Un tribunal iraní ha condenado a pena de muerte a un joven de 22 años de edad por violar reiteradamente la prohibición que existe en el país de beber alcohol, según informó hoy la agencia de noticias ISNA. Según la Ley iraní, la defensa dispone de un plazo de 20 días para presentar una apelación y el presidente de la judicatura también puede intervenir en el caso.

Bajo la ley sharia en Irán, una persona que es sorprendida bebiendo por cuarta vez y confiesa se enfrenta a la posibilidad de recibir la pena capital.

El abogado que defiende al joven, Aziz Nokandei, explicó a ISNA que su cliente “ha estado bebiendo en casa por cuarta vez, provocó alguna molestia en la calle y la Policía le arrestó”. El acusado, identificado solo con su nombre de pila, Mohsen, ha confesado los hechos y manifestó su arrepentimiento, añadió Nokandei.

Los que delinquen contra esta ley por primera vez se enfrentan a castigos como latigazos, multas o prisión. Además, según la ley sharia –en práctica desde la revolución islámica de 1979 en Irán–, otros delitos en el país castigados con la pena de muerte son el asesinato, la violación, el adulterio, el robo con armas y el tráfico de drogas.

Irán ha aumentado el número de ejecuciones desde que el pasado mes de julio las autoridades lanzara una serie de medidas drásticas contra “comportamientos inmorales” y arrestara a un alto número de sospechosos.

Gobiernos europeos y organizaciones en defensa de los Derechos Humanos critican las ejecuciones en Irán –generalmente con la horca–, mientras que Teherán rechaza las críticas.

Fuente: MinutoDigital

Anuncios