Durante los últimos años se vienen organizando petitorios y protestas por los resultados de búsquedas en Google en todo el mundo judío, con una frecuencia de uno cada tantos meses. A raíz de una nueva ola de petitorios organizada desde Israel, la sede jerosolimitana de la Liga Antidifamatoria emitió una recomendación de no firmarlos.
Ello se debe a dos razones. La primera, dice ADL: no es efectivo, dado que Google no va a modificar sus definiciones de busqueda ni censurar páginas web.
La segunda es que el departamento de Internet de la Liga Antidifamatoria descubrió que los nombres de los firmante de un petitorio se ven expuestos y muchos de ellos ya fueron copiados por los sitios antisemitas a los que pretendían combatir. Ahora, los firmantes mismos podrían recibir correos antisemitas.
Según miembros de ADL, ellos están en contacto permanente, desde 2004, con el presidente de Google, Sergei Breen, y llegaron a la conclusión de que la empresa ha tomado las medidas requeridas. En ADL aceptaron las explicaciones de la empresa Google de que, dada la manera en que se calculan los algoritmos del motor de búsqueda para ordenar los sitios web, y dado el hecho de que el sitio antisemita jewwatch.com, que “rebela conspiraciones judías”, está activo hace ya una década y tiene numerosos links en todo el mundo, siempre está arriba en la lista cuando se busca la palabra “Jew” (Judío).
Lo que hizo Google es incorporar a los resultados de la búsqueda también una explicación acerca de la política de empresa de esa compañía, que reconoce el carácter antisemita del sitio, y por eso redirige a los cybernautas a sitios dedicados a la lucha contra el antisemitismo.

Fuente: Povesham

Anuncios