noviembre 2007


ENTREVISTA CON EL COLONO JUDÍO DANI DAYAN

Dani Dayan, el líder de los colonos judíos, anunció una campaña para evitar la evacuación masiva de las colonias. Ademas dijo: ‘La paz llegará cuando los palestinos sean conscientes que no pueden agredir a Israel’.

Las colinas de Cisjordania se despiertan esperando el tren de paz que salió de Annapolis. Tras cruzar aldeas palestinas, rodeadas por puestos de control israelíes, llegamos a nuestro destino: la colonia Malee Shomron, de apenas 1.000 habitantes. Nos recibe Dani Dayan que a primera vista parece un abogado a punto de ir al trabajo tras el café de la mañana. Pero la cumbre de Annapolis le convierte en uno de los personajes clave. Su cargo: líder del Consejo de Colonos, poderoso grupo en pie de guerra por si su primer ministro, Ehud Olmert, decide evacuar enclaves ilegales y colonias.

Nacido en Buenos Aires, Dayan cumplió su sueño en el 71: “Vinimos a Israel porque es el hogar del pueblo judío”. Hace tres años, era el director de una importante compañía de informática. De estar al cargo de 400 empleados ha pasado ahora a ser el portavoz de 267.500 colonos. “Llegaremos en pocos meses a los 300.000”, dice en un desafiante mensaje.

Dayan siguió desde su casa los discursos de Annapolis. “Esta cumbre ha sido un grave error porque el terreno no está preparado para una solución final del conflicto. Abu Mazen es muy débil, como un jubilado que sigue yendo cada día al trabajo pero no hace nada ni controla nada”, opina.

Este jueves Dayan cumple 52 años. El regalo más amargo se lo dio Olmert cuando aseguró en Annapolis: “La realidad creada tras la guerra del 67 cambiará de forma muy significativa, es inevitable”. En teoría, el desmantelamiento de las colonias. En la práctica, una incógnita.

Pregunta: ¿Qué pensó cuando escuchó a Olmert? ¿Es inevitable?

Respuesta: Olmert no tiene capacidad ni autoridad. Es el peor primer ministro de la historia del país. Su política es un gran error, provocará un daño terrible a Israel y desestabilizará toda la región. Le puedo revelar hoy que iniciamos una campaña para evitarlo. Nos opondremos con toda la fuerza, sin concesiones y con todos los medios, excepto la violencia. Lobby político, manifestaciones, presiones… Está en juego el futuro de Israel.

“Los países árabes han intentado siempre resolver este conflicto atacándonos. Ellos determinaron las reglas del juego”

P: No le gustará pero ustedes y el grupo islamista Hamas buscan el mismo objetivo, que el proceso de paz no avance.

R: Es pura demagogia. No hay ninguna base para comparar a un grupo terrorista como Hamas con un grupo como el nuestro, democrático y que lucha con medios legales. La diferencia es que nosotros estamos en contra de ese acuerdo porque pensamos que provocará violencia y ellos porque temen que traiga la paz.

P: De momento, Olmert dice que congelará la construcción de colonias.

R: Es un error moral. En la primera fase del plan Hoja de Ruta se pide a los israelíes no construir más viviendas en Judea y Samaria (Cisjordania) y a los palestinos que desmantelen los grupos terroristas. Es una ecuación obscena. ¿Cómo se puede comparar la lucha contra el terrorista que quiere inmolarse y matar decenas de personas con el hecho de que mi hija algún día construya una vivienda al lado de la mía?

P: Pero los palestinos sienten que esa casa se construye en sus tierras y lo ven como un atentado.

R: Vayamos por partes. Este jueves se cumplen 60 años de la decisión de la ONU de dividir esta tierra en un Estado judío y otro árabe. Nosotros lo aceptamos, los árabes lo rechazaron, nos invadieron y perdieron. Los países árabes han intentado siempre resolver este conflicto atacándonos. Ellos determinaron las reglas del juego. Perdieron y nosotros ganamos. Cuando uno hace una guerra y pierde normalmente debe pagar un precio. En este caso justo porque, a nivel histórico y religioso, esta tierra es nuestra, no nos echarán.

P: Quizás no lo sea tras el proceso de Annapolis…

R: Han creado muchas expectativas y la frustración va a ser grande y provocará violencia. Lamentablemente, Annapolis no conduce a la paz sino a una nueva ola de violencia. Nuestra evacuación es imposible y Olmert no lo hará. Estamos muy arraigados a esta tierra, con una universidad, instituciones, hijos de cuarta generación.

P: ¿Ni tan siquiera los enclaves ilegales en estas colinas?

R: La cuestión es política, no legal. La prueba es que su promesa de hacerlo no se la da a la Corte Suprema de Israel sino a Rice. No sabía que ella se ocupa de la ley en Israel. Lo único que falta es que tengamos que pedir permiso para traer niños a este mundo. ¿No hemos aprendido la lección de la retirada de Gaza?

P: Los palestinos, la comunidad internacional y muchos israelíes consideran que las colonias son un obstáculo para la paz…

R: El único obstáculo es el que los palestinos quieran destruir el Estado de Israel. Quieren que nos vayamos de estas colinas para lanzar sus ataques contra las principales ciudades y nuestro único aeropuerto internacional. La paz solo vendrá cuando los palestinos sean conscientes que no pueden agredir a Israel.

P: ¿Sabe que se ha creado un grupo de colonos que abandonaría sus casas a cambio de una indemnización?

R: Es una minoría. A cualquiera se le puede extorsionar. No vinimos para enriquecernos. Pagamos un alto precio para vivir aquí. A mí personalmente me ofende un poco la pregunta.

P: Como padre, ¿no teme que su hija, de 13 años, muera en un atentado como le ocurrió hace una semana a un joven colono muy cerca de donde estamos? ¿No le está exponiendo a un peligro?

R: Vivir en Israel no es seguro ni aquí ni en Tel Aviv. Hasta hace poco, entrar en una cafetería o discoteca en Tel Aviv era sumamente peligroso. Los métodos de lucha de los palestinos son terroristas y nosotros tomamos medidas de precaución. Pero no vamos a capitular, seguiremos aquí.

P: Perdón si le vuelvo a ofender pero imagínese que hay un acuerdo de paz y las excavadoras se presentan aquí para destruir su colonia…

R: No lo imagino. Estamos muy ligados a esta tierra. Pero no puedo prever la reacción de los habitantes cuando vengan a echarles de su casa.

Fuente: El Mundo. Extraido de: Radio Jai

Artículos relacionados:

Aumentaron problemas de salud y psicológicos de los desalojados de Gush Katif

La mayoría de israelíes cree que la salida de Gaza fue un error

Volvemos a caer en la trampa.

En un informe presentado por Palestinian Media Watch, la organización que se encarga de controlar los medios de prensa palestinos, se muestra como la televisión oficial palestina dependiente del Presidente Mahmoud Abbas muestra en uno de sus programas un mapa de “Palestina” sin Israel.

Israel, esta pintado con los colores de la bandera palestina, en una muestra que Israel se convertirá en un estado palestino.

PMW dice que la descripción no es coincidencia sino que parte de una visión formal, sistematica y educaciónal por parte de la Autoridad Palestina.

Este mismo mensaje es transmitido en los libros escolares, programas de niños, crusigramas, video clips, simbolos nacionales, nombres de calles y de escuelas, etc…

La fotografía muestra un mapa palestino en un mundo sin Israel.

“El hecho que esta campaña continúa ante el acuerdo de Annapolis es una contradicción de la promesa central de los palestinos en la conferencia de Annapolis: de reconocer que Israel tiene derecho a existir”, dice el informe.

Aquí el video:

http://www.pmw.org.il/asx/PMW_mapAnapolis.asx

Fuente: elreloj.com

Artículos relacionados:

¿Hay que confiar en Abú Mazen?

HERUT. חרות.

( hace clik en nombre para ingresar)

 Es el blog de Daniel. Un blog de los mas interesantes que se pueden encontrar en la blogosfera defensora de Israel.

Se destaca mucho en su forma de hacer Hasbará utilizando videos, y textos con mensajes claros para explicar la realidad de medio oriente.

Es un blog promotor de varias campañas entre ellas por la “Liberación de Jonathan Pollard”, “Formas de ayudar a Israel” manifestaciones en contra de la dictadura Iraní y otras.

Rico en material y con una gran cantidad y variedad de Links para que puedas encontrar todo lo que necesitas.

Un blog para ser estudiado y tomado como ejemplo en cursos de Hasbará.

HERUT. חרות.

( hace clik en nombre para ingresar)

Enviado por Andrés

El día de mañana, jueves 29 de noviembre del 2007, se cumplirá el 60 aniversario de la histórica resolución 181 de la ONU que reconoció legal y oficialmente; luego de 2000 años de persecuciones, diáspora, exilio y genocidio; el derecho de soberanía del pueblo judío sobre la Tierra de Israel, proclamando una resolución votada por dicha organización que requería el establecimiento de un Estado judío y otro árabe en Palestina luego de la retirada británica del territorio. El derecho del pueblo judío a proclamar su Estado independiente es indiscutible; es el derecho natural del pueblo judío a vivir, a semejanza de las demás naciones, una existencia independiente como Estado soberano y libre en su tierra. En este importante aniversario, quisiera pedir la colaboración de todas las personas que reciben este e-mail para que publiquen en TODOS los blogs y sitios de Internet, los siguientes artículos que envío. Dichos artículos fueron escritos por Pedro Lew en ese período (1947-48) y publicados en un diario argentino, y yo personalmente me tomé el trabajo de copiarlos aquí. Les cuento que el señor Lew fue el segundo esposo de mi abuela Rosa (el primero de ellos había fallecido antes) y era considerado como un verdadero padre por mi madre (aunque no era el padre biológico). Todos recuerdan a Pedro (yo lamentablemente no lo pude conocer) como un hombre muy digno, trabajador, justo, honesto, moral y un ferviente sionista socialista. Quiero compartir con todos ustedes estos artículos viejos, y vuelvo a pedirles cordial y amablemente que todos publiquen y difundan los mismos (no tienen que decir que se los mando yo, simplemente aclaran quién es el autor). Más adelante voy a enviarles más artículos de Pedro (relacionados con otros acontecimientos importantes, como la conmemoración del Levantamiento del Gueto de Varsovia y el primer aniversario de independencia del Estado de Israel), pero por ahora me conformo conque el público conozca estos dos textos. Este es un pequeño homenaje al señor Pedro Lew en este 60 aniversario de la resolución 181 que comparto con ustedes:

Este artículo fue escrito con motivo del primer aniversario de la resolución de la ONU:

¿Sangre o nafta?

 

Por Pedro Lew

 

Posadas (Misiones, Argentina) Noviembre 30 de 1948

 

El 29 de noviembre de 1948, se cumplió el primer aniversario de la histórica resolución de la O.N.U. de repartir Palestina en dos Estados libres e independientes, Judío y Árabe.

 

El 14 de mayo de este año, fue proclamado el establecimiento del Estado de Israel, sobre la parte de la Palestina correspondiente. Desde el principio, Gran Bretaña se opuso a la creación del Estado de Israel; sus intereses imperialistas no coincidían con el cambio político en el Medio Oriente. Gran Bretaña no ha podido permitir que se levante un Estado moderno y progresista en medio de sus vastos intereses económicos y militares, principalmente en contra de sus intereses petrolíferos del Medio Oriente. Le era más conveniente, tener como “amigos” a los “Effendis”, “Pachas” y jeques árabes, que mantienen a sus pueblos en estado de esclavitud, hambre y miseria, plagas y enfermedades.

 

El “socialista” Bevin, prefería tratar con estos “amos” del desierto, comprándolos con un puñado de oro, que verse obligado a entrar en relaciones con un pueblo culto, capacitado, moderno y democrático, y por tal motivo, desató la sangrienta lucha en Palestina, para aplastar al Estado recién creado, movilizando para tal fin, a todos los ejércitos Arábigos del Oriente. 7 países árabes, armados hasta los dientes, han atacado al joven Estado de Israel.

 

Y el “compañero” Bevin, estaba más que seguro, que terminaría la gran obra que empezó Hitler, de aniquilar a los judíos.

 

Pero el Estado de Israel no dejó aplastarse. Sin recursos, sin ejércitos, sin armas, ha repelido la agresión de los árabes. Sus hombres y mujeres, obreros, artesanos, estudiantes y profesores, campesinos y comerciantes se han alistado, todos como uno solo, para defender a sus hogares, su patria recién creada, y su honor como hombres libres, de una patria libre.

 

Estos soldados, improvisados, luchaban como tigres, ellos sabían el por qué de esta lucha, y lo que les espera en caso de ser derrotados, se daban cuenta, que atrás de los ejércitos de mercenarios árabes, está el “socialista” Bevin defensor de los grandes intereses petrolíferos mundiales, para quien la sangre roja de los pueblos no significa nada, no tiene ningún valor, sino el líquido negrusco de los tubos petrolíferos.

 

Y esos hombres de Israel, convertidos en soldados, han inflingido derrota tras derrota a los ejércitos invasores, ocupando pueblos y aldeas de los árabes, sembrando el pánico entre los “bravos” soldados de los “Effendis”, “Pachas” y jeques; poblaciones enteras árabes han pedido protección de Israel. Pero al “compañero” Bevin no le conviene que así nomás se terminen sus intrigas, no entran en sus cálculos imperialistas que reine la paz y la armonía entre los pueblos; más tiene interés en mantener latente la tensión bélica, para debilitar a las economías nacionales de los pueblos en litigio, manteniendo a sus hombres bajo las armas, sin ningún provecho o utilidad para los países en lucha. Y así llegará a realizar su ambición, de ser dueño y amo del Medio Oriente, con sus ricos yacimientos petrolíferos. ¿Pero permitirán los pueblos libres del mundo que la nafta valga más que la sangre humana? ¿Permitirán estos mismos pueblos que su propia resolución de la O.N.U. sea un mito, para favorecer a los intereses de unos potentados? ¿Permitirán que la nafta sea la chispa de la gran hoguera que ha encendido al mundo? ¿Recordarán todo eso los pueblos libres del mundo?

El tiempo nos lo dirá!

 

 

Este artículo fue escrito menos de un mes después de la resolución:

 

Resurrección

 

Por Pedro Lew

 

Posadas (Misiones, Argentina) Diciembre 19 de 1947

 

Los pueblos del mundo han reconocido al viejo y antiguo pueblo de Israel, sus derechos históricos y jurídicos sobre parte del patrimonio de sus antepasados. Se cumple así el anhelo de 60 generaciones. Cerca de 2.000 años han pasado desde que el pueblo judío fue expulsado de su tierra natal. 1812 años han transcurrido desde el último grito de rebelión, lanzado por Bar-Kojba, contra la tiranía de Roma.

 

La pequeña Judea se lanzó, con fervor patriótico y afán de libertad, contra las huestes romanas. El Imperio más grande de antaño, tuvo que luchar fieramente para quebrar el espíritu de emancipación y de los hombres libres que abarcaba desde los montes del Hermón hasta el desierto del Sinaí, desde el Mar Mediterráneo hasta el Mar Muerto. Dura era la lucha, sangrientas las batallas; un pueblo pequeño quiso romper las cadenas de esclavitud, pero esta lucha era la última; quemados sus pueblos, muertos sus guerreros, arrasados sus templos, llevados al cautiverio sus mejores hijos e hijas, vendidos en los mercados de esclavos.

 

Lloraba el chacal en las desiertas praderas, el buitre ha hecho su nido en los jardines, el lagarto y la víbora se acomodaron en las ruinas, y el beduino del desierto ha hecho suya las casas y palacios destruidos.

 

Israel había caído, Judea quedó destrozada, el gran Templo en ruinas: “Jehová” se ocultaba llorando y Raquel se levantó de su tumba de Beit-Lejem, alzó sus manos de madre al cielo y preguntó: “Por qué! ¿Por qué esta mala suerte contra mis hijos valerosos?” y se oyó una voz que contestó: “Llegará el día, cuando los pueblos del mundo harán retornar a tus hijos a Eretz Israel: a la patria de Israel”.

 

Y este día ha llegado; ha llegado por fin el día de “Tjiat-Ametim”, ha llegado el día de la legendaria resurrección de los muertos.

 

1812 años el pueblo judío vagaba por el mundo, le era negado el derecho de ser hombres, el derecho de vivir fue encerrado en “Guettos”, fue tratado como paria, era el hazmerreír de los poderosos, era la presa de los turbios, fue expulsado de los países, masacrados en masa, toda la maldad y tiranía del mundo la sentía en su propia carne; era el barómetro de la política de cada potentado o gobierno. Pero esta nación nunca jamás ha olvidado a su tierra natal; generación a generación mantenía latente la esperanza y el anhelo de retornar al antiguo patrimonio, a la ciudad que el Rey David había construido.

 

Y tampoco perdieron la esperanza de que no siempre reinara la noche oscura sobre la tierra, que no sea eterna su vida de parias y extraños en el mundo, que recuperarán su dignidad y orgullo, que llegará la aurora para el mundo y para ellos. Toda esa esperanza invencible les ha mantenido unidos y fuertes para soportar las tempestades de tan largo destierro.

 

Israel se prepara para ocupar su puesto como nación libre e independiente dentro del concierto de los pueblos libres y democráticos del mundo.

 

En la cuna de la civilización del mundo, en la cuna del monoteísmo, en la patria de las tres religiones, se alzará la flamante bandera blanca y azul, con la estrella de David en el centro, para anunciar al mundo íntegro que el pueblo de la Biblia, que el pueblo de los diez mandamientos, que el pueblo del espíritu moral y del libro, ha resucitado; ha llegado el día del Mesías prometido.

 

Y se cumple la profecía de aquél profeta formidable, de aquél visionario revolucionario, del gran Ezequiel quien dice en el capítulo 37: “He visto huesos humanos, resecados sin carne y sin sangre, llenando el valle; y una voz me manda: Háblales, dales esperanza. Y con palabras humanas les infundí confianza y anhelos y, Oh milagro, se mueve el valle, se juntan los huesos, se cubren los músculos, se llenan sus esqueletos con carne y sus venas con sangre; y una masa formidable se levanta llena de espíritu”. Esta profecía de aquél profeta está cumpliéndose en nuestros días: de la ceniza de Maidanek, de los campos de concentración de Buchenwald, Osmienchim, y millares de otros campamentos, los esqueletos humanos, sobrevivientes de la masacre hitleriana (donde fueron asesinados 6 millones de seres judíos) se levantan con un nuevo vigor y empuje, para ayudar a reconstruir la tierra prometida.

 

El deber aquí, el deber de los judíos en los países de la diáspora es convertirse en la retaguardia de las avanzadas hebreas en Palestina, para fortalecer sus brazos y sus espíritus, en la magna obra que se avecina, ofrecerles la ayuda material y moral, para que no se queden solos en la gran reconstrucción de un pueblo que ha resucitado.

 

No es obra de un partido solo, es deber y obra de todos los judíos sin distinción de colores o partidos, todos son judíos y como tales tendrán que contestar, como un solo hombre, al llamado de los hermanos en esta hora histórica y trascendental de su pueblo. Benditos sean aquellos que sabrán ponerse a la altura de los acontecimientos, benditos aquellos que pondrán el interés y bienestar colectivo por encima de las mezquinas vanidades personales y benditos sean los dirigentes judíos que sabrán interpretar el mandamiento de la hora, de fortalecer el espíritu de unidad judía, mancomunados para un solo fin: la reconstrucción de Eretz Israel para el pueblo de Israel.

Extraido de http://www.es-israel.org

Extraido de http://www.mrpotatox.com

 

a070829_elv_horvath_v_v.jpg Durante la década de 1930 y 1940 Europa fue víctima del Holocausto. Alemania invadió gran parte del continente. Millones de personas fueron brutalmente asesinadas. Entre ellas 80.000 judíos checos. En la actualidad existe un brote de antisemitismo en varias regiones de esta parte del mundo. Y esto se manifiesta también en el ámbito deportivo. En los últimos meses, el Sparta Praga, equipo de la República Checa, ha estado en el foco de atención de las instituciones hebreas locales por conductas discriminatorias de sus simpatizantes y jugadores en torneos nacionales e internacionales.

El primer incidente ocurrió en el 2005 cuando aficionados del club entonaron expresiones racistas contra el Ajax de Holanda en un partido de Champions League. El castigo fue jugar un encuentro de la competencia con un tercio del estadio cerrado. Una medida leve que ayuda a la repetición de hechos similares.

Dos años después, en un encuentro del mismo certamen frente al Arsenal de Inglaterra, los simpatizantes checos vociferaron cánticos fascistas. Se esperaba una sanción más dura que la anterior. Sin embargo, la UEFA, organismo que controla el fútbol europeo, no reaccionó. Días posteriores, en un partido de la liga vernácula, un futbolista del Sparta, el centrocampista Pavel Horvath, realizó el saludo nazi a sus seguidores.

El pionero en amenazar con adoptar un castigo fue el canal de la televisión pública Ceska Televize (CT). Cuando la gente que estaba en el estadio coreó melodías discriminatorias decidieron cortar el sonido de la transmisión en vivo. Luego, el director de deportes de la CT manifestó que si ocurre lo mismo en otra oportunidad serán suspendidas las emisiones de los cotejos del club. “La reacción de nuestra audiencia fue inequívoca: estaba disgustada con lo que vieron”, sostuvo el hombre. Por su parte, la comunidad judía de la capital del país envió una misiva a la entidad mencionando su desilusión con los acontecimientos. La respuesta fue inmediata: “Los jugadores y la dirigencia del club declararon abiertamente su opinión negativa ante todas estas expresiones hechas por una minoría extremista”, afirmó el vocero del Sparta.

El crecimiento de los grupos neonazis en occidente es preocupante. Lentamente, la realidad parece ser similar a la década de 1930 en la cual ciertos sucesos fueron el prefacio del Holocausto. En aquella época no se realizaron grandes esfuerzos para evitar el genocidio. Ahora, es momento de actuar para no repetir el pasado. Los organismos deportivos están obligados a reaccionar severamente ante situaciones violentas y provocativas. La inoperancia significa apoyar estas conductas lamentables; dimensionar el poder de las bandas fascistas y en el futuro sufrir consecuencias más drásticas.

 

Artículos relacionados: 

 

ANTISEMITISMO EN INGLATERRA

DEPORTE Y ANTISEMITISMO

Página siguiente »