septiembre 2007


La doctora en filología catalana Pilar Rahola felicitó al presidente argentino Néstor Kirchner por cumplir con la petición que ella y los familiares de la AMIA le habían exigido hace tiempo y dijo estar sorprendida por la actitud de compromiso del mandatario.

El Presidente reclamó ayer al gobierno de Irán que “respete la jurisdicción de la justicia argentina” y colabore en la investigación del atentado contra la sede de la mutual judía AMIA, ocurrido en 1994, en el que murieron 85 personas y por el que están acusados varios ex funcionarios iraníes.

Creo que sería mucho soñar esperar algo así, no va a hacer ni caso”, destacó la periodista española y advirtió que éste será “un nuevo episodio de vergüenza de la ONU” por haber dejado participar a un mandatario que no dialoga y aboga por un gobierno homofóbico y antisemita.

“Irán es una dictadura y las dictaduras no dialogan, no se someten a las leyes democráticas y no respetan el orden internacional”, consideró Rahola, al participar del programa Cada Mañana, que emite Radio 10.

Además, consideró la presencia de Mahmoud Ahmadinejad en la Asamblea Anual de la ONU como una derrota. “Yo no le habría dado altavoz; me parece una burla a la libertad de expresión que nunca debe confundirse con la libertad de agresión”, expresó.

La intelectual, que fue vicealcaldesa de Barcelona, consideró que el presidente de Irán tuvo “libertad de insulto o para hacer apología de la violencia”, y aclaró que esto “es una burla a las víctimas y al Estado de Derecho y a la libertad de expresión”.

“Ahmadinejad no podría haber hablado en una universidad alemana o francesa. Él hizo apología de la homofobia, del antisemitismo y del machismo más irredento. Eso es delito en mayoría de países. Pero en el mundo anglosajón se pone la libertad de expresión por encima de todo”, concluyó.

Infobae

Anuncios

AMIA Y DAIA presentes en la manifestación contra Ahmadinejad en Nueva York

 

 

manifest-ny-2.jpg

Especial AJN.- La AMIA con su presidente Luis Grynwald y su secretario general Edgardo Gorenberg, el presidente de la DAIA Aldo Donzis y el presidente de la ADL, liga antidifamación, se hicieron presentes en la Av. 2 y la calle 47 entre los miles de manifestantes que repudiaron la presencia de Mahmud Ahmadinejad en Nueva York.
Mientras cientos de personas se manifestaban contra el Presidente iraní en el campus de la universidad, cerca del barrio neoyorquino de Harlem, dentro del edificio Ahmadinejad dictó una conferencia y respondió una serie de preguntas sobre sus amenazas a Israel, su negación del Holocausto judío y la represión a opositores en el país persa. Pero antes debió escuchar una durísima introducción del presidente de Columbia.
La prensa de Nueva York calificó al presidente iraní de “demonio”, “loco”, “terrorista número 1” y “Hitler iraní”.

Cuatro terroristas palestinos murieron esta tarde en una acción en el sur de la ciudad de Gaza.

Según fuentes palestinas, un aparato de la aviación disparó al menos dos misiles contra un vehículo en el que viajaban miembros del Ejército del Islám.

En un primer momento testigos presenciales del ataque informaron que los fallecidos en el ataque eran miembros del grupo islámico Hamás.

Por su parte, Moawia Hasanen, jefe del servicio de emergencias del Ministerio de Salud palestino dijo que los cadáveres de cuatro palestinos muertos en el ataque llegaron esta tarde al hospital Shifa de la ciudad de Gaza.

El funcionario añadió que los fallecidos viajaban en un todoterreno que circulaba por el sur de la ciudad de Gaza, aunque no pudo precisar la identidad de las víctimas.

El Ejército del Islam es una facción armada palestina que se adjudicó el secuestro del periodista británico Alan Johnston y la captura del soldado Guilad Shalit, en conjunto con Hamás y los Comités Populares de la Resistencia.

Fuente: Aurora Digital

Probablemente se encenderán velas conmemorativas por los que ya no están en la mayor parte de los hogares judíos esta noche, la víspera del día de Yom Kippur.

por Sara Honig

Probablemente se encenderán velas conmemorativas por los que ya no están en la mayor parte de los hogares judíos esta noche, la víspera del día de Yom Kippur. ¿Dedicará alguien una vela a Rafael Khirs? Para cuando su vida acabó prematuramente a los 21 años, no le quedaba familia inmediata cercana.

Conocí a Rafael totalmente por casualidad hace varios meses, casi 59 años después de su muerte, y quedé tan conmovida por él que pensé en encender una llama verbal en su memoria. En aquel momento, escribí un artículo (publicado el 26 de julio) que comparaba la expulsión generada políticamente de los colonos de Gush Katif con la violencia generada políticamente hacia el barco del [movimiento] IZL Altalena apenas semanas después de que Israel lograse la independencia y mientras la desesperada guerra por su supervivencia física resonaba furiosamente.

Ahí es cuando conocí por casualidad a Rafael. Más precisamente, me encontré con un poema que inventó tras llegar a este país a bordo del Altalena. Llevaba una inestimable carga de armamento para los defensores enormemente desbordados en cifras y armamento del acosado Israel recién nacido: 5500 rifles, 50 armas antitanque, alrededor de 5 millones de municiones, miles de proyectiles y bombas, 450 ametralladoras, cinco vehículos blindados y mucho más. También transportaba a más de 900 jóvenes voluntarios — en su mayoría miembros de Betar supervivientes del Holocausto, impacientes por alistarse en el ejército.

El IZL, que para entonces firmaba un acuerdo oficial de disolución, informaba al gobierno de que el barco había izado velas. David Ben-Gurión ordenó a través de Yisrael Galili que el Altalena atracase en Kfar Vitkin. Las negociaciones sobre cómo se dividiría su cargamento estaban en marcha. Todo estaba destinado al ejército, aunque el IZL solicitó una porción para los dolorosamente sub-equipados veteranos del IZL.

El Altalena alcanzó Kfar Vitkin el 20 de junio de 1948. Pero antes de que su bodega pudiera ser descargada por completo, era sitiado y sus hombres atacados. Todo esfuerzo de mediación por evitar el derramamiento de sangre fue rechazado despreciativa mente por Ben -Gurión.

El Altalena levó anclas y huyó a Tel Aviv, donde fue alcanzado por fuego de artillería. Fuerzas encabezadas por Yitzhak Rabin apuntaban a cualquiera que saltase del muelle o nadase desde la costa para ayudar al herido. 17 hombres del Altalena resultaron abatidos y gran parte de su cargamento destruido.

Amargamente traicionado, Rafael se dirigía directamente al estado a través de sus versos:

Emprendimos nuestro viaje

Para sufrir y luchar por ti.

Te trajimos valor revolucionario

Y un barco de armas para liberarte.

Durante años en Europa

Trabajamos sin pausa

Para traerte el Altalena,

El fruto de nuestra labor.

¡Y cómo nos recibes!

Dios,

¡Nunca lo olvidaremos!

Con hermanos de armas soñamos,

Pero nos encontramos con el cañón.

Y aunque hundieron el Altalena,

Levantad vuestras cabezas, soldados.

Al conjunto de Eretz Yisrael,

Seguimos siendo por siempre leales.

EL HEBREO ORIGINAL no tiene errores, pero es sencillo, casi ingenuo — claramente escrito por alguien que conocía el idioma pero no como lengua materna. Traduje las estrofas y comencé a preguntarme acerca de quién era Rafael Khirs. Descubrí su nombre en una lista de 17 pasajeros del Altalena que cayeron en la Guerra de Independencia.

Rafael había estado menos de cuatro meses en su nueva patria cuando entregó su vida.

De los fragmentos de información obtenibles a través del Ministerio de Defensa, resulta que el sargento Khirs era un comandante de pelotón en el Batallón 91 de la Brigada Oded (muchas de sus tropas también eran inmigrantes nuevos, recién desembarcados, con los horrores del Holocausto aún recientes en sus cabezas).

Según una breve reseña biográfica, Rafael nació el 31 de agosto de 1927 en un pueblo transilvano llamado Sasregen por sus habitantes judíos (Szaszregen en húngaro y Reghin en rumano). Su muy ortodoxa familia también era ferozmente sionista. Su madre estuvo de visita aquí en 1936 para adquirir terrenos con el fin de facilitar la migración de la familia. Las restricciones británicas y la Segunda Guerra Mundial frustraron sus planes. Rafael asistió al yeshiva después de su bar mitzva y también en 1940 ingresó en Betar, que se convirtió en su pasión.

No se menciona nada de su destino durante el Holocausto, excepto que gran parte de su familia pereció. El Rafael de posguerra encabezaba un grupo de jóvenes miembros de Betar que se abrieron camino hasta un colectivo de jóvenes de Betar en Italia, donde Rafael sobresalió en natación y fútbol y donde conoció a los organizadores del Altalena.

Había disponible poca información más. Junto al nombre de Rafael, el ministerio enumera entre paréntesis a Zvi-David. Quizá eran sus nombres reales y Rafael su nombre de guerra del IZL. Se necesitó investigación adicional para descubrir que su apellido no se transcribe a Kirsch, como asumí. Eso llegó tras una tentativa de rastrear a los parientes restantes, lo cual me llevó a las “Paginas de testigos” del Yad Vashem.

Una de su padre, Ya’acov, fue archivada en 1955 por un primo en Petah Tikva. El padre falleció en el campo de concentración de Mauthausen. El abuelo paterno de Rafael también era Zvi-David.

Una “Página” de la madre asesinada en Auschwitz llegaba también de Petah Tikva. Su nombre de soltera era Schreiber, lo cual me recordó que otro de los recién llegados del Altalena era un tal Schreiber – Shlomo-Zvi. También le busqué. También era natural de Sasregen, nacido en 1927, de una familia ortodoxa sionista, estudiante de yeshiva post-bar mitzva, y ávido activista de Betar que perdió a la mayor parte de su familia en el Holocausto y llegó hasta el Italia y el Altalena con… su primo Rafael Khirs.

LA SUYA ERA una relación doble – su padre era el hermano de la madre de Shlomo-Zvi. La madre de Rafael era la hermana del padre de Shlomo-Zvi. En términos genéricos Rafael y Shlomo-Zvi eran como hermanos. Los padres de Shlomo-Zvi, Hillel y Raquel, también fueron asesinados en Auschwitz.

Shlomo-Zvi también fue asignado al Batallón 91 de la Brigada Oded. Ambos primos participaron en la misma batalla de la Operación Yoav por los puestos avanzados de Karatiya que bloquearon los caminos de Negev. Ambos cayeron el mismo día — el 18 de octubre de 1948.

Según el calendario hebreo, eso era el 15 de Tishrei – el primer día de Succot, apenas 5 días después de Yom Kippur.

¿Encenderá alguien una vela y observará este yahrzeit?

Independientemente de si estos primos de la misma edad son o no recordados por algún pariente vivo, el colectivo judío no debería olvidar en su día más sagrado el trágico sacrificio — aunque nada atípico de esa era — de una familia ya devastada.

Cómo definir políticamente a Hugo Chávez no es una cuestión banal. En un reciente discurso, el mismo Chávez llamaba a estudiar la nueva terminología bolivariana porque ”el lenguaje es muy importante”. El aspirante a dictador tiene razón. Desde hace décadas en el mundo occidental se libra una sorda guerra cultural en torno al lenguaje. En los próximos meses, por ejemplo, vamos a ver como la izquierda va a volver a insistir en hablar de ”las fiestas” y eliminar cualquier mención a las Pascuas y las Navidades cristianas.

Fue Gramsci el que llegó a la conclusión de que lo fundamental no era conquistar el poder político, como planteaba Lenin, sino conquistar los puestos de mando de la cultura. Para Gramsci, fundador de Partido Comunista Italiano, la revolución no era tanto un evento político como un proceso cultural. En cierta medida, estamos contemplando el triunfo de sus ideas. En EEUU, las ideas marxistas dominan la educación superior, Hollywood y la mayor parte de la gran prensa. A ellas debemos la imposición del llamado ”pensamiento políticamente correcto”. Estemos conscientes o no, vivimos en medio de una guerra cultural.

Un exitoso ejemplo de la manipulación del lenguaje es la popular concepción de que el fascismo y el comunismo son polos opuestos. Fue un engaño popularizado por la Internacional Comunista a mediados de los años 30. Se apoyaba fundalmente en que la URSS y otros países socialistas no permitían la propiedad privada de los medios de producción mientras que en la Italia fascista y la Alemania nazi imperaba ”la dictadura terrorista del gran capital”. Era una enorme fallsificación histórica. En la Italia fascista y la Alemania nazi se toleraba la propiedad privada de los medios de producción aunque no se trataba del casi ilimitado derecho del derecho romano o de los EEUU del sigo XIX, sino una posesión condicional bajo la que el estado, propietario en última instancia, se reservaba el derecho de interferir e inclusive confiscar las propiedades que, a su juicio, estuvieran mal utilizadas. ¿No les recuerda algo a los venezolanos? El sistema funcionó porque los empresarios acataron todo tipo de regulaciones e interferencias con tal de salvaguardar algún margen de ganancias. Según la doctrina fascista, la verdadera lucha de clases no era entre clases, sino entre naciones. El objetivo del fascismo era superar las estrechas alianzas clasistas, todas las clases tenían que subordinar sus intereses particulares a los de la nación, y colaborar contra el enemigo externo. No es casual que, al inicio de su carrera, Mussolini fuera un destacado líder socialista. Reconocía el principio de la propiedad privada, pero no como un derecho sino como un privilegio concedido por el estado. En los años 20, por ejemplo, se arrogó la autoridad de interferir con el mercado. Hitler, por su parte, compartía el odio socialista contra la ”burguesía” y ”el capitalismo” y explotó las tradiciones socialistas de Alemania. Su partido se llamaba el Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes, adoptó la bandera roja, declaró feriado el 1 de mayo y requería que sus miembros se llamaran ”camaradas” (Genossen). En una ocasión, en medio de la Segunda Guerra Mundial, Hitler declaró que ”básicamente el nacionalsocialismo y el marxismo son lo mismo”. ¿No es curioso que Jorge Dimitrov, presidente de la Internacional Comunista, fuera acusado del incendio del Reichstag en 1933 y declarado inocente por los tribunales nazis? ¿Y acaso no firmó Stalin un pacto de no agresión y ayuda mutua con Hitler en 1939?

Dado el valor supremo asignado a la raza, no es sorprendente que los nazis rehusaran reconocer derechos individuales de ninguna clase, incluyendo la propiedad privada. Al mes de tomar el control del gobierno alemán, los nazis suspendieron las garantías constitucionales sobre la propiedad privada. La independencia de la libre empresa se vio radicalmente limitada. El estado nazi intervino en todos los niveles de la actividad económica, regulando precios, salarios, dividendos e inversiones, limitando la competencia y resolviendo las disputas laborales. En 1936, se creó la Oficina del Comisario para la Formación de Precios para garantizar ”precios económicamente justos”, lo que suspendió el mecanismo regulador del mercado.

Un decreto de 1937 estipulaba que el dueño de una granja que no estuviera eficientemente cultivada tenía que pasarla o arrendarla a un granjero más competente. Las tierras podían ser expropiadas para uso ”comunitario”. ¿No les recuerda algo a los venezolanos? El gobierno determinaba a qué cosechas podía dedicarse el granjero y cuánto tenía que entregar a las agencias estatales. Como dijera Schoenbaum en La revolución social de Hitler: “A pesar de una generación de mitología marxista y neomarxista, probablemente nunca una economía ostensiblemente capitalista haya sido dirigida de una forma tan no capitalista e, inclusive, tan anticapitalista como la economía alemana entre 1933 y 1939”.

¿Cómo es posible entonces considerar al fascismo como ”la dictadura terrorista del gran capital”? La experiencia confirma que al igual que la libertad necesita del derecho a la propiedad, el totalitarismo necesita eliminar la autoridad de los ciudadanos sobre las cosas, porque ésta les permite evadir el poder omnipresente del estado.

Hugo Chávez podrá considerarse comunista, pero se define cada vez más como un líder fascista. No es un insulto, es una definición. Y, después de todo, la diferencia no es mucha.

Fuente: http://www.elnuevoherald.com

En una nueva muestra de su enorme poderío militar, Irán presentó hoy un nuevo misil de largo alcance, denominado Ghadr, que, según dijeron las autoridades de ese país, puede llegar a 1.800 kilómetros de distancia. Fue en un desfile militar realizado en Teherán.

Durante la ceremonia, también se mostró un ejemplar de un Shahab-3, que fue mejorado en los últimos meses para lograr un alcance de 2.000 km.

El desfile, que arrancó con una demostración de vuelo de tres aviones Saegheh, se llevó a cabo en ocasión de un nuevo aniversario del desencadenamiento de la guerra entre Irán e Irak (1980-88). Este año, a diferencia de 2006, en la marcha militar se vieron numerosas proclamas contra Estados Unidos e Israel.

En algunos vehículos se podía leer: “Muerte a América”, o “Israel debe ser borrado del mapa”, una frase que pronunció en 2005 el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, y que levantó la condena de la comunidad internacional.

Fuente: Clarín

El victimismo musulmán no es un sentimiento. Es un arma para crear mala conciencia entre nosotros y lanzar acusaciones de xenofobia. Pero en Europa no hay islamofobia, más bien todo lo contrario.

Ejemplos: En 1995, el secretario general de la OTAN, Willy Claes, se vio forzado a dimitir tras avisar de que la seguridad atlántica se encontraba crecientemente amenazada por el islamismo, de Marruecos a Pakistán; diez años más tarde, Ayaan Hirsi Ali, coautora del guión de la película Sumisión (por la que, dicho sea de paso, pagó con su vida su director Theo van Gogh), tuvo que exiliarse a América al ser considerada peligrosa para sus vecinos, al pesar sobre ella una «fatwa» de muerte. Valientes los vecinos; el año pasado, Robert Redeker, un profesor de filosofía francés, tuvo que pasar a la clandestinidad porque afirmaba en un artículo que el islam no es una religión pacífica; poco antes, Flemming Rose, el editor de las viñetas sobre Mahoma, también tuvo que buscar refugio en Norteamérica ante la falta de apoyo en nuestro Viejo Continente; antesdeayer, sin ir más lejos, se disolvía a palos una manifestación en Bruselas convocada para protestar contra la islamización de Europa.

Estos y otros muchos casos, como el perdón exigido al Papa por su discurso en Ratisbona, son vistos como actos de justicia, aunque no lo sean. Y frente al hecho de que el nexo que une a los sucesivos atentados terroristas en Europa sea la fe que profesan sus perpetradores, los musulmanes apenas se manifiestan. De hecho, donde se les ha preguntado, como en el Reino Unido y los países nórdicos, una gran proporción de encuestados «entiende» el terrorismo suicida islamista, por ejemplo. Opinión que es mayoría entre sus jóvenes. Aún peor, un número nada desdeñable los apoya. Y a pesar de ello, los europeos siguen recibiéndoles con los brazos abiertos y se condena a quien se resiste frente al islamismo. No hay islamofobia sino su contrario, islamofilia. Poco importa que sea una enfermedad altamente letal.

Fuente: Diario de América

Página siguiente »