Articulos Interesantes


Falta de lógica número 1: Marwan Bargutti quien esta preso condenado a varias cadenas perpetuas por planificar y ejecutar actividades terroristas que concluyeron en la muerte de decenas de civiles israelíes, fue electo hace horas como presidente del partido Al-Fatah, el partido de Yasir Arafat, que luego de su muerte, paso a presidirlo Mahmud Abbas (ambos con gran prontuario en el terrorismo internacional).

Y el mundo iluso llama moderados a los miembros de Al-Fatah presididos por Bargutti. Vergüenza!

Falta de lógica número 2: En los últimos meses se registraron varias manifestaciones frente a las cárceles donde se encuentran condenados por asesinato de civiles por medio de atentados terroristas a miembros del Hamas. La manifestaciones fueron ejecutadas por miembros del Movimiento Im Tirzu y por los movimientos para la liberación de Guilad Shalit. El objetivo de estas manifestaciones tienen un mensaje claro, por un lado exigirle al gobierno de Israel, que agrande sus esfuerzos para liberar al joven secuestrado Guilad Shalit, presionando a los miembros del Hamas, hasta lograr su liberación, y por el otro lado un mensaje a los familiares y lideres de los terroristas, puesto que estas manifestaciones no permiten en el ingreso de las visitas a las cárceles de los familiares de los terroristas. Un mensaje claro queres ver a tu familia, liberen a Shalit a quien nadie puede visitar y no se sabe nada de el.

Ustedes pueden creen que mientras no sabemos nada de Guilad Shalit, 100 terroristas del Hamas presos en cárceles israelíes se les permitió estudiar en las universidades de Israel y ya recibieron su titulo??? ni hablar de que tienen televisión, teléfono, comida de la mejor calidad, aire acondicionado, visitas 2 veces por semana de la familia y otras comodidades. Mientras estos asesinos tienen secuestrado a Shalit y no se lo puede ver, ni siquiera se puede saber de su salud.

Premiar al terrorismo no ayuda a liberar a Shalit, mas bien todo lo contrario!

Anuncios

El 2 de agosto de 1940, moría sin poder ver realizado su sueño, Zeev Jabotinsky. Al cumplirse 69 años de su muerte, el casi mítico Presidente de Israel Shimon Peres se refería a este acontecimiento frente a su tumba en el Monte Herzl. “Es probable que los grandes líderes estén destinados a cometer grandes errores”, decía el interminable Peres, refiriéndose a que Jabotinsky no acertó respecto a los límites geográficos que tendría el futuro Estado.

Es indudable que en cuanto a “ambas márgenes del Jordan” como límites del territorio soberano de Israel, Jabotinsky se equivocó. Pero fue una picardía del Presidente, que atribuyo a reminiscencias de su socialista y lejana juventud, resaltar ese aspecto, pues es uno de los muy pocos conceptos en los que Jabotinsky no predijo con exactitud el futuro.

En todos los demás, la visión de Jabotinsky fue de una clarividencia tal, que para muchos (entre los cuales me incluyo) estamos ante la presencia de un verdadero profeta moderno.

Si bien su figura está rodeada de prejuicios, éstos no se basan en el conocimiento real de su pensamiento político, sino en los eslóganes que utilizaban sus detractores.

Siempre estuvo convencido de que un Estado judío era una necesidad histórica que habría de llegar. Por ello propuso en 1931 que el 17º Congreso Sionista definiera que su objetivo era el establecimiento de un Estado judío a ambas márgenes del Jordán. Pero los delegados que se negaron a hacerlo, no lo hicieron por una discrepancia geográfica, sino por una diferencia conceptual, pues apenas se animaban a hablar tímidamente de un Hogar Nacional Judío.

Demás está decir, que a Jabotinsky le asistió la razón en cuanto a la necesidad de la existencia de un Estado, mientras otros líderes sionistas se conformaban con mucho menos que eso.

Entendía que el idioma hebreo era un elemento central en la construcción de la nación. Muchos habían abogado por el uso de otros idiomas.

Predijo explícitamente la Shoá. Llamó a terminar con la diáspora antes que la diáspora terminara con los judíos. Emitía sus mensajes en un tono de urgencia que no era compartido por los demás líderes sionistas. Acaecido el Holocausto no hace falta ahondar sobre quién tenía razón.

Al estallar la Primera Guerra Mundial propuso la creación de una legión judía que apoyara a los aliados en la liberación de Palestina de manos de los otomanos, para luego ganar el derecho a exigir la creación de un Estado judío independiente.

En cambio, el liderazgo sionista oficial apoyaba la neutralidad. El propio Ben Gurión se opuso a la creación del “Cuerpo de Muleteros de Sión”. Sin embargo con la Declaración Balfour, cambió su posición al punto de integrarse él mismo como soldado a dicha brigada.

No parece haberse equivocado tampoco, cuando exigió a las autoridades sionistas modificar sus moderadas políticas respecto a la imposición de restricciones a la inmigración judía a Palestina (Libro Blanco) por parte del Mandato Británico, liderando algunos de los primeros intentos por rescatar judíos en forma clandestina.

Pero más allá de acontecimientos históricos puntuales, quien transite hoy por el Israel moderno, verá un país cuyas características son tales como previó Jabotinsky y definitivamente diferentes a las que concebían sus rivales políticos contemporáneos.

El liderazgo sionista tenía una concepción socialista, colectivista, extremadamente estatista.

Su objetivo era representar los intereses de la clase obrera y veían con malos ojos la propiedad privada.

Jabotinsky en cambio ponía en la cúspide de la jerarquía al individuo. La función del Estado debía ser servir al individuo y no viceversa. A pesar de las acusaciones de sus adversarios, se consideraba a sí mismo acérrimo enemigo del fascismo.

El Estado debía proveer al individuo la satisfacción de sus necesidades básicas, independientemente de si tenía trabajo o no. Para los judíos “no sólo el que trabaja debe comer sino todo el que ronda hambriento”.

Consideraba a la democracia como el mejor sistema político para expresar la voluntad de un pueblo e imprescindible para respetar a las minorías. Para él lo esencial de la democracia era la libertad.

Creía que el liberalismo tiene sus raíces en la naturaleza humana, a diferencia del régimen socialista que la contradice. Por eso, a su entender, la humanidad no se dirigía hacia el socialismo, como sostenían sus oponentes, sino en la dirección contraria.

Estaba en contra del concepto marxista de lucha de clases y proponía el arbitraje nacional para la conciliación de los diferentes intereses en la sociedad.

Aspiraba a un sistema de gobierno parlamentarista y consideraba a la iniciativa privada el factor determinante en la conformación de una sociedad.

Entendía a los prejuicios racistas como patologías que no podían ser curadas por medio del Derecho, sino que debían serlo por la educación general obligatoria. Todos los habitantes del futuro Estado debían tener los mismos derechos sin distinciones de raza, credo o nacionalidad.

Respecto al rol de la mujer expresaba que no existe función o profesión que no confiaría a una mujer.

Creía en la separación entre el Estado y la religión, pues ésta debía ser una cuestión privada. Por otro lado, el Estado Judío debía basarse en la tradición judía para erigirse en un Estado ideal y asimismo velar por su continuidad y desarrollo.

Entendía que la calidad de la producción no depende de la naturaleza sino del hombre, por ello Suiza producía chocolates de calidad sin poseer cacao. En esta era de la tecnología, ¿quién puede hoy negar esa aseveración?

Respecto a la guerra, pensaba que era una enfermedad de la cual la humanidad alguna vez se curaría, pero mientras tanto era necesario tener un ejército poderoso con capacidad de acción y disuasión.

Las negociaciones de paz con los árabes solo resultarían exitosas, cuando éstos llegaran al pleno convencimiento que no sería posible mediante las armas deshacerse de los judíos. Entonces y sólo entonces perderían influencia los grupos extremistas.

Es improbable que haya imaginado que su nombre sería el que más se reitera en las calles de todas las ciudades de Israel. Pero sobre las características que tendría el futuro Estado, su fisonomía, sistema político, sociedad, economía, idioma, ejército, problemas existenciales, sus predicciones tuvieron una exactitud asombrosa.

http://www.worldlikud.com/?id=25

Artículo publicado en Semanario Hebreo de Uruguay 13/08/09

chavez_ahmadinejad

Seguramente Hugo Chavez y Mahmud Ahmadinejad tienen características particulares que no tienen comparición por ejemplo que en Venezuela no se mata a piedrazos en la vía pública a homosexuales, pero sí hay muchas cosas que tienen en común.

Así tratan al periodismo:

“Otra vez Chávez contra la prensa libre: salvaje ataque a periodistas”

“Los ayatolás de Irán cierran la sede de la asociación de periodistas”

Se pueden citar muchos ejemplos mas, en Venezuela el cierre de 34 radios y de cadenas de televisión y…  La expulsión de periodistas internacionales luego de las ultimas elecciones en Irán.

En Irán existirá alguna radio feminista? pro homosexual? sionista? imposible!

Así tratan a quien piensa distinto:

Venezuela: “Salvajemente agredida la marcha en rechazo a la Ley de Educación. +videos”

Irán: “Doscientos detenidos en la represión de las protestas contra Ahmadineyad”

Cada vez se hace mas frecuente ver en la prensa internacional los métodos represivos de ambos dictadores para callar a quien no piensa como ellos, o pretende vivir en libertad.

Así tratan a los judíos: (aveces directamente, a veces disfrazado de anti sionismo)

Irán: “El fascismo iraní premia el antisemitismo y la incitación al odio”

Venezuela: “Washington Post: “El Sr. Chávez vs. los judíos””

Estas son algunas características que los unen, y que los llevan a construir puentes aéreos entre ambos países, e intercambios militares.

No hay que olvidar su característica compartida de ancias imperialistas, en el caso de Chavez sus intromisiones en los paises de Latino América (Colombia, Argentina, Honduras, etc) y en el de Ahmadinejad sus ancias de Islamización mundial.

Les dejo de yapa un video de Chavez apoyando a Ahmadinejad en los momentos en que éste hacia la represión mas dura a la población iraní, luego de las ultimas elecciones donde el pueblo se levanto a denunciar el fraude electoral.

Las autoridades de seguridad iraníes detuvieron a otros cinco periodistas locales, informó hoy la organización internacional Reporteros sin Fronteras (RSF).

Los periodistas iraníes que han sido detenidos desde que se desató la controversia por el resultado de las elecciones presidenciales celebradas del 12 de junio ascienden en total a 17, precisó la organización. Hasta ahora se había contabilizado el arresto de doce profesionales, a lo que se sumaron otros cuatro casos en la ciudad de Bushehr, en el sur del país, y uno en la localidad de Rashat, en el norte.

“Las autoridades quieren deshacerse de testigos molestos de los actuales sucesos”, criticó RSF. “La mayor parte de corresponsales ya ha debido abandonar el país. Si no hay observadores extranjeros y se continúa persiguiendo a los periodistas locales, se abre la puerta a cualquier tipo de abusos”, señala el comunicado.

El martes pasado, el departamento de prensa del Ministerio de Cultura ordenó en un comunicado enviado a todas las oficinas de prensa extranjera que no acudan ni informen sobre cualquier evento que no haya sido autorizado directamente por el Ministerio. Desde entonces, muchos periodistas extranjeros trabajan exclusivamente desde sus oficinas o desde hoteles. Otros tantos, entre ellos delegaciones de periodistas españoles, alemanes, belgas y holandeses, se han visto obligados a abandonar el país.

Durante los últimos días, diversos políticos iraníes acusaron a los medios del mundo occidental de ser “portavoces de la insurgencia”. El Ministerio de Relaciones Exteriores incluso calificó a los medios extranjeros de “enemigos” y agregó que pronto los dejaría fuera de combate, según dio a conocer RSF.

Fuente: DPA/infobae

logo

http://www.imti.org.il

Im Tirtzu, es el mayor movimiento de voluntariado estudiantil y liderazgo juvenil de Israel. Surgió con la idea de fortalecer la sociedad israelí y renovar el núcleo de valores fundamentales que conforman la visión de Israel como
una democracia dinámica y la particularidad de ser un Estado Judío.

Im Tirtzu está comprometido con el desarrollo de la nueva generación de líderes de la sociedad israelí: hombres y mujeres focalizados en la justicia social y en el retorno a los ideales que caracterizaron a los fundadores del
Estado de Israel.

Im Tirtzu reune en sus filas personas provenientes de diferentes sectores de la sociedad, asegurando de esta manera que las diversas opiniones de los estudiantes y jóvenes adultos con respecto a su futuro personal y al futuro de la Mediná, sean escuchadas.

Im Tirtzu trabaja incansablemente en un proyecto que toma en cuenta una variedad de temas:

• Comunidades desfavorecidas: establecer programas de voluntariado en comunidades económicamente desfavorecidas y pueblos en desarrollo, como así conectar estudiantes y jóvenes adultos con los niños locales.
• Combate del extremismo: aumentar la conciencia en las universidades acerca los grupos extremistas dedicados a promover odio y minar la naturaleza de Israel como un Estado Democrático Judío.
• Lucha contra la corrupción: combatir la corrupción generalizada que amenaza con socavar la estructura de la sociedad israelí .
• Derecho a la seguridad de los agricultores: apoyar a los agricultores en su lucha diaria en búsqueda de la seguridad que les permita vivir una vida honesta de trabajo en sus tierras.
• Soldados secuestrados: apoyar la lucha de las familias de los soldados secuestrados en la demanda por el respeto de los derechos humanos básicos para sus hijos.

• Derechos de las víctimas del Holocausto: demandar activamente el tratamiento respetuoso y humanitario, así como apoyo social para los sobrevivientes del holocausto que viven en Israel.
• Protección de hijos e hijas que sirven en Tzahal: promover el tratamiento respetuoso de quienes sirven en el ejército de defensa israelí y exigir que los oficiales sean responsables por las decisiones que toman.
• Medio Ambiente: trabajar con los grupos ambientales israelíes para proteger los recursos naturales y zonas vírgenes.
Los proyectos de Im Tirtzu son implementados a través de miles de estudiantes y jóvenes adultos, todos ellos voluntarios.

Im Tirtzu organiza conferencias públicas, proyección de películas y debates significativos para los jóvenes y su futuro.

Im Tirtzu incrementa la conciencia pública por medio de una estrategia comunicacional exhaustiva, la cual incluye medios de comunicación masiva, un boletín informativo de amplia circulación y el uso de tecnologías de avanzada,
para construir una comunidad interactiva virtual de voluntarios.

Im Tirtzu cree en la capacidad de cada ser humano y en su capacidad de afectar y modificar el medio que lo rodea.

Citando las palabras de Theodor Herzl: “Si lo deseas – no es un sueño; si no lo deseas – todo lo que he descripto
permanecerá como un sueño por siempre”

Material extraido de http://www.imti.org.il

Traducción del inglés: Daniela Nemirovsky

Publicado por el Consejo Central de Educacion Judia de la Republica Argentina

Hace ya 2000 años que el pueblo judío busca retornar a su tierra, e independizarse políticamente, en la tradición judía, por ejemplo, en diversas festividades podemos observar esto. (Pesaj, Rosh Hashana, Shabat, etc)

La independencia política de un pueblo es la condición para la libre expresión de sus valores específicos, y desde esta independencia, con su espíritu particular, cada nación es libre de contribuir a la cultura universal.

Este anhelo de retorno a la patria e independencia, sumado a las persecuciones sanguinarias que se realizaron contra el Pueblo de Israel, el Estado Judío se tornó una necesidad histórica que debía llegar. Tal hazaña de bregar por su creación fue tomada por el Movimiento Sionista.

Según Zeev Jabotinsky: “El significado de Sionismo es proveer solución concreta a una tragedia política, económica y cultural de muchos millones”.

Por lo tanto el significado de sionismo no es solo una mayoría judía en la Tierra de Israel, sino crear un lugar para millones en ese territorio, donde cada individuo se pueda desarrollar, educar, preservar, defender, ocupar un rol importante en la actividad política del país, cumplir con los valores judaicos y tener un digno pasar económico.

La misión principal del sionismo moderno sigue siendo la de preparar al estado para todos aquellos judíos que quieran llegar a él. Dicho en otras palabras normalizar a un pueblo que a causa de su expulsión todavía se encuentra en situación de anormalidad.

Es difícil establecer en que situación estaría hoy el pueblo judío de no existir el Estado de Israel. Probablemente su proceso de asimilación sería galopante y el número de integrantes del pueblo sería mucho menor. Lo que sí podemos afirmar es que la idea sionista ha sido exitosa. Desde el punto de vista de los números, aproximadamente, en 1898 en la Tierra de Israel habitaban 60 mil judíos. En un período de 50 años, en 1948, este número se multiplicó a 600 mil, en el siguiente período de 50 años en 1998 el estado contaba con 6 millones, quién sabe, quizás en un futuro cercano el sionismo haya logrado eliminar prácticamente casi toda la dispersión.

No es tema aquí comentar sobre todos los logros del Estado de Israel, basta con mencionar que se encuentra entre los países considerados del “primer mundo”, con universidades prestigiosas a nivel mundial que producen hombres generadores de Premios Nobel reiteradas veces, con grandes invenciones en el campo de la computación y la alta tecnología, entre otras cosas producidas por el joven estado.

El Problema

La forma que encontró el pueblo judío de preservarse como tal en la Golá, fue mantener las costumbres y la tradición religiosa. Posteriormente el sionismo moderno hizo un gran aporte a este espíritu de conservación.

Pero esta “conservación”, no fue nada sencilla. Moshe Nes-El en “El libro azul de los Betarim” nos escribe qué adversidades debió pasar el pueblo judío en los años de Galut y que daños causo:

“En los que el pueblo judío vivió en el Galut esclavizado o influenciado por culturas extranjeras su cultura prácticamente se paralizó. La gran parte de la producción cultural, escrita u oral fue desarrollada en Eretz Israel y en su mayoría los escritos y relatos judíos generados en el Galut, hacen constante referencia a la Tierra de Israel.

El Galut anormalizó al pueblo judío, dispersándolo por el mundo entero. Hoy es un pueblo un tanto enfermo que necesita de oxígeno siendo que el único oxígeno positivo es el que proviene de Eretz Israel.

Por ello, debe normalizarse trayendo a todos los judíos de vuelta a su patria…”

El judío de mentalidad diaspórica se acostumbró a que su seguridad dependiera siempre de otros, sin reparar en que llegarían los pogroms, ataques a miembros de la comunidad y la Shoa.

Hoy en día hay judíos que siguen manteniendo esta mentalidad a pesar de que los ataques contra judíos en las últimas décadas fueron y son moneda corriente, en los distintos puntos del globo.

A su vez los judíos socialistas de la diáspora estimulan y estimulaban al pueblo a luchar por sus derechos civiles en sus países de nacimiento. Zeev Jabotinsky se encontraba entre los escépticos a esta emancipación, sosteniendo que la salvación para los judíos tanto a nivel personal como en el de una entidad nacional se realizaría únicamente en la tierra de Israel.

Hoy en día podemos notar que en los países de la diáspora por más democráticos que sean, se presentan desigualdades con respecto al trato hacia los judíos. Tomando el caso de Sud América donde las instituciones judías están diferenciadas de cualquier otra por pilotes de seguridad, donde la comunidad judía no tiene la posibilidad de manifestar libremente en las calles a diferencia de cualquier otra comunidad o ciudadano sin la presencia de una amplia cobertura de seguridad. O la situación de la comunidad judía de Francia donde caminar con una kipá o con un símbolo judío, puede tornarse muy peligroso para la integridad física de su portador. Y ni hablar de los derechos de los judíos en países islámicos como Irán o Arabia Saudita donde prácticamente no existen.

Jabotinsky lo expresó muy claramente:

“Aún suponiendo la posibilidad de conseguir para el pueblo judío en la Golá, la absoluta igualdad de derechos, la asimilación total es la consecuencia inevitable.

Por otra parte, sin asimilación total es imposible alcanzar la igualdad de derechos”.

El judío vive en la diáspora como una minoría nacional, de esta manera, al no haber asimilación total, el gentil le impone al judío ser un “distinto” ser un “otro” o dicho en otras palabras ser “extranjero” en todos lados.

Solo en el Estado de Israel, el judío tiene plenos derechos e igualdades ante sus conciudadanos y ante la ley.

Décadas antes de la aparición de la maquina exterminadora Nazi, Jabotinsky hizo un llamado abierto a las comunidades judías de la Golá donde inmortalizó la frase “Acabemos con la Galut, o la Galut acabará con nosotros”. Lamentablemente las comunidades diaspóricas no se tomaron lo suficientemente en serio estas palabras y se sufrió la perdida durante la Shoa de 6 millones de almas judías.

Hoy en día la asimilación es lo que esta matando a las comunidades judías de la diáspora. Según un informe realizado por la Agencia Judía en el 2008, la población judía fuera de israel bajó en un cuarto desde 1970 y hoy serían menos de 8 millones los judíos que viven fuera de la Tierra de Israel.

En América Latina, en tanto, se registró un descenso de un 24% en la cantidad de judíos y la cifra a 2008 es de 393.000.

La Solución

Jabotinsky logró entender que “El sionismo es la solución a la mentira de la diáspora, puesto que si no, el sionismo en sí, seria una gran mentira”.

Bajo esta idea Jabotinsky dedicó su vida a realizar actos concretos con la finalidad de eliminar la Golá. Siendo fundamental la creación de un Estado Judío en Eretz Israel, donde el pueblo pueda retornar a él y desarrollarse.

La creación del estado judío fue solo el primer paso de la concreción del sionismo.

Hoy en día hay muchas formas de aportar a la empresa sionista, el joven estado de Israel todavía está en proceso de formación y también requiere de los esfuerzos de esta generación.

Tanto en el campo social, económico o político hay mucho por hacer, cambiar o mejorar, esta necesidad de acción se ve reflejada en el arduo trabajo que tienen las ONGs y trabajadores voluntarios; la cantidad de trabajadores sociales, o la participación en lo que se conoce como “Shnat Sherut” (Año de Servicio) donde cada uno que colabora durante ese periodo, ayuda a mejorar cuestiones sociales que requieren atención hoy en día, como por ejemplo trabajo en ciudades en desarrollo, trabajo con sectores sociales con necesidades especiales, en riesgo social, u otras diversas alternativas según épocas y necesidades especificas.

Así mismo el estado requiere de hombres y mujeres para enrolarse en las filas del ejército de defensa, y gente que se asiente en el desierto, en las ciudades en desarrollo y en los territorios liberados.

Para todo aquel que todavía se encuentra en la diáspora y no puede participar de forma práctica en las tareas que requiere el Estado Judío, también él debe contribuir al florecimiento nacional, por medio de donaciones de dinero, la participación activa en marcos sionistas, en el campo de la hasbará, de la educación Judea-Sionista, o el aprendizaje del hebreo, el idioma de unidad nacional del pueblo judío.

Hay muchos aportes que esta generación tanto fuera del estado de Israel como dentro de él, puede darle al pueblo judío.

Si queremos seguir existiendo como pueblo estamos obligados a defender la continuidad del estado judío que tan amenazada se vio en las últimas décadas por diversos regimenes islamistas y gobiernos totalitarios.

Viviendo en el Estado de Israel, combatimos la asimilación fortalecemos la mayoría judía en Eretz Israel, los campos de participación dentro de él son amplios, como ya fue mencionado, en el plano social, político, economico, en la defensa, en la tecnología etc.

Pero por sobre todo podemos ser nosotros mismos lo que escribiremos las nuevas páginas en el florecimiento del nuevo Estado de Israel y de la heroica historia de nuestro pueblo.

En su discurso desde la ONU, el Presidente de Israel, Simon Peres, alertó que el país islámico tiene por objetivo instaurar una hegemonía religiosa y dividir a la región acabando con las oportunidades de paz.


El apoyo iraní a Hizbollah divide Líbano y el respaldo a Hamas separa a los palestinos y pospone el establecimiento de un estado propio, denunció Peres en su intervención ante la Asamblea de Naciones Unidas.

El mandatario israelí denunció que desde esa misma tribuna de la Organización de Naciones Unidas (ONU) un día antes, el jefe de estado iraní, Mahmud Ajmadineyad, hizo “oscuras acusaciones” basándose en el libelo de los “Protocolos de los Sabios de Sión”, en “un intento de revivir uno de los más feos complots de la historia”.

Ese texto, ahora considerado falso y publicado en 1900, describía un plan judío para dominar el mundo, e Israel considera que fue origen de la matanza de miles de sus ciudadanos.

El Presidente iraní declaró que “un pequeño grupo de personas embusteras llamadas sionistas dominan una parte importante de los centros financieros y monetarios, así como de los centros de toma de decisiones políticas de algunos países europeos y en Estados Unidos”.

Peres denunció que Irán continúa desarrollando enriquecimiento de uranio y misiles de largo alcance y que la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de la ONU tienen la responsabilidad de “prevenir una agonía antes de que se produzca”.

“El terrorismo no resuelve ningún problema, nunca lo ha hecho y nunca lo hará”, subrayó el presidente de Israel.

Alertó que los dirigentes de Irán pretenden hacer al mundo “ingobernable”. “Si se permite a pequeños grupos de asesinos amenazar a masas inocentes, el mundo no tendrá orden ni seguridad”, precisó.

Mientras, señaló, Israel seguirá buscando la paz con Líbano, Siria y el mundo árabe.

En cuanto a las conversaciones de paz con la Autoridad Palestina, dijo que hoy están a mitad del camino y no tiene sentido volver atrás.

Respecto a la crisis financiera internacional, consideró que puede haber sucedido porque “somos ricos y ligeros con los fondos y pobres y lentos con las ideas”.

El futuro no está en manos del petróleo o el oro, sino que la educación y la investigación son la llave del futuro, dijo.

Fuente: Elreloj.com

Página siguiente »