Las autoridades de seguridad iraníes detuvieron a otros cinco periodistas locales, informó hoy la organización internacional Reporteros sin Fronteras (RSF).

Los periodistas iraníes que han sido detenidos desde que se desató la controversia por el resultado de las elecciones presidenciales celebradas del 12 de junio ascienden en total a 17, precisó la organización. Hasta ahora se había contabilizado el arresto de doce profesionales, a lo que se sumaron otros cuatro casos en la ciudad de Bushehr, en el sur del país, y uno en la localidad de Rashat, en el norte.

“Las autoridades quieren deshacerse de testigos molestos de los actuales sucesos”, criticó RSF. “La mayor parte de corresponsales ya ha debido abandonar el país. Si no hay observadores extranjeros y se continúa persiguiendo a los periodistas locales, se abre la puerta a cualquier tipo de abusos”, señala el comunicado.

El martes pasado, el departamento de prensa del Ministerio de Cultura ordenó en un comunicado enviado a todas las oficinas de prensa extranjera que no acudan ni informen sobre cualquier evento que no haya sido autorizado directamente por el Ministerio. Desde entonces, muchos periodistas extranjeros trabajan exclusivamente desde sus oficinas o desde hoteles. Otros tantos, entre ellos delegaciones de periodistas españoles, alemanes, belgas y holandeses, se han visto obligados a abandonar el país.

Durante los últimos días, diversos políticos iraníes acusaron a los medios del mundo occidental de ser “portavoces de la insurgencia”. El Ministerio de Relaciones Exteriores incluso calificó a los medios extranjeros de “enemigos” y agregó que pronto los dejaría fuera de combate, según dio a conocer RSF.

Fuente: DPA/infobae

Anuncios