En su discurso desde la ONU, el Presidente de Israel, Simon Peres, alertó que el país islámico tiene por objetivo instaurar una hegemonía religiosa y dividir a la región acabando con las oportunidades de paz.


El apoyo iraní a Hizbollah divide Líbano y el respaldo a Hamas separa a los palestinos y pospone el establecimiento de un estado propio, denunció Peres en su intervención ante la Asamblea de Naciones Unidas.

El mandatario israelí denunció que desde esa misma tribuna de la Organización de Naciones Unidas (ONU) un día antes, el jefe de estado iraní, Mahmud Ajmadineyad, hizo “oscuras acusaciones” basándose en el libelo de los “Protocolos de los Sabios de Sión”, en “un intento de revivir uno de los más feos complots de la historia”.

Ese texto, ahora considerado falso y publicado en 1900, describía un plan judío para dominar el mundo, e Israel considera que fue origen de la matanza de miles de sus ciudadanos.

El Presidente iraní declaró que “un pequeño grupo de personas embusteras llamadas sionistas dominan una parte importante de los centros financieros y monetarios, así como de los centros de toma de decisiones políticas de algunos países europeos y en Estados Unidos”.

Peres denunció que Irán continúa desarrollando enriquecimiento de uranio y misiles de largo alcance y que la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de la ONU tienen la responsabilidad de “prevenir una agonía antes de que se produzca”.

“El terrorismo no resuelve ningún problema, nunca lo ha hecho y nunca lo hará”, subrayó el presidente de Israel.

Alertó que los dirigentes de Irán pretenden hacer al mundo “ingobernable”. “Si se permite a pequeños grupos de asesinos amenazar a masas inocentes, el mundo no tendrá orden ni seguridad”, precisó.

Mientras, señaló, Israel seguirá buscando la paz con Líbano, Siria y el mundo árabe.

En cuanto a las conversaciones de paz con la Autoridad Palestina, dijo que hoy están a mitad del camino y no tiene sentido volver atrás.

Respecto a la crisis financiera internacional, consideró que puede haber sucedido porque “somos ricos y ligeros con los fondos y pobres y lentos con las ideas”.

El futuro no está en manos del petróleo o el oro, sino que la educación y la investigación son la llave del futuro, dijo.

Fuente: Elreloj.com

Anuncios