región, incluyendo el financiamiento del terrorismo”.

Washington desarrolla una fuerte ofensiva contra Irán y en ese contexto elogió el dictamen de Nisman que el año pasado acusó a ocho iraníes y un libanés de la voladura de la AMIA. Omairi no está en la lista.

El ingreso en la causa AMIA de la línea de investigación sobre la Triple Frontera que incluye a este libanés se produjo en septiembre de 1994, con la declaración del Testigo A, Majid Parvas, introducido en el expediente por dos periodistas muy cercanos al juez federal Juan José Galeano, que labraba el sumario y luego resultó destituido por irregularidades.

A Omairi también lo menciona un informe que la SIDE elaboró en 2003 con material de agencias de Inteligencia extranjeras.

Con la colaboración de Luis Esnal, corresponsal en Brasil

Por Jorge Urien Berri
De la Redacción de LA NACION

Fuente: AJN

Buena Prensa realizó un excelente trabajo sobre el perfil del terrorista suicida palestino, realizado con encuestas y estadísticas mas de uno se va a sorprender con las conclusiones a las que llego.

Lo pueden ver aquí

Las ironías de la ONU: Irán fue designada para el comité contra el racismo.Una vez más, las Naciones Unidas hacen gala de su ambigüedad política. En esta ocasión, es Irán el actor principal de una película cuyo argumento, al parecer, no por repetido está gastado.

Fuente: Infolive.tv

Una nueva encuesta de opinión pública realizada por la empresa “Near East Consulting” indica que el golpe militar del Hamás en la Franja de Gaza produjo un incremento de la popularidad de Fatah en la sociedad palestina. Si se realizaran en estos días las elecciones parlamentarias y presidenciales, el movimiento Fatah ganaría, y a lo grande. Se trata de una encuesta telefónica realizada entre el 11 y 13 de agosto con la participación de 860 personas de la Margen Occidental, la Franja de Gaza y Jerusalem.

Estos son los principales resultados de la encuesta:

 

Marwan Bargouthi, que se encuentra en Israel cumpliendo una condena a cadena perpetua por el asesinato de ciudadanos israelíes, secretario general del movimiento Al Fatah, es el elegido por 42% de palestinos para la presidencia de la Autoridad Nacional Palestina, 33% apoyan a Abu Mazen, y 12% respondieron que no hay ningún candidato adecuado en Fatah.

En qué medida son adecuados los candidatos de Hamás para la presidencia:

34% Ismail Hanyiye, primer ministro de Hamás

14% Abed Al Aziz Dweik , presidente del Parlamento Palestino, detenido en Israel

12% Khaled Mashal

33% No hay ningún candidato de Hamás adecuado para dirigir al pueblo palestino

La popularidad de Ismail Haniye se reparte en 43% en la Franja de Gaza y 28% en la Margen Occidental
¿A quién votaría como próximo presidente de la Autoridad Nacional Palestina?

44% Un candidato de Fatah

15% Un candidato de Hamás

15% Otros candidatos

27% No votarán

50% de los habitantes de la Franja de Gaza aseguraron que darán su voto al candidato de Fatah y 19% al de Hamás

39% de los habitantes de la Margen Occidental votarán por el candidato de Fatah y 11% por el de Hamás

¿A qué partido votaría en las elecciones parlamentarias?

En la Franja de Gaza 46% votarían a Fatah y 21% a Hamás

En la Margen Occidental 37% votarían por Fatah y 11% por Hamás

36% de los habitantes de la Margen Occidental y 21% de los habitantes de la Franja de Gaza señalaron que no ejercerán su derecho a voto

71% de los palestinos están a favor de adelantar las elecciones parlamentarias.

Fuente: Povesham

La semana pasada, la Administración Bush anunció su decisión de reforzar militar y económicamente a sus aliados clave en Oriente Medio. A lo largo de una década, Israel recibiría 30.000 millones de dólares, Egipto 13.000 y entre Arabia Saudí y los demás países del Golfo Pérsico otros 20.000. Israel y Egipto han sido los dos mayores receptores de asistencia financiera y militar estadounidense durante casi tres décadas ya, y si bien Arabia Saudí es también un aliado clave de Washington (a partir de la dependencia petrolera), la decisión de incluirla en el paquete, no obstante, ha sido recibida con escepticismo en no pocos rincones de Israel y del propio Estados Unidos.

Tal escepticismo deviene de la naturaleza del régimen saudí, así como de la sospecha de un giro en la política exterior de esta Casa Blanca.

Luego del 11 de septiembre de 2001, la Administración Bush comprendió que era imperativo reevaluar las premisas de la política exterior en Oriente Medio. Un comunicado de la Casa Blanca dio expresión a esa inquietud: “Durante medio siglo, el objetivo primario de Estados Unidos en Oriente Medio fue la estabilidad…El 11-S comprendimos que años de perseguir la estabilidad para promover la paz nos ha dejado sin ninguna de las dos. En lugar de ello, la ausencia de libertad ha hecho de Oriente Medio una incubadora de terrorismo. El status quo anterior al 11-S es peligroso e inaceptable”. De aquí surgió la impetuosa corriente democratizadora para esta región, que parece no haber colmado sus propias expectativas al cabo de estos años. Con esta última decisión de apuntalar a la monarquía feudal de Riyadh, Washington parece haber abandonado su noción libertadora de manera definitiva.

Es cierto que la determinación de reforzar con arsenal político, económico y militar a aliados regionales es eminentemente lógica. Ante el avance del chiísmo extremista iraní, por un lado, y el del sunnismo radical de Al-Qaeda y Hamás por el otro, parece sensata la idea de ayudar a los países interesados en contener dichas amenazas. Ello a su vez podría servir de aliciente para que naciones como Siria, que están hoy bajo la órbita iraní, reconsideren su actitud al apreciar los beneficios del tutelaje americano. No es casual que los integrantes del Eje del Mal regional hayan protestado contra esta iniciativa. Además, tal como analistas han señalado, un abandono americano de la Casa de Saúd sería contraproducente para Washington sin una contrapartida de mejoramiento en la conducta saudí. Riyadh podría adquirir armamento de otros proveedores internacionales y al hacerlo no solo permanecería bien armada, sino que dejaría de depender de USA para el mantenimiento y actualización de sus equipos, algo que debilitaría políticamente a Washington ante Riyadh.

Aún así, las dudas persisten. Cabe preguntarse primero si Riyadh estaba tan necesitada de asistencia económica a la luz de los ingresos de 650.000 millones de dólares que ha tenido la OPEP el año pasado, de la cual Arabia Saudí es su principal miembro. En segundo lugar, la conducta política de Riyadh ha dejado mucho que desear como para merecer semejante premio. Aún continúa poco dispuesta a cooperar en la estabilización de Irak, a controlar la financiación que sus muchos príncipes dan al integrismo islámico, a endurecer su relación con Hamás, a normalizar seriamente sus vínculos con Israel, a liberalizar su política interna o a detener la promoción de educación yihadista en sus mezquitas. Seis años después de que 15 sauditas participaran del peor atentado terrorista en suelo norteamericano, el 45% de todos los terroristas suicidas en Irak hoy son saudíes, según informa el diario Los Angeles Times.

Y, por supuesto, está el tema de la inestabilidad oficial. Tal como ha indicado Bret Stephens, del Wall Street Journal, la edad de los actuales dirigentes sauditas anuncia su inminente partida, y con ellos quizás la gobernabilidad. El Rey Abdulah, actual líder, nació en 1924. Su sucesor designado, el Príncipe Sultán, nació en 1926. Los siguientes en la línea son el Príncipe Nayef, nacido en 1933, y el Príncipe Salman, de 1935. Otros candidatos posibles son el Príncipe Bandar, de 58 años, que por ser presumiblemente hijo de una esclava no sería elegible, y el Príncipe Saud al-Faisal, de 67, que tiene problemas de salud. Y luego restan una docena de príncipes multimillonarios como condimento perfecto para la intriga palaciega. Como trasfondo, la posibilidad de un golpe de estado islamista no es descabellada, y es un escenario en el que este nuevo armamento quedaría en sus manos. En vista de todo esto, resulta cuestionable la idea de invertir tanto en una monarquía no del todo cooperativa, no del todo estable, y no del todo amigable.

En la actual coyuntura geopolítica, reforzar a los saudíes es lógico. Queda por ver si es prudente y, a largo plazo, conveniente.

Fuente: Libertad Digital

Página siguiente »