Etzel


180px-Pantani180px-betar-semel.miniaturaUn día como hoy, hace 69 años atras, ingresaban al mando de David Ben Gurion, decenas de miembros de la Hanagah a reprimir judíos  en la sucursal de Betar en la ciudad de Herzlya, allí mataron a golpes y palazos al joven Eliahu Shlomi Z”L y dejaron gravemente heridos a 7 de sus compañeros.

Hoy en día el nombre de Eliahu Shlomi fue inmortalizado en un barrio llamado Ramat Eliahu en la ciudad de Hertzlya.

150px-ברוך_מזרחי

Baruj Mizraji (1926-1948). Combatiente del ETZEL, que nació como árabe en la ciudad de Safed. Se encantó de sus vecinos judíos, y se convirtió al judaismo. Se tornó un patriota judío y sionista; y cayó en el transcurso de la Guerra de la Independencia.

Baruj Mizraji, hijo de Mahmud y Fátima, nació de una familia famosa de Safed, con el nombre de Jamuda Abu El-Inian. Ya de temprana edad, Jamuda se interesó por sus vecinos judíos y por sus dirigentes. Él se empezó a acercar al grupo de hombres de Betar en Safed, que se reunían en la “Lechería Hameiri”; y se encantó de la fé, de los cuentos heróicos y del estilo de vida de ellos. Los hombres del Betar, no supieron como recibir al especial jóven árabe. Se entusiasmaron cuando se incorporó al servicio “Shtei Gadot LaYardén” (Dos márgenes tiene el Jordán). Pero también sospecharon de él y de sus intensiones. En una etapa determinada, él abandonó la escuela estatal árabe de Safed, y pasó a estudiar a la escuela Aliance, a pesar de la oposición de su familia. Jamuda, que era el único estudiante árabe en la escuela judía, fué bién recibido por los alumnos judíos. Entre ellos quien llegado el día fué diputado, Abner Jai Shaki.

Cuando murió su madre, se tornaron imposibles las relaciones con su padre. Jamuda abandonó definitivamente su casa y pasó a Haifa. El estaba firme en su idea de convertirse al judaismo e incorporarse a la religión judía. Él pasó la etapa de conversión, siendo meticuloso en lo fácil como en lo difícil y su nombre en Israel se fijó y comenzó a ser Abraham Ben Abraham. En una etapa posterior decidió cambiar el nombre a Baruj Mizraji; que no se ve indudablemente como un nombre de un converso

img_0318-1.

Baruj Mizraji, se adhirió a la sucursal de Betar de Haifa; se incorporó al ETZEL, y participó en el activismo contra el Mandato Británico, con repartición de volantes y giras de seguridad. En el transcurso de una de las actividades fué apresado y fué enviado al campamento de prisioneros en Latrún. Estuvo preso durante algunos meses, hasta que una mañana fué enviado junto con otros 55 exiliados del ETZEL y LEJI, a la diáspora en Eritrea. No le permitieron llevar objeto alguno, pero el se obstinó en tomar un Talit y Tefilín.

Como tres semanas después que llegó a Eritrea, fue herido grave de un tiro de los guardianes sudaneses. En la misma acción murieron 2 presos y se hirieron 12. Baruj Mizraji fué operado durante 24 horas por un médico británico y sobrevivió. Después de dos meses de rehabilitación, Baruj empezó a recuperarse y se incorporó con sus amigos en el campamento. Mas tarde se cuenta de él, que su amigo prisionero Dany Mitrasko, un día le tendió una broma, con la idea de que después que recibió 20 transfusiones de sangre inglesa, él ya no era israelí. Debido a que su identificación nueva como judío y sionista, le eran tan importantes a él; Baruj Mizraji solo se tranquilizó, después de que entendió que esto era una broma A continuación participó en intentos de fuga de los campamentos de prisioneros.

Tanto en su época de detención en Latrún, y también en el transcurso del exilio en Eritrea, se hicieron intentos del lado de su familia árabe para liberarlo; pero Baruj Mizraji se empecinó que él es judío nacional y no traicionaría a su pueblo y su patria. Esta conducta de Baruj Mizraji, trajo a su familia la decisión de vengar su honor.

Después de dos años en campamentos de prisioneros en Eritrea, Kenia y Sudán; Baruj Mizraji fué liberado con sorpresa. Fué devuelto a la Tierra de Israel, y volvió a Haifa, y al activismo en el marco del ETZEL.  Al      poco tiempo se incorporó a un grupo del Betar, Liberadores de la Brigada Judía, que construyeron la posición Margolín; al lado del cruce Beit Leiad, que de él, luego se desarrolló el poblado Nordia. Él se incorporó en el activismo, trabajó duro, y se sintió judío de la Tierra de Israel en todas sus formas.

Paralelamente a su trabajo, continuó realizando actividad de inteligencia, en el marco del departamento árabe del ETZEL. Y en este marco fue enviado el 18 de abril de 1948, a una actividad de recolección de información, previo a una actividad en Jenin. El autobus árabe en el que viajó fué detenido para control de rutina; y para la falta de su suerte, el policia árabe en la barrera (policia de Beit Leiad), lo identificó según un diente de oro en su boca. El destino de Baruj Mizraji fué definitivo, pero permaneció en el marco del desconocimiento no resuelto. Él fué declarado como desaparecido, hasta los días después de la Guerra de los Seis Días.

En el año 1968, el periodista Iejezkel Hameiri de Safed; comenzó a investigar que fué del destino de Baruj Mizraji. Él llegó a la aldea Geba, que está al lado de Shá-Nur. Escuchó de los lugareños sobre el “judío” que fue matado por soldados Kaukagi; y de esa forma llegó a la cueva en la cual estaba enterrado Baruj Mizraji.

El 9 de octubre de 1969, fué traido Baruj Mizraji a su descanso eterno, en un acto militar completo; como judío, en el Sector Militar del Cementerio de Natania. Entre sus acompañantes estaba el Comandante del ETZEL Menajem Beguin.

קבר_מזרחי

Fuente: Wikipedia en hebreo

A punto de cumplir seis décadas de vida, el Estado de Israel se ve en la necesidad de tomar decisiones para hacer frente a nuevos desafíos. Según el autor de este artículo, una política basada en un mayor desarrollo tecnológico, permitirá reforzar los cánones de defensa con los que se mueve el Estado judío, ante el cambio de estrategia de sus enemigos y la posibilidad concreta de que éstos se alcen con armas más efectivas.

En el cúmulo de los incesantes hechos que conmueven sin cesar al Medio Oriente, se ha pasado por alto una fecha emblemática: se han cumplido 60 años de la creación del ejército de Israel por parte de David Ben Gurión, premier de Israel.

Antes de la formación del ejército había cuatro organizaciones paramilitares hebreas: dos oficiales (Haganá y Palmaj) y dos opositoras (Irgún, Leji). Ben Gurión, no sin pocos problemas, decidió ante la inminente invasión árabe al nacido Estado de Israel, que el ejército hebreo debía ser regular y que todas las organizaciones anteriores se fundirían en una sola: Tzahal (nombre formado por las siglas hebreas de “Ejército de Defensa de Israel”).

Desde ese entonces han pasado 60 años e Israel se vió obligada a luchar varias guerras, dos intifadas y participar en miles de pequeños incidentes armados.

La guerra del Líbano del pasado año demostró que Israel y su ejército deben hacer frente a nuevas concepciones estratégicas y tácticas. En los próximos años, si quiere supervivir y conseguir la paz, Israel deberá conformar una fuerza proporcional a la magnitud de las amenazas que enfrenta en un territorio pequeño sin profundidad estratégica. Pasó el tiempo y los esquemas de ese entonces no son válidos hoy. En alguna medida Israel, continua luchando las guerras del pasado aunque todo a su alrededor cambió.


Cambios estratégicos

1) La amenaza militar proveniente del mundo árabe, encabezada por Siria y Egipto, pasó a Irán, que está geográficamente más lejos de Israel; con una cultura islámica intolerante, con armas misilísticas de largo alcance y permanente búsqueda de armas nucleares.

2) Hace 40 años que Israel controla territorios históricamente judíos pero que en la actualidad están habitados por cerca de 3.000.000 de palestinos. Israel proclamó no pocas veces que no tiene intenciones de dominar indefinidamente los mismos. Su dominio es militar más que civil y desde 1993 a 1999 fueron gradualmente transferidos a la Autoridad Nacional Palestina. También es un nuevo desafío el hecho de que Gaza -en manos del Hamas- se separe de la Autoridad Nacional Palestina, luego de la inútil retirada unilateral de Israel en 2005.

3) Desde que las armas misilísticas y balísticas se instalaron en la zona, Israel dejó de tener vanguardia y retaguardia. Todo lugar en Israel puede ser blanco y por ende todo el país es un solo frente con puntos más fuertes o más débiles y que no son fijos.

Los misiles han logrado desplazar a las armas terrestres en su peligrosidad. Hoy es más factible un choque misilístico que uno terrestre, naval o aéreo.

4) Como trasfondo aparece la amenaza nuclear de la cual sólo vemos el comienzo.

5) Independientemente de los ejércitos regulares árabes existen organizaciones semimilitares (Hezbollah, Hamas, Jihad Islámica) y el fortalecimiento de una organización terrorista internacional como Al Qaeda. En el plano político, por un lado, se ve en Medio Oriente la disposición de algunos países árabes a hacer la paz con Israel a cambio de un Estado palestino aunque, paralelamente, crece la deslegitimación de Israel por su política defensiva ante el terrorismo palestino.

Los nuevos desafíos de Israel

El aspecto político en el que los países árabes basaron su oposición a Israel en sus orígenes, fue el nacionalismo. Hoy ese rol lo ocupa el extremismo islámico, que además desgarra al mundo árabe por su rivalidad entre sunnitas y chiítas y por la ambición de Irán de transformar a los estados árabes en un gran califato islámico-medieval.

Esta situación podría generar un conflicto entre “moderados ” (Arabia Saudita, Egipto, Jordania) y extremistas (Irán, Hezbollah, Hamas, Somalía, Sudán). Se trata de una tendencia dado que estas coaliciones ideológicas no se han solidificado, aún.

Para no ser víctima en este conflicto, Israel debe organizarse y recuperar superioridad militar. Es evidente que futuros posibles conflictos militares no se desarrollarán por medio de fuerzas militares clásicas y por ello habría que organizar a la fuerza militar en función de objetivos a cumplir. Somos testigos de una guerra diferente. Si bien hace años el terrorismo acompañaba a la guerra clásica, ahora el terrorismo lleva adelante su guerra con su propia lógica. Es por ello que el ejército israelí debería tener dos comandos: uno para la guerra clásica y otro para el terrorismo. El comando que enfrente al terror debe tener su propia estrategia contrainsurgente, su propio servicio de inteligencia, sus propias armas y conciliar sus acciones con los brazos militares clásicos.

No está claro cuándo Israel podrá abandonar otros territorios y si ello se hará efectivo. Aunque Israel desee hacerlo, en la etapa actual no hay a quien entregarlos por la imposibilidad palestina de tener un comando militar único y unificado. Por el momento Israel no podrá desentenderse de su responsabilidad en los territorios sea por voluntad o por falta de alternativa.

El ejército israelí necesita una nueva concepción tecnológica para erigir un más eficiente sistema armamentístico contra el terror. Israel ya posee conocimientos de robótica que se podrían aplicar a la represión terrorista a distancia. Aún así Israel no tiene suficientes fuerzas humanas. No alcanza con el operador de tecnología a distancia. Para suplir esto Israel debe preparar a una nueva generación de jóvenes tecnologizados. Esta generación existe y está en las mejores universidades israelíes.

Todos estos temas requieren de una evaluación profesional. Pero sin duda, es imprescindible para Israel actualizar su potencial ante los nuevos desafíos. El mundo cambia frente a nuestros ojos y los peligros crecen.

Fuente: Hagshama

יוסף טרומפלדור על תל חי – אין דבר, טוב למות בעד ארצינו

(Hace Click en la imagen para ingresar)

 amisrrael.jpg

El blog lo dirige Gabriela, y en su corto periodo de tiempo que lleva en linea a sabido atraer a miles de lectores y fue reconocido por varias instituciones.

Su contenido esta basado en las ideas jabotinskianas. Se pueden encontrar excelentes materiales y vídeos del Etzel, Betar, Jabotinsky. Varios de ellos prácticamente inéditos  y algunos muy buenos también hechos por Gabriela misma.

También podemos encontrar noticias sobre la actualidad y  la política Israelí. Denuncias a los judeofobos de turno y el apoyo a campañas por la liberación de los soldados secuestras o por el fortalecimiento de Jerusalem Unica, Eterna e Indivisible.

Principalmente tres cosas diferencian a este blog de otros, primero su material inédito que difícilmente puedas encontrar en otro lado. Segundo que muchos de sus post a diferencia de otros son cosas positivas de Israel y del Judaismo como por ejemplo avances cientificos o progresos tecncnológicos. Y como tercero una linea fiel a los ideales del maestro Vladimir Zeev Jabotinsky.

 

betar.jpg
250px-david_raziel.jpg

bajur1.jpg

bajur1.jpg

Una vez por semana voy a presentar otros blogs de amigos o interesantes, para que todos ustedes puedan conocer y acceder a ellos si les interesan. Hoy les traigo el blog de Bajurtov “Patria Judía”.

Un interesante y apasionado blog donde podes encontrar muchas noticias de actualidad de medio oriente, escritas desde Israel y que por lo general no son publicadas en ningún lado. Con una postura fuerte en la defensa de Eretz Israel y de cada uno de sus ciudadanos, por eso es muy común encontrar en este blog homenajes a los caidos en actos terroristas palestinos donde podemos conocer sus historias.

Además Bajur Tov hace un excelente trabajo biográfico desenmascarando uno tras uno a terroristas como Samir Kumtar, Abu Massen, Bargutti y otros.

También se pueden encontrar cosas muy interesantes sobre lo que fue la previa en Eretz Israel al nacimiento del Estado de Israel moderno, con historias del Etzel y el Leji, sobre el fratricidio en el Altalena o las historias de los héroes hebreos de esa época.

Haciendo Click en la imágen, podes ingresar y quedarte horas disfrutando del blog.

Hoy se conmemora una singular muestra de apoyo al sionismo

Mientras Blanche Dugdale agonizaba, algunos de sus amigos se acercaron a su lecho, para murmurarle una gran noticia: «Baffy, acaba de ser proclamado el Estado de Israel». La mujer esbozó una sonrisa, con la que expiró el 15 de mayo de 1948.

Quien hubiera visto a Baffy, hasta pocos meses antes de morir, dedicada con devoción al sionismo, no podría haber adivinado que no era judía. Se trataba de la sobrina, biógrafa y continuadora de otro inglés, quien marcó su camino: el conde Arthur James Balfour, de cuya célebre declaración se cumplen hoy noventa años.

En casi toda ciudad israelí, alguna plaza o calle rinde homenaje, en su nombre, al autor de la Declaración Balfour, del 2 de noviembre de 1917, en la que el gobierno británico apoyó la reivindicación de los judíos, de construir un hogar nacional en su tierra ancestral.

La Declaración fue recibida con algarabía entre los hebreos, y algunos intelectuales sionistas llegaron a considerar que el movimiento se había consumado. Así, Nahum Sókolov publicaba en dos tomos la primera crónica de esa ideología, bajo un elocuente título: Historia del Sionismo 1600-1917.

La desilusión no demoraría: las tres décadas subsiguientes de la política sionista consistieron, primordialmente, en la lucha para expulsar a los británicos de Palestina. En suma, la Declaración Balfour fue el máximo logro al que alcanzó el pueblo judío hasta ese momento, pero nunca se cumplió.

Por ello, resulta hipócrita la cantinela antisionista de que el Estado de Israel fue una cuña imperial de Albión en Oriente Medio. Israel nació precisamente de la lucha contra el imperio, y no como resultado de su apoyo. Otro fue el Estado que, ininterrumpidamente, representó en la región los intereses británicos que lo crearon: Jordania.

A pesar de su incumplimiento, la declaración era, y es, motivo de celebración, porque constituyó un espaldarazo al optimismo de los israelitas. El anhelo hebreo del retorno era alentado por la primera potencia mundial de marras, que para colmo que acababa de arrebatarle Palestina al imperio turco otomano, siempre renuente éste al desarrollo de la vida judía en el desértico país.

El hecho de que los israelitas debieran combatir para recuperar su tierra, merece una reflexión histórica adicional, dado que, junto al aniversario de la Declaración Balfour, se ha cumplido un siglo de las armas hebreas modernas.

En efecto, hace cien años, diez hombres (entre ellos, un ulterior presidente de Israel) fundaron, en la ciudad de Yafo, la orden militar secreta Bar-Guiora. Ésta, constituida el 29 de septiembre de 1907, heredaba a los grupos de autodefensa judía llamados Shomerím, y eventualmente devino en otros dos grupos: Hashomér y Guidoním.

La militarización hebrea también se renovó en el frente externo, con la creación de la Legión Judía por parte de Zeev Jabotinsky. Ésta combatió contra los turcos en Galípoli, durante la Primera Guerra Mundial.

Luego surgirían en Eretz Israel los tres regimientos que combatieron al imperio británico y a la agresión árabe-musulmana: Haganá, Etzel y Leji. La terna terminó unificándose en 1948, para conformar el actual Tzahal, o Ejército de Defensa de Israel.

Al respecto, vale concluir que la necesidad de autodefensa judía frente a la agresión, no fue resultante de que ocupáramos territorios, y ni siquiera de que construyéramos un Estado propio. La «intifada» de cien años que venimos padeciendo, expresa la hostilidad árabe-musulmana a la presencia judía, civilizadora, en un pequeño territorio.

El hombre detrás de la Declaración

Balfour se había interesado por el sionismo a principios del siglo XX, mientras como Primer Ministro británico se informó de las negociaciones que Teodoro Herzl mantenía con el Secretario de Colonias, Joseph Chamberlain.

Unos años después, lo impresionó la personalidad de Jaim Weizmann, científico cercano a Albert Einstein, que después de liderar la Organización Sionista Mundial, fue el primer Presidente de Israel.

Balfour pidió entrevistarse con Weizmann en el Queen’s Hotel londinense, a fin de comprender los motivos de la resistencia al «plan Uganda»{1}. Weizmann aprovechó para explicar a Balfour el significado profundo del sionismo, y llegó a calificar la aceptación de «cualquier Uganda» como «una forma de la idolatría».

—¿Aceptaría usted Uganda en lugar de Londres? –habría preguntado.
—Pero, doctor Weizmann, nosotros ya tenemos Londres.
—Es verdad. Pero nosotros teníamos Jerusalén cuando Londres era un pantano.

Aquel diálogo, de más de una hora, confirmó a Balfour como sionista cristiano y, durante la Gran Guerra, ya a cargo de las RREE, posibilitó la declaración que lleva su nombre: «el gobierno de Su Majestad ve con buenos el establecimiento de un hogar nacional judío…» El sionismo obtenía así su máximo logro diplomático hasta el momento, que había sido obstruido mayormente por judíos. (Como algunos de los de hoy en día, aquéllos sintieron la necesidad de denostar a Israel, a modo de testimonio de su lealtad y patriotismo).

Según Leonard Stein, Balfour se adhirió al sionismo, porque veía en la persecución judeofóbica una desgracia de la cris­tiandad, que debía repararse.

Cuatro años más tarde, en 1921, la conferencia de la Liga de las Naciones, en San Remo, aprobó que el Reino Unido administrara Palestina, bajo la explícita condición de que aquel solar debía transformarse en un Hogar Nacional judío, tal como se prometía en la declaración.

Aun cuando, en la historia judía, Balfour viene asociado casi exclusivamente a aquella gesta, cabe recordar que era también filósofo. Su tema fundamental fue la índole del credo. Para él, los actos humanos sólo pueden comprenderse a partir de un sistema de creencias, que obra como factor social. Allí radicaría la base de todo conocimiento, sea científico, social o filosófico.

Más allá de las actuales menciones periodísticas con las que, en el Israel de hoy, se conmemora la declaración, cabe recordar dos alusiones anteriores: una de hace cuatro décadas y una de hace un año.

Medio siglo después de la Declaración Balfour, estallaba la Guerra de los Seis Días, consecuencia de que el panarabismo se propusiera destruir Israel, antes de la ocupación. El entonces Gran Rabino de Gran Bretaña, Emanuel Jakobovits, solicitó de los ingleses que ayudaran a salvaguardar al asediado Estado hebreo, y así «completar la Declaración Balfour».

Hace sólo un año, Dani Ayalón concluyó sus funciones como embajador israelí en Washington. En su despedida elogió la carta del gobierno norteamericano del 14 de abril de 2004, en la que el Presidente Bush asume que los refugiados palestinos deben retornar a su Estado cuando éste se cree (y no a Israel), cuyas fronteras deben estipularse teniendo en cuenta los cambios demográficos del último medio siglo. Para definir la importancia histórica de dicho documento, Ayalón lo definió «como la Declaración Balfour». Incumplida, la nonagenaria declaración sigue inspirando.

Nota

{1} Una propuesta británica, de que los judíos colonizaran un territorio africano. Éste les serviría de refugio frente a los pogromos que se perpetraban en Rusia, cada vez con mayor virulencia.

Fuente: El Catoblepas

Página siguiente »