ENTREVISTA CON EL COLONO JUDÍO DANI DAYAN

Dani Dayan, el líder de los colonos judíos, anunció una campaña para evitar la evacuación masiva de las colonias. Ademas dijo: ‘La paz llegará cuando los palestinos sean conscientes que no pueden agredir a Israel’.

Las colinas de Cisjordania se despiertan esperando el tren de paz que salió de Annapolis. Tras cruzar aldeas palestinas, rodeadas por puestos de control israelíes, llegamos a nuestro destino: la colonia Malee Shomron, de apenas 1.000 habitantes. Nos recibe Dani Dayan que a primera vista parece un abogado a punto de ir al trabajo tras el café de la mañana. Pero la cumbre de Annapolis le convierte en uno de los personajes clave. Su cargo: líder del Consejo de Colonos, poderoso grupo en pie de guerra por si su primer ministro, Ehud Olmert, decide evacuar enclaves ilegales y colonias.

Nacido en Buenos Aires, Dayan cumplió su sueño en el 71: “Vinimos a Israel porque es el hogar del pueblo judío”. Hace tres años, era el director de una importante compañía de informática. De estar al cargo de 400 empleados ha pasado ahora a ser el portavoz de 267.500 colonos. “Llegaremos en pocos meses a los 300.000”, dice en un desafiante mensaje.

Dayan siguió desde su casa los discursos de Annapolis. “Esta cumbre ha sido un grave error porque el terreno no está preparado para una solución final del conflicto. Abu Mazen es muy débil, como un jubilado que sigue yendo cada día al trabajo pero no hace nada ni controla nada”, opina.

Este jueves Dayan cumple 52 años. El regalo más amargo se lo dio Olmert cuando aseguró en Annapolis: “La realidad creada tras la guerra del 67 cambiará de forma muy significativa, es inevitable”. En teoría, el desmantelamiento de las colonias. En la práctica, una incógnita.

Pregunta: ¿Qué pensó cuando escuchó a Olmert? ¿Es inevitable?

Respuesta: Olmert no tiene capacidad ni autoridad. Es el peor primer ministro de la historia del país. Su política es un gran error, provocará un daño terrible a Israel y desestabilizará toda la región. Le puedo revelar hoy que iniciamos una campaña para evitarlo. Nos opondremos con toda la fuerza, sin concesiones y con todos los medios, excepto la violencia. Lobby político, manifestaciones, presiones… Está en juego el futuro de Israel.

“Los países árabes han intentado siempre resolver este conflicto atacándonos. Ellos determinaron las reglas del juego”

P: No le gustará pero ustedes y el grupo islamista Hamas buscan el mismo objetivo, que el proceso de paz no avance.

R: Es pura demagogia. No hay ninguna base para comparar a un grupo terrorista como Hamas con un grupo como el nuestro, democrático y que lucha con medios legales. La diferencia es que nosotros estamos en contra de ese acuerdo porque pensamos que provocará violencia y ellos porque temen que traiga la paz.

P: De momento, Olmert dice que congelará la construcción de colonias.

R: Es un error moral. En la primera fase del plan Hoja de Ruta se pide a los israelíes no construir más viviendas en Judea y Samaria (Cisjordania) y a los palestinos que desmantelen los grupos terroristas. Es una ecuación obscena. ¿Cómo se puede comparar la lucha contra el terrorista que quiere inmolarse y matar decenas de personas con el hecho de que mi hija algún día construya una vivienda al lado de la mía?

P: Pero los palestinos sienten que esa casa se construye en sus tierras y lo ven como un atentado.

R: Vayamos por partes. Este jueves se cumplen 60 años de la decisión de la ONU de dividir esta tierra en un Estado judío y otro árabe. Nosotros lo aceptamos, los árabes lo rechazaron, nos invadieron y perdieron. Los países árabes han intentado siempre resolver este conflicto atacándonos. Ellos determinaron las reglas del juego. Perdieron y nosotros ganamos. Cuando uno hace una guerra y pierde normalmente debe pagar un precio. En este caso justo porque, a nivel histórico y religioso, esta tierra es nuestra, no nos echarán.

P: Quizás no lo sea tras el proceso de Annapolis…

R: Han creado muchas expectativas y la frustración va a ser grande y provocará violencia. Lamentablemente, Annapolis no conduce a la paz sino a una nueva ola de violencia. Nuestra evacuación es imposible y Olmert no lo hará. Estamos muy arraigados a esta tierra, con una universidad, instituciones, hijos de cuarta generación.

P: ¿Ni tan siquiera los enclaves ilegales en estas colinas?

R: La cuestión es política, no legal. La prueba es que su promesa de hacerlo no se la da a la Corte Suprema de Israel sino a Rice. No sabía que ella se ocupa de la ley en Israel. Lo único que falta es que tengamos que pedir permiso para traer niños a este mundo. ¿No hemos aprendido la lección de la retirada de Gaza?

P: Los palestinos, la comunidad internacional y muchos israelíes consideran que las colonias son un obstáculo para la paz…

R: El único obstáculo es el que los palestinos quieran destruir el Estado de Israel. Quieren que nos vayamos de estas colinas para lanzar sus ataques contra las principales ciudades y nuestro único aeropuerto internacional. La paz solo vendrá cuando los palestinos sean conscientes que no pueden agredir a Israel.

P: ¿Sabe que se ha creado un grupo de colonos que abandonaría sus casas a cambio de una indemnización?

R: Es una minoría. A cualquiera se le puede extorsionar. No vinimos para enriquecernos. Pagamos un alto precio para vivir aquí. A mí personalmente me ofende un poco la pregunta.

P: Como padre, ¿no teme que su hija, de 13 años, muera en un atentado como le ocurrió hace una semana a un joven colono muy cerca de donde estamos? ¿No le está exponiendo a un peligro?

R: Vivir en Israel no es seguro ni aquí ni en Tel Aviv. Hasta hace poco, entrar en una cafetería o discoteca en Tel Aviv era sumamente peligroso. Los métodos de lucha de los palestinos son terroristas y nosotros tomamos medidas de precaución. Pero no vamos a capitular, seguiremos aquí.

P: Perdón si le vuelvo a ofender pero imagínese que hay un acuerdo de paz y las excavadoras se presentan aquí para destruir su colonia…

R: No lo imagino. Estamos muy ligados a esta tierra. Pero no puedo prever la reacción de los habitantes cuando vengan a echarles de su casa.

Fuente: El Mundo. Extraido de: Radio Jai

Artículos relacionados:

Aumentaron problemas de salud y psicológicos de los desalojados de Gush Katif

La mayoría de israelíes cree que la salida de Gaza fue un error

Volvemos a caer en la trampa.

Anuncios